martes, febrero 23, 2010

Vamos a contar mentiras (las pensiones again)

Celestino Corbacho, en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo. El ministro, que dice que la crisis ya no es "del sistema financiero", sino de "la escalera, del barrio y de las familias", ha asegurado este lunes que el actual periodo de cálculo de las pensiones debe ser objeto de "reflexión y debate", aunque ha negado que la propuesta del Gobierno contemple su aumento. Según El País, hay una referencia sin datos concretos en el documento que el Ejecutivo envió a Bruselas para el cumplimiento del Plan de Estabilidad, y que el Gobierno mantiene. El plan prevé "la elevación progresiva de la edad legal de jubilación hasta alcanzar los 67 años y la posible vinculación de otros parámetros del actual sistema (edad mínima de jubilación, número mínimo de años cotizados para acceder a la pensión, y periodo de cómputo para calcular la pensión, entre otras) a este alargamiento de la vida laboral". Según "los expertos" citados por el periódico de Prisa, el retraso de la jubilación ahorra más gasto público que ampliar el cómputo, medida que puede incluso beneficiar a las rentas más altas. Corbacho ha reiterado que es "irresponsable" no plantear el aumento en la edad de jubilación, que responde al incremento de la esperanza de vida en nuestro país, es decir, lo achaca a razones demográficas, no a presiones externas, ni a la crisis, ni a un problema con las cuentas públicas. Sobre las protestas sindicales previstas para hoy, ha dicho que "el hecho de que expresen un desacuerdo a través de la movilización no va a impedir que podamos seguir dialogando y buscando acuerdos de consenso".

Los "expertos" consultados por El País para su suplemento Negocios, y que dicen que el retraso de la jubilación ahorra más que ampliar el cómputo o que aumentar hasta 25 años el periodo de cálculo de las pensiones afectaría sobre todo a las rentas menores y que las altas incluso podrían verse beneficiadas son Analistas Financieros Internacionales (AFI), o sea, una única fuente consultada. Por muy buena que ésta sea, una información sustentada en una única fuente siempre es discutible. Esto es de primero de carrera. Se trata de un consorcio de cinco empresas especializadas en el suministro de sistemas de información, formación, asesoramiento, consultoría económico-financiera y apoyo y cuyo presidente es Emilio Ontiveros, prestigioso economista y habitual, junto a Juan José Toribio, del espacio "Economía a fondo" que presenta Mónica Sanz en CNN+.

El análisis de AFI (que como vemos en su web es la principal referencia empleada por El País en cuatro textos del domingo 21) viene a decir que no es verdad que el aumento de periodo de cómputo vaya a suponer una merma, digamos 'significativa' en la cuantía de las pensiones. Ojo a lo que dicen (textual): "Según este estudio, las pagas que percibirán los jubilados bajarían muy poco en la mayoría de casos. Incluso entre quienes gozan de las rentas más altas la medida les beneficiaría levemente. (...) Esta conclusión difiere de la creencia tradicional de que el aumento del periodo de cómputo supone una merma significativa de las pagas de los jubilados. "Eso es una reducción de las pensiones en toda regla", afirmaba hace muy pocas semanas un alto cargo de la Seguridad Social ante un grupo de periodistas. (...) en un informe de 2006 de UGT colgado en la página web de la Seguridad Social se afirma que ampliar de los 15 años actuales hasta 20 años supondría una merma en las pagas en torno al 5%. Y si la ampliación abarcara toda la vida laboral, la reducción sería del 17% (...) entre las rentas bajas el aumento de las bases de cotización avanza conforme lo hace la vida laboral, por lo que al ampliar a más años el periodo de cálculo se traduce en una reducción. (...) No obstante, hay que tener en cuenta que incluso entre las rentas bajas hay casos puntuales a quienes ampliar el periodo de cálculo les puede beneficiar. Son aquellos que en los últimos años de su vida laboral pierden el empleo y cobran subsidio...".

A las súplicas se ha sumado el flamante embajador de EEUU en España, el filántropo Alan D. Solomont, que en un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, donde estaban presentes Javier Monzón (Indra), Alicia Koplowitz (FCC), Javier Gómez Navarro (Cámaras de Comercio) o Cayetano Ros (secretario de Estado de Comunicaciones), ha instado a nuestro país a encontrar de forma urgente una solución al desempleo, con una reforma que promueva "la productividad, la flexibilidad y la seguridad", ya que lo que era en tiempos "una de las ventajas competitivas de España", en referencia a los bajos costes relativos, y lo hacía "un mercado de trabajo atractivo", se ha convertido "en un impedimento".

