jueves, mayo 01, 2014

El viento se levanta

Ayer fui a ver "El viento se levanta", la última película de Hayao Miyazaki, como director y guionista. Las críticas decían que o bien se apreciaba el mensaje antibelicista o todo lo contrario. Yo creo que sí. Se le reprochaba a Miyazaki no haber sido más explícito en ese posible mensaje, pero habría que pararse a pensar si simplemente el alma mater de Ghibli no quería entrar en juicios de valor, y dejar ese tema al criterio del espectador, o si no le dio tiempo de incluirlo. La película dura 126 minutos, aunque he de decir que no se me hizo larga. Quede claro que es para niños a partir de siete años, aunque en las taquillas del cine figurase como "apta". La película está distribuida por Vértigo Films, y les reprocharía la falta de subtítulos para algunas frases en italiano y francés, y, sobre todo, en alemán, lo que incluye una canción que por suerte IMDb dice cuál es, 'Das gibt's nur einmal', de una película de 1932. Por si alguien quiere buscarla.

Si no la has visto aún, no sigas leyendo porque a partir de aquí hablo del argumento.

Después del visionado, me he puesto a buscar más datos, y me parece que en Ghibli han querido hacer dos películas en una y se han equivocado. No solo por la longitud del metraje, sino porque la historia de amor no acaba de estar bien resuelta, incluso metida con calzador. Por una parte está la historia real del ingeniero aeronáutico Jirô Horikoshi, y por otra el relato escrito por Tatsuo Hori, que está ambientado en un sanatorio para mujeres enfermas de tuberculosis, como Nahoko, la enamorada de Jirô. Las dos historias se habrían podido contar perfectamente por separado, en mi opinión. Una historia solo para honrar al ingeniero y otra solo para la historia de la chica y la tuberculosis. Pero están las dos, y claramente la parte amorosa es secundaria en la historia. El final de la película, muy poético, parece algo precipitado.

No es nuevo el recurso de Miyazaki a la tuberculosis (he leído que su propia madre la tuvo), porque ya la sufrió la madre de las niñas en 'Mi vecino Totoro', y debe ser lo que le atrajo de la novela. Tampoco su pasión por la aviación, ya plasmada en 'Porco Rosso'. ¿Y el habitual canto a la naturaleza? Bien, pues aparte del recurso al terremoto, que vendría a decir una vez más que el hombre está indefenso ante el poder de la naturaleza y que hace mal en desafiarla, tenemos una de las escenas finales con un campo repleto de restos de aviones, destrozados y desperdigados. El ingenio del hombre, las máquinas, derrotadas. Convertidas en simple chatarra. Inservibles.

En cuanto al mensaje antibelicista, en mi opinión queda claro a lo largo de toda la película. ¿Por qué hay un momento en que el protagonista y su amigo, también ingeniero, dicen que ellos solo se dedican a diseñar aviones, y no se sienten responsables del uso que se haga de ellos, del cual son plenamente conscientes? Bien, pensemos que Miyazaki no ha querido poner en sus bocas cosas que los personajes reales no hubieran dicho. El pensamiento del personaje de Caproni, el de Horikoshi o el de muchos alemanes que contribuyeron a las escaladas bélicas de sus países es el mismo y el que se les echa en cara: que siguieran haciendo su trabajo sin plantearse moralmente su responsabilidad en lo ocurrido. Si lo piensas, en caso de que se hubieran negado a hacer su trabajo lo más seguro es que los hubieran asesinado y otros hubieran ocupado su lugar. En aquel tiempo todas las empresas de los países del Eje contribuyeron a aquello y muchas aún existen, como las dos que aparecen en la película, Mitsubishi y Junkers. Sencillamente, quizá, les ocurrió como a Horikoshi. Se resignan a hacer su trabajo. Tanto él como su compañero Honjô tienen asumido que Japón va a entrar en guerra, y dan por hecho que va a ser un desastre y que su país va a ser derrotado. En la conversación entre el protagonista y el espía alemán, también éste lo deja claro, al decir que hay que parar los pies a Hitler. La guerra es inútil y solo lleva al dolor y a la frustración. Quizá no sea explícito, pero sí se deja caer más de una vez. Miyazaki mismo dice, en una entrevista, a propósito del uso de la energía nuclear, que en la vida no todo es tan fácil como marcar blanco o negro en una casilla.

