sábado, agosto 28, 2010

Diseccionando el primer día de la nueva radio

Aprovechando que el calor nocturno no me deja dormir, voy a hacer un ligero análisis sobre la primera jornada con Paco González y Pepe Domingo Castaño en la COPE, de la que si acaso escucharé sólo los deportes. Carles Francino me parece mucho peor que Pedro Blanco, y sigo pensando que el relevo de Carlos Llamas debió ser Javier Casal. Ángels Barcelò no me gusta. Pero lo que no voy a hacer es escuchar ni a Juan Ramón Lucas en RNE (pedante y creído), ni a Carlos Herrera en Onda Cero (protaurino y tan anti-PSOE que en sus homilias de inicio deja la objetividad de lado), ni a Buruaga o Nacho Villa en COPE ni por supuesto a Losantos en EsRadio. Y Punto Radio ni sé lo que hace. Vamos, que como mucho la SER en los boletines horarios. Yo antes escuchaba la SER casi a todas horas, y ahora ya casi nunca. Sólo la escuchaba los fines de semana por Carrusel, y ahora mira.

Que Carrusel Deportivo y Tiempo de Juego empezaran con media hora de diferencia era una ventaja: podías comparar los dos inicios y quedarte con el que más te gustara. Los puedes escuchar aquí, por ejemplo. Los dos han hecho un listado de anunciantes. Pero Carrusel empezó muy soso. Y esos "auuus" de coro tras cada frase de Juanma Ortega al principio quedaban muy mal. Luego han metido música y voces y ha sonado desagradable. Aquí tienes otro análisis de lo ocurrido, de un blog especializado en radio. Media hora después, impresionante inicio de Pepe Domingo Castaño en la COPE. Iba cambiando de emisora, ya que mi aparato lo permitía, con cada pausa publicitaria. No resistía la comparación el hecho de que estuviera Petón, un señor de derechas, sí, pero que sabe de lo que habla y se expresa con corrección, para comentar el partido del Atlético, y que en la frecuencia de enfrente estuviera Manuel Esteban "Manolete". Y el colmo ha sido cuando ha entrado en antena de la SER Tomás Roncero. Que uno es madridista, ojo, pero intento conservar sano mi cerebro. Ahí sí que ya no lo he vuelto a poner en la SER y me he quedado en la COPE. Que en Carrusel vayan a contar con gente como Carlos Martínez, Antoni Daimiel, Michael Robinson o Alfredo Relaño sólo indica que en Gran Vía 32 le ven las orejas al lobo y van a intentar echar el resto.

En Tiempo de Juego le han dado las gracias al "señor X" por ser el artífice de lo ocurrido, así que al final me ha quedado la duda de si ese "señor X" es Manolo Lama (*) o ese periodista que ha demostrado ser un cuestionable directivo, llamado Daniel Anido. Cuando un periodista se mete a directivo, puede hacerlo bien, como Pedro J. Ramírez (aun cuestionando sus métodos), o rematadamente mal, como el citado Anido, o como Juan Luis Cebrián, otrora director de El País, que desde su puesto de alta dirección es uno de los responsables directos del hundimiento financiero del Grupo Prisa, esos 5.000 millones de deuda que llevan varios años intentando renegociar y refinanciar. (*) = Bueno, por el mensaje que Paco González ha dejado en Facebook, parece claro que es Manolo Lama (leer si se puede).

