martes, abril 26, 2005

El Pentágono exime de toda culpa a los marines que ametrallaron a la reportera

(EFE) Los soldados estadounidenses implicados en la muerte de un agente secreto italiano en Irak en marzo pasado, Nicola Calipari, actuaron conforme a los reglamentos militares y no serán castigados.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que las condiciones de la carretera, el aspecto del vehículo -un coche alquilado para no llamar la atención- la hora del incidente, que ocurrió ya de noche y con lluvia, y la velocidad a la que se aproximaban los agentes que llevaban hacia el aeropuerto a Giuliana Sgrena, hacían imposible saber que en el automóvil iba una reportera recién liberada por sus secuestradores iraquíes.

El informe del Pentágono sobre la muerte del italiano, ocurrida el pasado 4 de marzo en un puesto de control en Bagdad, exculpa a las tropas estadounidenses que dispararon contra el vehículo en el que viajaban Sgrena , Calipari y otros dos agentes italianos.

Calipari murió cuando llevaba al aeropuerto de Bagdad a la periodista italiana Giuliana Sgrena, secuestrada por un grupo radical suní y cuya liberación acababa de negociar.

Según la prensa italiana, las autoridades de ese país han objetado los principales resultados del informe sobre el caso, que además ha causado tensiones entre los dos países aliados.

Sin ofrecer detalles, una portavoz del Pentágono dijo que el informe será divulgado "una vez que haya concluido la investigación".

Fuentes allegadas a la investigación han señalado que el informe, en el que colaboraron las autoridades italianas, incluirá detalles sobre el uso de la fuerza y los reglamentos que deben seguir las tropas estadounidenses apostadas en puestos de control en Irak.

Estados Unidos considera que, dadas las condiciones de inestabilidad en Irak, las tropas desplazadas en el país árabe han recibido órdenes estrictas sobre cómo responder a posibles amenazas a la seguridad.

domingo, abril 24, 2005

Lo ha vuelto a hacer

Alonso gana su tercer GP consecutivo tras un duelo histórico con Schumacher en Ímola

El piloto español de Fórmula 1 Fernando Alonso (Renault) se ha alzado en San Marino con su tercer triunfo consecutivo en un Gran Premio tras un final de carrera de infarto, con el alemán Michael Schumacher (Ferrari) pisándole los talones, quien ha dado toda una exhibición tras remontar desde el puesto 13 al segundo escalón del podio. El duelo entre el español y el alemán se ha producido cuando quedaban doce vueltas para el final, y el de Ferrari en ningún momento ha podido adelantarle. Esta victoria sí que le debe haber sentado bien al asturiano. Gran Schumacher, sí, pero... Quedaste segundo, amiguito.