En una escena se ve a un banco quebrar y a los clientes tomarlo al asalto para tratar de recuperar su dinero. Nada muy distinto de lo que hemos vivido hace nada y aún no ha terminado.

La canción principal de la película le va como un guante, y la letra evoca con claridad a la situación de la chica enferma de tuberculosis, creo. Puedes ver una explicación aquí, y dos vídeos con la letra subtitulada en inglés y español.

De nuevo, la autoexigencia del trabajo artesanal de Ghibli, de no hacer animación en 3D, nos brinda un color y unos paisajes de ensueño. Portentoso trabajo artístico como de costumbre.

No es la película perfecta de Miyazaki. Mononoke y Chihiro están en otro nivel. Sí es la última, como no se ha cansado de repetir. Así que lo que corresponde es disfrutarla, y revisitar todo su trabajo. No sé si su hijo Gorô tendrá muchas ganas de sucederle, pero yo creo que quien sí llevaba camino de ser su relevo era Satoshi Kon, que por desgracia se marchó demasiado pronto, pero dejando tras de sí trabajos excelentes.

Algunas entrevistas, aparte de la ya citada líneas arriba:

LeJDD, 2014: http://www.lejdd.fr/Culture/Cinema/Miyazaki-Mermoz-et-Saint-Exupery-m-ont-fait-aimer-les-annees-30-649245

Libération, 2014: http://next.liberation.fr/cinema/2014/01/10/j-aspire-toujours-a-une-societe-plus-juste_972054

Asahi Shimbun, 2013: http://ajw.asahi.com/article/cool_japan/movies/AJ201308040009

Roger Ebert, 2002: http://www.rogerebert.com/interviews/hayao-miyazaki-interview

Midnight Eye, 2002: http://www.midnighteye.com/interviews/hayao-miyazaki/

domingo, marzo 23, 2014

Un sueño

Año 1991. Clase de educación física, octavo de EGB, en el patio.

Paso junto a mi compañera y amiga Yolanda, y me dice que le duele la cabeza.

Cuando estoy a punto de quedarme junto a ella para preguntarle cómo está, el profesor nos llama para que le atendamos, y dejo a mi amiga.

Yolanda se tuvo que ir a casa.

No volvió hasta bastante después (fecha indeterminada), sin pelo y con una gorra cubriéndole la cabeza. Tenía leucemia. No recuerdo haber hablado con ella aquel día, si es que lo hice. Solo vino ese día. 

Llegamos al (creo) 31 de enero de 1992. Cuando va a empezar la primera clase, nos dicen que Yolanda ha fallecido. Ni fui al entierro ni al funeral porque no tenía ni idea de cómo ir ni a dónde, ni me pude despedir de ella.

Siempre he pensado que hice mal no quedándome junto a ella aquel primer día en que le empezó a doler la cabeza.

Años más tarde, tuve un sueño.

Yo subía a un autobús, y la única persona con forma definida dentro del mismo era Yolanda. Me habló y me dijo que no me preocupara, que yo no tenía la culpa de nada.

Solo tuve ese sueño una vez. Aún me acuerdo de ella. Y del sueño.

Con el paso de los años, he perdido a dos amigos más, que yo sepa. Un amigo del instituto murió en un accidente de moto. Una amiga que hice en un curso de FPO se fue un día, de repente, de la noche a la mañana, de un ictus.

Y me da mucha pena, no el no haberme podido despedir de ellos, porque ambas muertes fueron inesperadas, pero sí el no haber tenido un trato más fluido con ambos. Desde la última de esas muertes, eso es algo que intento corregir. No sé si perderé a más gente, pero no quiero volver a tener que arrepentirme de no haber mostrado lo suficiente a una persona cuánto me importa o importaba. Así que si de repente veis que me pongo muy pesado ya sabéis por qué es.

martes, diciembre 31, 2013

La Consulta

Vaya por delante que este el blog personal de un periodista que está en paro y que de Derecho sabe lo justo. O sea, que aquí me va mi opinión y que puedo cometer errores.

