martes, abril 26, 2011

Parc Güell

Dentro de mi corta visita a Barcelona, que se desarrolló del viernes por la tarde al lunes por la mañana, el domingo visité el Parc Güell, una de las obras más reconocidas de Antoni Gaudí. Precisamente el domingo los informativos de TV3 incluyeron una pieza (ver vídeo) alertando de la degradación de las instalaciones, por el elevado número de visitantes y la existencia de un alto número de vendedores ambulantes, que se concentran sobre todo en la zona de la llamada Plaça de la Natura, bordeada por el famoso banco serpenteante. En un momento dado de mi visita allí, desaparecieron, se supone que porque se acercaría algún policía, de uniforme o de paisano. En la pieza del informativo la Guardia Urbana se defiende afirmando que han hecho muchas redadas, pero los representantes vecinales creen que los policías de paisano no son efectivos a la hora de erradicar estas prácticas. Por mi parte, no vi ningún policía uniformado en mi recorrido, salvo una pareja en la zona de la entrada principal por calle Olot (que yo usé como salida, ya que accedí por la zona de la escalera mecánica existente en la Baixada de la Glòria). Otro de los temores vecinales es que con el pretexto de la restricción de acceso al parque (cobrando entrada) éste se acabe privatizando o semiprivatizando (ver vídeo de La Vanguardia).

Ayer lunes por la tarde, el Parc Güell fue nuevamente objeto de atención, esta vez en el espacio de TVE España Directo, en un reportaje (ver vídeo) donde se incidía en la congestión que se da en la entrada principal del recinto, a causa de los taxis allí aparcados en espera de clientes. No es para nada un aparcamiento en condiciones para los taxis (solo tres plazas), que por ello estacionan en cualquier parte, con la lógica queja de los residentes. Y además no se respetan entre los propios taxistas. Los vecinos proponen reubicar la parada... a la altura de una salida del parque que prácticamente no usa nadie. No parece que esto tenga fácil solución. Como apuntan, de crearse una nueva ubicación para los taxis, ésta debería estar bien indicada dentro del parque. Y yo mismo diré que las señales dentro del recinto son escasas. El único mapa completo del mismo lo hallé a la entrada (ver foto), y quizá debiera haber alguno más.


Tampoco sé cómo calculan el número de visitantes (25.000 al día según TV3, 20.000 según TVE), al ser entrada libre y no haber ningún tipo de control en las entradas, pero sin duda es un continuo ir y venir de gente. Si alguien va y no quiere sufrir demasiado en los pies o el bolsillo (por el taxi) le recomiendo coger el metro hasta Vallcarca... y aunque tenga que dar la vuelta dentro del parque, volver por el mismo sitio, ya que la parada de Lesseps está muy lejos. Es decir, entrar y salir por el acceso de la Baixada de la Glòria. ¿Que si a pesar de todos los inconvenientes merece la pena ir? Por supuesto. Pero si con todo ustedes no tienen opciones de viajar a Barcelona, les pongo el enlace a un vídeo con imágenes del parque hecho en timelapse, y a otro que en este caso cuenta con narración en inglés explicando algunas de sus principales características. La persona que nos guía en el mismo es Gina Tost. Si ustedes entienden bien el inglés, el vídeo es de lo más recomendable.