Me llamó la atención, en un momento de "zapeo" por Carrusel, una llamada a alguien para ofrecerle jamones de Guijuelo, que parece que se anuncian en ambas cadenas. Parecía una broma telefónica. Me ha chocado un poco. Hasta que he leído esto en el reportaje que El País le dedica al "nuevo" Carrusel: , 'Tampoco faltará el humor, "con las bromas telefónicas a cargo de Isidoro Montalvo y Carlos Iribarren", especifica Ortega'. Traducción: es la importación de la fórmula de las bromas telefónicas que había en el programa de los 40 Principales Anda ya, que le diera la fama en su momento. ¿Trasladar fórmulas de un programa musical a uno de deportes? Idea discutible. Ortega es el nuevo encargado de la publicidad en Carrusel porque venía desempeñando una labor similar en el programa Hoy por Hoy, sólo que allí las intervenciones son escasas y esporádicas, al inicio o final de los bloques, y en cambio en Carrusel, o al menos a eso nos ha acostumbrado Pepe Domingo Castaño, las alusiones publicitarias son constantes e insertadas perfectamente en el ritmo del programa, de modo que las cuñas no suponen una interrupción brusca del espacio. En los ratos que iba escuchando la SER hasta que dejé de hacerlo, Ortega intervino muy poco. Ortega no me cae ni bien ni mal, pero ha grabado un vídeo promocional que, sinceramente, me ha parecido horroroso. No voy a negar que Ortega es un profesional preparado y experto, pero el vídeo en cuestión creo que le deja en mal lugar, y lo poco que le he oído (que no escuchado) este viernes por la tarde, tampoco es que sea para lanzar cohetes. Vamos, que se ha notado demasiado quién lleva 19 años haciendo lo mismo y le sale de carrerilla, y quién era la primera vez que lo hacía. Además, el nuevo director de Carrusel, Javier Hoyos, ha estado muy soso. Sin ritmo. Vale que el EGM no sale hasta diciembre, pero si en la SER no espabilan y si dicho EGM no está manipulado (su método de contar audiencia en radio, en plena era digital, es una completa engañifa), se supone que veremos un aumento en la audiencia de Tiempo de Juego y un descenso en la de Carrusel.

Otras dos cosas que me han chirriado en el reportaje de promo y autobombo publicado en El País (no es novedad, este periódico se ha convertido en un espacio publicitario del Grupo Prisa) son las siguientes: 'Ortega, que anuncia jornadas de puertas abiertas para que el público pueda "vivir físicamente" Carrusel deportivo desde el estudio', cuando es algo que siempre se ha hecho, según me consta, y 'afirma que se va a volcar con Internet y las redes sociales para compartir opiniones, observaciones o sugerencias con los internautas, y cuyos mensajes "nunca se censurarán". ¿Perdona? ¿Y entonces cómo hay que entender el comportamiento de la Cadena Ser en los días inmediatamente posteriores a la marcha de Paco González, con tres Carruseles donde ya no se leyeron mensajes de los oyentes, donde las alusiones al caso tuvieron que basarse en juegos de palabras o mensajes subliminales, o donde se cortaban o evitaban comentarios al respecto en otros programas de la emisora, o donde se eliminaba de la web de la Cadena SER todo comentario relativo a la situación de Paco González? ¿No es eso censura? ¿Qué me estás contando?

Y eso de que Carrusel siempre ha sido el líder, como han destacado desde la SER... Creo que José María García tendría algunas objeciones que hacer al respecto. E insinuar que los que se han marchado eran un modelo agotado, cuando Paco González ha nacido en el mismo año que Hoyos y Ortega (1966), y otros como Jorge Hevia, Fernando Evangelio o Heriberto Frade, creo que apenas superan la treintena... A este respecto, el comunicado que la SER lanzó contra la COPE fue lamentable. Creo que la SER, como insinuó Juan Antonio Alcalá el día de la presentación de la nueva redacción de deportes de la COPE, está probando de su propia medicina, de aquella que usaron en Prisa en su momento para comprar y desmantelar la emisora más escuchada de España, Antena 3.