Hay un acuerdo entre varios partidos políticos catalanes para que el 9 de noviembre de 2014 haya una consulta con dos preguntas. Si se celebra, puedes contestar que sí a las dos, que 'sí' a la primera y que 'no' a la segunda y que 'no' a la primera (en este caso tendría poco sentido responder a la segunda). Si es que quieres votar.

No es un referéndum porque según el artículo 149 de la Constitución el Estado tiene competencia exclusiva sobre la materia de la autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum. El Estado le podría ceder la competencia, pero es algo que al parecer no va a ocurrir. Así que es una consulta. Y me suscita varias dudas, como por ejemplo quién va a poder votar en ella y cómo van a contabilizar a la gente. O sea, si van a poder votar a partir de 16 años, si solo españoles (catalanes), o si también ciudadanos comunitarios (del resto de países de la UE) y extracomunitarios. ¿Cómo la van a organizar, si ni siquiera han aprobado la Ley de Consultas en el Parlament?

Sea como fuere, tendrán que recurrir a los padrones de los ayuntamientos (o vaya usted a saber qué) para identificar a las personas que voten. Al menos cuando fui a los referendos del estatuto andaluz y de la Constitución Europea, aunque presenté el DNI, en la mesa tenían el censo para contrastar. Y de nuevo, el Estado no les va a dejar el censo. Y quizá algún ayuntamiento, como los que pueden gobernar PP y PSC, tampoco. Si se lleva a cabo la consulta, que ya ha dicho el Gobierno que va a impedir que se celebre. Ahora, pongamos que se celebre. Puede que muchos de los votantes den un 'sí' a la primera y un 'no' a la segunda. ¿Cómo valorar el resultado entonces?

¿Y si hay mucha abstención? Esa debería ser la opción mayoritaria de las personas favorables al mantenimiento de la situación actual, como defienden PP o Ciutadans, ya que el simple hecho de participar en la consulta, aunque fuera para votar 'no' a la primera cuestión, implicaría reconocer la validez de la misma. ¿Con cuánto porcentaje de 'síes' a la segunda podrían los organizadores presentarse y decir al Gobierno español que les escuche? Un 51-47 o similar solo contribuiría a acentuar la división en la sociedad catalana. ¿Qué haría Artur Mas a la mañana siguiente, declarar unilateralmente la independencia? En teoría no, porque solo es una consulta sin validez legal o jurídica, es decir, para pulsar la opinión de la población y poner el resultado sobre la mesa. Aunque exista el precedente de Lluis Companys, dudo que Mas vaya a llegar a ese nivel. Un acuerdo amistoso con el Gobierno español parece a estas alturas imposible, dado el inmovilismo de ambas partes.

Lo han dicho ya muchos analistas y coincido: el inicio de la situación actual creo que parte del error cometido por el PSC cuando propuso reformar el Estatuto de 1979. La versión retocada entró en vigor en 2006, y casi sería más ajustado hablar de versión recortada, ya que partes del texto fueron recurridas por el PP al Tribunal Constitucional, y anuladas en 2010. El hoy partido en el Gobierno incluso hizo una campaña de recogida de firmas por toda España. Eso abundó en lo que varios han dado en llamar "desafección". Que tras ello muchos catalanes se sintieran frustrados e incluso engañados es comprensible. Aquello ha derivado en una espiral (de silencio o no) que nos ha llevado a la situación presente. La desconfianza es lógica puesto que textos similares en otros estatutos como el andaluz no fueron recurridos.

Ante una posible independencia de Cataluña, hay una situación que Artur Mas no ha querido admitir hasta hace unos días, quizá pensando en que le restaría apoyos, y es la salida de la UE, ya que el país miembro es España. En realidad, quien de verdad quiera la independencia ya sabe que esto puede pasar y lo asume. Que hasta ahora no se haya explicado o admitido está en el debe de los promotores de la consulta. Han de explicar claramente los pros y contras de la independencia, para que quien vaya a votar en la consulta (si se celebra) lo haga bien informado y siendo consciente de las posibles consecuencias. De paso, Mas también ha admitido que de no celebrarse la consulta, convocaría elecciones anticipadas, que tendrían el añadido de "plebiscitarias". Con la salvedad de que las anteriores ya fueron anticipadas y también recibieron ese apelativo. El resultado fue que ganó pero perdiendo doce escaños. En los recientes sondeos de opinión publicados, CiU ha seguido perdiendo apoyos y ERC ganándolos. Unas posibles elecciones en Cataluña allá por 2015 o incluso antes pueden acabar con Oriol Junqueras en el balcón de Sant Jaume.