Además, el ahora comisario de Competencia de la UE, Joaquín Almunia, que hace poco comparó la situación de la economía española con la de Grecia, ha sido entrevistado por Iñaki Gabilondo en CNN+. Por cierto, que desde que empezó su nuevo programa, "Hoy", he estado buscándolo en la web de la cadena y ni por asomo, así que las referencias a la entrevista son las que la prensa ha hecho de la misma. En ella, Almunia ha rectificado levemente y ha dicho que "sin duda" la situación griega y la española no son comparables. Ha seguido abogando por una reforma laboral y de las pensiones, en plena consonancia con las tesis del gobierno y con los planteamientos neoliberales que en materia económica se vienen destilando en toda la Unión Europea. Así, el ex secretario general del PSOE se ha mostrado partidario de una reforma del mercado laboral -otra cosa es "la caricatura de identificar reforma de trabajo con despido libre", dice-, así como de retrasar la edad de jubilación, aunque ha contemplado la posibilidad de hacerlo de forma voluntaria u obligatoria. Almunia concretó que en España "hay un exceso de temporalidad y de precariedad" y que el rechazo al despido libre tampoco debe servir de excusa para no acometer ninguna reforma.

Parece que aquí a nadie se le ha ocurrido buscar otras posibilidades para reformar las pensiones que no pasen por estas dos opciones: alargar el periodo de cómputo o alargar la edad de jubilación. Veamos de nuevo lo que decía el sociólogo danés Gøsta Esping-Andersen a Público ante la pregunta "¿Defiende pues retrasar la edad de jubilación?": "Hay argumentos a favor de retrasarla, pero el dilema es distinto al que se plantea. Debe preservarse la equidad, y la propuesta de retrasar a todos por igual la edad de jubilación no lo hace porque la diferencia en la esperanza de vida dentro de cada generación aumenta. Varía hasta 10 años, según factores como la clase y la educación. Habría que tenerlo en cuenta. (...) Por ejemplo, que cada uno se jubile en función de los ingresos acumulados en la vida laboral. A mayores ingresos, jubilación más tardía porque probablemente vivirá más años. Esto ayudaría a la viabilidad y a la equidad. Además, a lo mejor los sindicatos verían bien el debate si se aportaran medidas como esta, que penalizan menos a la clase obrera". Esping-Andersen apuesta por reducir el paro femenino facilitando la incorporación de la mujer al mercado laboral, siendo una vía la creación de una fuerte red de guarderías públicas universal, al estilo de los países escandinavos, ya que en España "apenas hay red pública de 0 a 3 años", a la vez que defiende que "Si la madre trabaja, el riesgo de pobreza infantil es cuatro veces inferior, y estás reforzando el sistema de pensiones con nuevas cotizaciones. Además, exige inversión en guarderías y educación infantil, otra gran inversión para una economía eficiente y para las pensiones".

En todo caso, este martes dan comienzo, con Madrid, Barcelona y Valencia como localizaciones más destacadas, las movilizaciones de UGT y CCOO en contra de la elevación de la edad de jubilación, pese a lo que ha parecido un postrer intento de Rodríguez Zapatero por evitarlas. Y, vaya, que me aspen, pero resulta que la portavoz del PSOE en la comisión parlamentaria sobre el Pacto de Toledo, Isabel López i Chamosa, ha afirmado que, si puede, asistirá a las manifestaciones, y añadió que el hecho de acudir a esta concentración "no me impide defender lo que propone el Gobierno y buscar el consenso". Si esto es así, que no sólo está en contra de lo que defiende su partido sino que se manifiesta para rechazarlo, sería lo más lógico pedir que esta señora se fuera a su casa y le dejara su puesto a otro, porque ponla ahora a negociar. ¿O no?

De la final celebración de estas manifestaciones se felicita el catedrático Vicenç Navarro, que recuerda cómo, en su opinión, la propuesta hecha por el gobierno de retrasar 'obligatoriamente' la edad de jubilación de 65 a 67 años es una medida injusta, además de innecesaria. Remite a sus diversos artículos sobre el particular, que reúne bajo el epígrafe "Es un error retrasar obligatoriamente la edad de jubilación" (ver). Considera Navarro que estamos ante "un gran error" del gobierno al proponer esta medida, "adaptándose a esta avalancha liberal y en lugar de liderar una respuesta de rechazo a tales presiones liberales, esté sucumbiendo a ellas", promovidas por la presión de los mercados financieros especulativos y las políticas liberales que promueven las instituciones de la UE, como refleja en la serie de artículos bajo la común denominación "La crisis financiera, el euro y España" (ver). Uno de sus planteamientos consiste en que "el problema de las pensiones" no es tal. Justo como finalmente ha defendido Público este lunes, al publicar que las previsiones de quiebra del sistema de Seguridad Social y, por añadidura, del de Pensiones, son falsas o han fallado siempre estrepitosamente.