Tras un 'impass' de una hora, me dispuse a escuchar El partido de las 12, con Joseba Larrañaga. Es decir, iba a hacer lo que cada viernes, pero teniendo que mover la rueda del dial. Allí estaban Juan Antonio Alcalá, Manuel Oliveros, Tomás Guasch, Miguel Rico... Y para mi sorpresa un fichaje que no se había anunciado en toda la vorágine: el especialista en Fórmula 1 Carlos Miquel. También ha logrado Larrañaga llevarse consigo la 'tertulia de ciegos'. Como novedad, ya anunciada en Tiempo de Juego, Pepe Domingo Castaño poniendo el cierre al programa, como hiciera en la SER hasta hace un par de años. Y, justo al final, tras un día sin errores, Larrañaga se equivocó y dijo "El Larguero". Pues nada, a pagar prenda. Desde luego, un espacio nocturno con Alcalá o Larrañaga siempre será mejor que el lodazal en el que De la Morena ha convertido su programa.

Es verdad que la SER nunca ha sufrido, como dice De la Morena en su último libro, los diferentes relevos en sus espacios estrella y que siempre ha acabado creando locutores estrella a partir de lo que eran relevos, pero, ¿será igual esta vez? Porque Hoyos y Ortega, a mi parecer, han empezado muy mal y González y Castaño, que son, no se olvide, una marca ya instalada y reconocible, han empezado muy bien. La primera batalla tendrá su continuación este sábado, ya con el "panem et circenses" de vuelta, si es que alguna vez se había ido: la Liga de fútbol.

viernes, agosto 27, 2010

Panegírico

2. m. Discurso o sermón en alabanza de alguien.

Así empieza la entrevista de seis páginas del diario Marca hoy al entrenador del Real Madrid, José Mourinho, y eso que sólo es la primera parte, en negrita: "Los que no conozcan a José Mourinho (Setúbal, 1963) probablemente estén influenciados por los estereotipos creados sobre él por esa legión de habladores que no admite disidencias en un pensamiento único que tiene en Guardiola a su único 'dios'. Pues no. 'The Special One' no es antipático, ni chulo, ni soberbio, ni desde luego el inmovilista del 'catenaccio' que nos vendió la corrección política. Bien al contrario, es un tipo inteligente pero imaginativo, sesudo pero a la vez pragmático. Un cerebral estajanovista amén del mejor táctico del planeta (...).

¿Perdón? ¿Qué lógica sigue aprovechar la introducción de la entrevista al entrenador del Real Madrid para meterse con aquellos que hablan bien del entrenador del Barcelona? Vale que Guardiola no es un santo, pero Mourinho tampoco, y vamos a ver si Marca o As se atreven a criticarle. ¿Es parte del resentimiento por aquella semana que Guardiola no dejó a la prensa filmar los entrenamientos? ¿Es un ataque a la prensa de Barcelona? ¿Acaso no se comporta Marca precisamente como aquello que denuncia, teniendo como 'dioses' al propio Mourinho, con el que se les cae la baba, y a Cristiano Ronaldo? Como este panegírico de hoy hacia el entrenador luso. No hay más que ver el título del editorial: "¿Alguien duda ya de que Mou nació para entrenar al Madrid?". Dime de qué presumes... Hacen lo mismo que critican.

¿Acaso no tiene Marca a su propia legión de 'habladores', a cuál más impresentable? Y luego, ¿a qué viene hablar de la 'corrección política'? ¿Esa supuesta 'corrección política' implica, según ellos, hablar mal de Mourinho? ¿Aplicar la corrección política al fútbol? ¿Desde cuándo? ¿Qué es corrección política? Según Marca, parece que es hablar bien del Barcelona y de su entrenador y mal del Madrid y del suyo. Tienen un concepto de la corrección política bastante alejado del mío. Para mí la corrección política es no mojarse, no decir nada que pueda molestar a nadie, so pena de perder votos. Es decir, la corrección política que impera en el ámbito de la política, precisamente, y no del deporte, y del periodismo de información general y política, es no mojarse con nada, no decir las cosas claras y emplear todo el rato eufemismos para no llamar a las cosas por su nombre. Un ejemplo muy gráfico: lo que se da en llamar "muerte a causa de la violencia machista" no es otra cosa que un homicidio o un asesinato. Pero nadie emplea las palabras homicidio ni asesinato. Pero aplicar la expresión "corrección política" al fútbol... ¡Por favor! Qué penita.