En verdad considero que Junqueras y su formación son los grandes ganadores, pase lo que pase. Siempre han apostado por la consulta (aunque sus impulsores sean la ANC). El desgaste lo tiene CiU porque es la formación que gobierna. ERC apoya sus medidas, incluso las más polémicas, pero no forma parte del Govern. Si se hace la consulta, ganan. Si no se hace, también. Es legítimo que Mas no quiera acabar como Ibarretxe, de ahí que no vaya a hacer como él, pero sí que puede acabar con la formación que preside fuera del sillón de la Generalitat, y puede que rota en dos. Una UCD a la catalana. ¿Mas en la cárcel y la autonomía suspendida? A once meses vista de la fecha anunciada, creo que eso son palabras mayores.

Hay voces que dicen que estamos ante una cortina de humo y que la confrontación beneficia a PP y a CiU (que para otras cosas están muy de acuerdo), que así no son interpelados por los recortes sociales y tienen una perfecta herramienta de distracción. Me encantaría saberlo. Si así fuera, estaríamos ante una tomadura de pelo de las que hacen época. A mí lo que de verdad me preocupa es lo que pasaría con los productos procedentes de Cataluña, ya que los compro habitualmente. Tengo amigos en Cataluña tanto a favor como en contra de la consulta. Ellos no me preocupan tanto porque lo seguirán siendo, tanto si tengo que ir allí con el pasaporte o solo con el DNI. A mí no me gustaría que Cataluña se marchase. Ahora bien, veo y escucho a algunas de las voces del PP y del Gobierno y comprendo el malestar de muchos catalanes. Yo tampoco querría compartir patria con según quién.

Cuenta atrás hasta el 9 de noviembre. Si lo que ha pasado hasta ahora me tiene bastante hastiado, no me quiero imaginar cómo será lo que falta. Feliz 2014.


sábado, septiembre 21, 2013

El rey no abdica... porque no puede

El rey de España va a ser operado de nuevo de la cadera. Ante las preguntas de si se habría planteado la dejación de funciones, la renuncia o la abdicación, la respuesta del jefe de la Casa de Rey ha sido una negativa rotunda. ¿Cabezonería del rey? ¿Sentido de estado? Pues yo creo que vacío legal.

En el artículo 57.5 de la Constitución dice que "Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica". Dicha ley orgánica no existe.

Solo sabemos que el heredero es el príncipe de Asturias, pero no por qué procedimiento tomará posesión del trono o quien tendrá la jefatura del Estado en el periodo entre la muerte o abdicación del actual monarca y la proclamación del sucesor.

¿Tiene que jurar la Constitución? ¿Su nombramiento ha de ser aprobado por las Cortes? No lo sabemos.

No está escrita la fórmula, no está redactado ningún reglamento, al contrario que en otros países, en los que sabemos que en ese ínterin la jefatura la ostenta, por ejemplo, el presidente del Congreso.

Es decir, al momento siguiente al fallecimiento o abdicación, de producirse ahora, habría un vacío de poder. El príncipe nunca podría ser rey de forma automática y no se sabe, porque no está establecido, quién sería en ese momento el jefe de estado.

El rey actual lo es porque juró fidelidad a los principios fundamentales del Movimiento y porque su antecesor en la jefatura del Estado sí aprobó una ley de sucesión a la misma (y le designó).

Así que mientras el Gobierno no redacte y las Cortes no aprueben esa ley orgánica, al rey (que se supone debe saber esto) no le queda otra que seguir en su puesto.

También habría que reformar la Constitución para que, mientras siga habiendo monarquía en España, se elimine la actual preferencia del varón en el acceso a la Corona. Y más cosas, sí, pero parece que a nadie se le ha ocurrido hacer ni este ni otros cambios. De momento el Gobierno no se plantea ni regular el papel del príncipe.

miércoles, septiembre 11, 2013

Por qué veré #welovetamara

No tengo por costumbre ver 'realities' ni similares en televisión. Aunque vi la primera edición de Gran Hermano por curiosidad. Claro, era el primero de todos, y como periodista hay que estar inevitablemente atento a estas cosas. Hay diferentes formatos, también está el 'docureality'.