Y, contra aquellos que se escandalizaron por el reciente artículo de Santiago Niño Becerra en El País, donde decía que el verdadero 'crash' empezaría en 2010, y que si era un apocalíptico, y que ojalá se equivocara, y que si por qué no lo dijo antes, bla, bla, bla... Pues resulta que ya lo dijo, en 2008 y en 2006, nada menos. Una de las afirmaciones de Niño Becerra se repite en ambas entrevistas: "Esto es otra película, es una crisis sistémica. De parecerse a alguna cosa, se parecería al "crack del 29" (...) Porque la manera como está funcionando el sistema se tiene que cambiar". Si es una crisis del sistema, éste ha de cambiar. Pues bien, resulta que no ha cambiado absolutamente nada. Como ha dicho Iñaki Gabilondo en su comentario de este lunes: "Pero vamos a ver… ¿esta crisis no era sistémica? ¿Recuerdan ustedes la tabarra que se nos dio?. Crisis sistémica por aquí, crisis sistémica por allá. Es decir, que era una crisis del sistema. (...) Los llamados expertos coincidían en el diagnóstico. Pues bien ¿y en qué ha cambiado el sistema? ¿Qué rectificaciones ha introducido? (...) Pues bien, menos de dos años después, la crisis sistémica no ha provocado cambio alguno. Siguen en vigor las doctrinas de antes y las predican, como si nada, los mismos sacerdotes de antes. (...) De las crisis sistémicas el sistema no se da por aludido. Es el tocomocho democrático". Ergo, si no hay cambios, el problema persistirá y volverá, o no se marchará del todo. Es lo suyo.

Niño Becerra ha insistido en una entrevista para Cotizalia.com: "después de Grecia van a ir España y Portugal" y "Ésta es una crisis sistémica, como la de los años 30 y el cambio vendrá a través de la eficiencia y la productividad, lo que significa no soluciones políticas y elaborar los bienes y servicios absolutamente necesarios". ¿Veremos alguna vez a algún gobierno apostar por una doctrina llamada "decrecimiento"? Si quieren saber lo que es, vean este reportaje de 'El Escarabajo Verde' (TVE) y esta entrevista en Diagonal con Serge Latouche, profesor en la Universidad de París XI y uno de los impulsores de la Teoría del Decrecimiento. El libro de Niño Becerra está editado por Los Libros del Lince.

No tengo apenas idea de economía pero por suerte Esping-Andersen, Navarro y Niño Becerra son muy claros en sus planteamientos y hasta un zote con los números como yo puede entender lo que dicen. Eso sí, este esfuerzo de compilación me ha dejado agotado: no esperen ustedes otro post durante el día de hoy porque mi cerebro tiene que descansar. Reconozco que ésta actualización es un verdadero tocho. Suerte a UGT y CCOO.

Ah, ¿verdad que hablé hace unos días del despoblamiento y el éxodo rural? Pues de eso mismo iba el tema del programa de reportajes 'Repor' (ver avance) emitido en la Primera la pasada noche tras la elección del candidato eurovisivo. En España hay cerca de 3.000 pueblos abandonados llenos de casas en ruinas y el fenómeno se hace más grave en aquellos pueblos que aún conservan algo de vida ante la falta de servicios y de ayudas por parte de las administraciones. Vino muy tarde, claro, una lástima. Menos mal que ya está subido el vídeo a la web: no pierdan detalle de "El último, que apague la luz". Como dije, ¿no se crearía empleo mandando allí a parados para efectuar labores de reparación de casas y el acondicionamiento de infraestructuras, fijando además un compromiso de residencia? Una idea de bombero mía.

2 comentarios:

Jack Shandy dijo...

La campaña que PRISA hizo para que Ontiveros fuera elegido ministro de economía tras lo de Solbes fue sonrojante. Casi tanto como que un periódico económico dijera que Ontiveros era de los pocos que había vaticinado la crisis. En fin.

Jorge Sánchez dijo...

Je, igual eso explica... Sí que hubo quien predijo la crisis, pero entre esos no está este señor, evidentemente. Gracias por el comentario.