jueves, agosto 26, 2010

Barcelona

Con la inestimable ayuda de Videos from Barcelona, he estado la semana pasada en Barcelona. He visitado varios de los sitios allí reseñados. La Ciudad Condal tiene bastantes lugares escondidos. La primera recomendación, aunque no me ha pasado nada, es vigilar muy bien tus pertenencias y llevarlas por delante. La segunda es que si vas a usar el bus turístico te lo cojas para dos días. En el hotel me dieron un pack para utilizarlo que incluía un descuento y un talonario de cupones con descuentos para museos o sitios de compras. Aunque hay tres rutas y si te dedicas a ello desde por la mañana es plausible completarlas. Hay uno nocturno, para ver iluminadas localizaciones como la Fuente Mágica de Montjuïc, aunque no lo utilicé. Me alojé en el hotel Curious, en la calle del Carme, objeto de un vídeo en la página reseñada al principio.

Hay varios sitios muy famosos que sólo vi por fuera y que tendría que visitar más adelante, como las casas Batlló y Milà (La Pedrera) de Gaudí. En esta última había una enorme cola para entrar. Lo mismo se puede decir de la Sagrada Familia. Otros lugares pendientes son el Tibidabo, el Museo de Historia de Cataluña, el Parc Güell, el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, el Archivo Histórico o el Museo Marítimo o el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Un sitio que me pareció poco conocido y que también me quedó por visitar es el Reial Cercle Artistic, que está en el Palacio Pignatelli, cerca de la catedral y justo al final del Portal del Ángel si vienes desde Plaça Catalunya. Cerrado por vacaciones, igual que el Teatre del Liceu. También me quedó pendiente el Espai Santa Caterina, con restos arqueológicos, en el mercado del mismo nombre.

Sitios que sí he visitado: el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona), el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona), el Archivo de la Corona de Aragón (que está escondido dentro de la Plaça del Rei, en el Palau de Lloctinent), el Museu Picasso, el Museu Barbier-Mueller de Arte Precolombino, el MUHBA (Museo de Historia de la Ciudad), el Palau de la Virreina (exposición sobre fotoperiodismo), el Museu de la Xocolata y otro lugar que me sorprendió que no tuviera más visitantes, está al lado de la catedral; el Museo Diocesano (enlace 1, enlace 2) en la Pia Almoina. Aparte de una excelente muestra de arte religioso, se encuentra en su interior parte de una de las antiguas torres de la ciudad. Acoge una muestra sobre la recuperación de cómo habría quedado la primera gran obra de Gaudí, la iglesia que quedó sin hacer en la Colonia Güell y de la que sólo se hizo una parte. Esta iglesia claramente era un ensayo de lo que Gaudí acabaría aplicando en la Sagrada Familia, sobre todo en lo que se refiere a los arcos invertidos. También tiene una muestra sobre Gustave Courbet. Ojo: aquí hay pocas indicaciones en español, sobre todo en las cartelas de las obras religiosas, aunque se entiende todo perfectamente. Quizá pondrían más si tuviera más visitantes o se solicitara a la institución de la que depende, que es el Arzobispado. Luego, hay sitios donde las indicaciones están sólo en español y catalán, como algunas partes del CCCB (la muestra sobre laberintos), que recuerde.