Las razones por las cuales no suelo verlos son las siguientes. Son programas donde cuenta mucho el tema de la realización y el montaje posteriores. Puede no pasar nada durante horas, pero de cara a la emisión los responsables del espacio tratarán de mostrar las partes más polémicas o bien aquellas donde algún concursante quede mal o pueda ser objeto de burla. Es decir, los participantes pierden la intimidad y la dignidad, y lo asumen, sabiendo que cobran un dinero fijo por estar allí. O incluso, en el caso de las mujeres, tratan de aprovechar la efímera popularidad dejándose convencer para aparecer en Interviú.

Con el espacio We Love Tamara, que se estrena este jueves por la noche en el canal Cosmopolitan, haré una excepción. Va a ser sin duda un espacio cuidado desde el punto de vista del montaje, la edición y la posproducción, porque la productora responsable, La Caña Brothers, está detrás de programas de calidad como Informe Robinson o los reportajes de Jon Sistiaga. Si no han visto ninguno de esos productos televisivos, recomiendo su visionado. La protagonista, Tamara Falcó Preysler, ha dejado muy claro en las entrevistas y ruedas de prensa concedidas, que solo se grababa a horas muy determinadas (a veces con rodajes de hasta dieciocho horas) y que ella misma ha sugerido buena parte de los contenidos.

Así pues, considero aún antes de verlo (aunque se han publicado vídeos previos) que el programa, cuyo formato ha sido definido como "personality show", va a ser un programa donde la dignidad de la persona, al contrario que en otros espacios similares, va a quedar a salvo. Un espacio de los denominados "blancos", que pueda ver toda la familia. Hay suficientes garantías de ello.

Pero, me dirán ustedes, ¿no es Tamara Falcó Preysler la hija del marqués de Griñón y de Isabel Preysler, que sale en las revistas del corazón desde pequeña? Sí. Y seguramente su siguiente pregunta será: ¿qué interés puede tener ver un programa que relata la vida diaria de esta persona, que podría recibir diversas etiquetas, alguna de ellas poco favorable? Procederé a explicarlo.

Ciertamente, la imagen que uno pueda tener de Tamara Falcó está construida a partir de los reportajes que pueda haber protagonizado en las llamadas revistas del corazón y en los programas de televisión del ramo. La misma que tengo yo, vaya. Que si conduce mal, que si va a fiestas, que si habla de un modo particular, que si no ha dado un palo al agua, que si ha descubierto una tardía vocación religiosa... Bien, ¿qué manera mejor de romper con esa imagen fabricada por otros que aparecer en un 'reality' protagonizado por ella misma, contribuyendo a construir el relato en lugar de dejar que otros lo hagan por ella?

Al final, tras verlo, uno podrá mantener la idea previa que tenía sobre ella, o bien cambiarla por completo. Desde luego, lo que no pienso hacer es burlarme de ella en base a tópicos o a partir de lo que ha salido de ella en los medios durante años, cuando es alguien a quien no conozco personalmente. Hace poco se ha abierto una cuenta en Twitter (que espero mantenga una vez acabado el programa) y seguro que ha recibido muchos mensajes insultantes de gente que, a partir de la imagen parcial y sin duda deformada que tienen de ella, creen que pueden juzgar a los demás. O que se han burlado de sus creencias. O, por qué no decirlo, le tienen envidia. ¿Por qué se ha convertido Internet en el vehículo para meterse con alguien que no te ha hecho nada? Tras leer en los últimos días alguna de las entrevistas que ha concedido, me he encontrado con una mujer espontánea, amable, sincera, comprometida y simpática.

También veré el programa, aparte de por las razones ya explicadas, porque la parrilla televisiva está plagada de un pesimismo nefasto, con programas donde solo se habla de política o de desgracias. Así que prefiero desconectar y pasar un buen rato viendo un programa amable que solo busca entretener. ¿Que será un programa frívolo? La propia Tamara Falcó ha admitido ese extremo, pero, con lo seria que es la vida a menudo, un poco de frivolidad de vez en cuando quizá no venga mal. Y un programa donde uno se podrá, sin duda, divertir, y reírse CON la protagonista, que no de ella, algo muy distinto. Y no voy a negar que esta persona me cae bien.

Por tanto, veré We Love Tamara por el formato, por sus responsables, por su protagonista y para pasar un rato agradable viendo la televisión, que ya es mucho tal y como está. Porque no deja de ser eso, un programa de televisión, y como tal hay que tomarlo.

Madrid 2020

Ahora que han pasado varios días, voy a decir lo que pensaba de la candidatura olímpica Madrid 2020.

Lo dejo claro desde el principio: yo iba con Tokio. Japón tiene cosas que no me gustan nada, como la caza de ballenas y delfines, pero es un país que cuenta con mi sincera admiración y al que espero poder viajar alguna vez en lo que me quede de vida.

Problema: por lo que he ido leyendo, si no apoyabas la candidatura de Madrid eras un traidor. No digamos si encima te daba por apoyar a otra candidatura.

En mi DNI y en mi caducado pasaporte dice que soy español, pero eso no quiere decir que tenga que apoyar todas las empresas en que se embarca mi país, si estas me parecen descabelladas y carentes de toda lógica. Y esta candidatura olímpica me parecía un absurdo, tanto como las anteriores para 2012 y 2016.

Antes de saber si a Madrid le adjudicaban ningunos Juegos, la ciudad de Madrid emprendió obras faraónicas como la M30 o como la T4 de Barajas (que al parecer se usa poco). Y también comenzó a construir algunas instalaciones deportivas. La Caja Mágica solo se usa una semana al año, y el Centro Acuático y el estadio de La Peineta están en obras. Estas dos al menos no les quedará otra que acabarlas, sobre todo el estadio que está destinado a ser utilizado por el Atlético de Madrid.

Lo peor no ha sido el comportamiento de los políticos (creo que de haberse logrado la adjudicación, hubieran sido los Juegos del PP, y de nadie más) sino el de los medios de comunicación, que en su gran mayoría no han puesto ningún pero al proyecto ni realizado artículos críticos, en una muestra de supuesto patriotismo con la cual han dicho adiós a la objetividad que debería presidir su trabajo. De modo que solo han aireado las deficiencias de la candidatura una vez consumada la derrota. Eso algunos, porque otros lo que han hecho ha sido cargar contra el COI y los chanchullos y tejemanejes que rodean la elección, como si fuera algo que no se supiera ya. En el ámbito político, llama la atención el comportamiento del portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, que tras apoyar el proyecto sin fisuras ahora pide destinar a otros usos el dinero que estaba pensado para las instalaciones.

El de Tokio, Fukushima aparte, era el mejor proyecto. El terremoto, el tsunami y la crisis nuclear no jugaban en contra, sino a favor, ya que eran una demostración del afán de superación del pueblo japonés. Eso y la no escrita rotación de continentes. Si yo fuera alcalde de Madrid, ni lo intentaría para 2024, porque parece que se presentarán Berlín y/o París y no habría nada que hacer.

Algunos especiales de medios críticos con la candidatura han sido los de eldiario.es, La MareaDiagonal.

De lo ocurrido en Buenos Aires ya se ha escrito mucho. Ha sido noticia el mal desempeño con el inglés de la alcaldesa Botella o del presidente del COE. O que el presidente del Gobierno leyera en español directamente del papel y no sepa utilizar un autocue. Pero más que las presencias, yo destacaría las ausencias. No viajaron a la capital argentina, donde se designaba la organizadora, ni la presidenta autonómica ni el alcalde (Aguirre y Gallardón) que estaban en ejercicio cuando se presentó la candidatura. ¿Se temían acaso lo que iba a ocurrir?

lunes, septiembre 02, 2013

Catalunya Productiva

Los diferentes estamentos de CiU están divulgando por las redes sociales una campaña que tiene este cartel:


En Facebook, en concreto, se acompaña del siguiente texto:
"L'actual model de finançament autonòmic permet que l'Espanya subsidiada visqui a costa de la Catalunya productiva. Per això ens cal exercir el #dretadecidir per assolir l'#estatpropi".

Así que estoy pensando dirigirme por carta a Artur Mas. Más o menos con un redactado como el que sigue:

"A la Atenció del Molt Honorable Senyor Artur Mas i Gavarró, president de la Generalitat de Catalunya i de la Comissió Executiva Nacional de CiU:

He tingut coneixement, mitjançant les xarxes socials, de la darrera campanya que ha llançat la formació que vostè presideix, i de la qual forma part la imatge adjunta. Crec, sincerament, que aquesta campanya, que sens dubte pretén posar de manifest aquell postulat segons el qual Catalunya dóna a l'Estat Espanyol més del que rep, cau en l'error de generalitzar.

No m'agrada que ni Catalunya ni qualsevol altra regió del Estat Espanyol rebi menys del que li correspon. Ara bé, si existeix tal discriminació, els ciutadans que viuen en el que seria, segons el cartell, "l'Espanya subsidiada", no tenen cap culpa d'això.

Tot i que estic segur que no era la intenció dels responsables de la campanya caure en aquesta possible generalizació, lamentablement és una cosa que es pot arribar a pensar.

Estic convençut que és possible traslladar la mateixa idea bàsica i, al mateix temps, evitar que es puguin sentir al·ludits ciutadans que no són de cap manera responsables de la situació que CiU denuncia.

Hi ha moltes persones de la resta de l'Estat Espanyol que estimen molt a Catalunya, que viatgen allà amb regularitat per plaer o negocis, que consumeixen productes catalans o d'empreses que tenen allà la seva seu, i que, a més, tenen amics i coneguts catalans i catalanes.

A totes aquestes persones, entre les que m'incloc, l'al·lusió a "l'Espanya subsidiada" que duu a terme aquesta campanya, ens suposa un immens mal.

Per tot això, i respectant profundament el dret del poble català a expressar-se de cara al seu futur, li pregaria que, com a màxim dirigent de CiU, fes tot el que estigués al seu abast per la retirada d'aquesta, al meu parer, errònia campanya. Errònia en tant que equivoca el seu objectiu, és a dir, les persones que prenen les decisions per les que hi ha una deficient finançament autonòmic. I no són els ciutadans.

Atentament, el saluda..."

domingo, julio 14, 2013

Misma noticia, dos enfoques

Es posible que dos medios distintos traten de forma radicalmente diferente la misma noticia. Y no es una información política. Es un parricidio.

En el caso del diario El Mundo, más que el asesinato en sí, el enfoque de la redacción se centra en el modus operandi, titulando con que el arma empleada para cometerlo "se inspiró" en un videojuego. Como si los videojuegos tuvieran la culpa de lo ocurrido, y dándole un tratamiento sensacionalista. Se centra más en el cómo que en el porqué. La noticia inicial, que viene enlazada allí, curiosamente sí incidía en los motivos.

También El País prefiere titular con el origen del arma y dar mucha relevancia a la relación de los videojuegos con los detenidos. ¿Y si hubiera copiado el arma o el método de una serie de TV o una película? ¿Tendría la misma atención?

El diario Levante, en cambio, sí incide en las motivaciones que inspiran el crimen, el móvil económico y sentimental, y la relación de los videojuegos con el crimen ocupa un lugar secundario.

¿Era importante para el contexto, para la comprensión de la noticia, incidir tanto en los videojuegos como afición de los asesinos o como inspiración para el arma? Pues en mi opinión no, porque si quieres cometer un crimen, en el caso de que a estos jóvenes no les hubieran gustado los videojuegos, habrían sacado la idea de otro sitio. Si les gustara la química quizá habrían usado veneno o medicamentos, por ejemplo. O el hecho de que se conocieran a través de esta afición. Podrían haberse conocido de cualquier otra forma. Por eso digo que no es algo como para darle tanta relevancia.

Más me parece a mí que hay medios o redactores empeñados en criminalizar los videojuegos. Como pudo pasar hace unos años con los juegos de rol. No es lo primera vez. En la matanza de Utoya (Noruega) o en algunas de las cometidas en institutos y universidades de los EE.UU. los medios han aludido repetidamente a la práctica de los videojuegos por parte de los criminales. Como digo, si alguien tiene la motivación de matar, le valdrá cualquier excusa.