Otra muestra importante, ésta en el MUHBA, cuenta las vicisitudes de la ciudad de Barcelona para dejar atrás la ciudad medieval, tirar las murallas y poder llevar a cabo lo que se convirtió en el Ensanche (Eixample) y el Parc de la Ciutadella, peleando con los demás estamentos como el Gobierno central, teniendo como protagonistas a Ildefons Cerdà y al alcalde Rius y Taulet. Otros espacios del MUHBA son las columnas del templo de Augusto (pendiente de ver), el centro de interpretación del Call (barrio judío, lo mismo), o la vía sepulcral romana visible en la Plaza de la Villa de Madrid, con la necrópolis (que sí he podido ver). Los romanos tenían sus tumbas a los lados de las vías, fuera de la ciudad. Pero sobre todo lo que debe ser visitado en la sede central del MUHBA, en la Plaça del Rei, no está a simple vista, sino en el subsuelo: son las ruinas de la antigua Barcino, la ciudad romana que se presume el origen de la ciudad. También se pueden vislumbrar algunas de las edificaciones medievales edificadas encima, como un sitio episcopal. Un poco liosa la numeración de la audioguía, eso sí.

El edificio del MUHBA incluye los edificios del Palau Reial Major, en la capilla de Santa Agata, o el Salón del Tinell, residencias históricas de la Corona de Aragón y de los Condes de Barcelona. El CCCB acogía una muestra sobre laberintos y otra con una comparativa sobre las evoluciones urbanísticas de Barcelona, Valencia y Palma, destacando un apartado sobre obras fallidas, como un rascacielos que unos estadounidenses planeaban para Plaça Catalunya. Ojo con el tiempo disponible: el CCCB y el MACBA me llevaron un día entero. El Picasso también se lleva su tiempo, ahora acoge una exposición temporal sobre la influencia de Santiago Rusiñol sobre el autor malagueño. El conjunto monumental de la Plaça del Rei, lo mismo. De ninguno de los lugares reseñados se pueden sacar fotografías del interior ni de los espacios expositivos, pero no importa, la verdad. Los lugares destacados de herencia romana y judía, como las torres y las murallas, y hasta un acueducto al lado de la catedral, están señalados por parte del MUHBA con paneles descriptivos e indicativos instalados a pie de calle.

Para comer, las Ramblas y las calles centrales, no. Son locales más caros. Por destacar tres sitios, La Gardunya, en la calle Jerusalem, en una esquina junto al Mercado de la Boquería; El Jardí, dentro del Antic Hospital de Santa Creu, y el Cafè d'Estiu, en plaza Sant Iu, al que se puede entrar por el Museu Frederic Marès. Otros retos remarcables, si uno tiene tiempo, es hacerse entero a pie el eje que forman las calles Ferran, Jaume I y Princesa, o el Parc de la Ciutadella. Dentro están el Umbracle y el Hivernacle, el Parlamento de Cataluña, los Museos de Zoología y Geología (cerrados por obras hasta 2011, pero muy fotogénico el primero, que recibe el nombre de Castillo de los Tres Dragones, obra de Domenech i Montaner), y la impresionante cascada monumental. Muchas iglesias remarcables: la de Sant Jaume, la de Santa Anna, la de Betlem, la de Santa María del Pi, la de Sant Felipe Neri, la de Santa María del Mar, la basílica de los mártires Sant Just y Sant Pastor... Hay que estar muy atento, te puedes encontrar un edificio emblemático sin proponértelo, como el que alberga la Diputación de Barcelona, que resulta ser la Casa Serra, de Puig i Cadafalch; la Casa Sayrach de la Diagonal, la Casa Bruno Quadros, en la parte más conocida de Las Ramblas, obra de Josep Vilaseca, reconocible por los paraguas y el dragón de la fachada, o los de Enric Sagnier, como el Palacio de Justicia (en obras y tapado por lonas), el Templo del Sagrado Corazón en el Tibidabo, la que fuera sede de La Caixa en Via Laietana o un edificio anexo para la misma entidad, uno grisaceo y otro blanco. Como se ve, el Modernismo en Barcelona incluyó a muchos arquitectos, más allá de los tres más conocidos, como podrían ser Gaudí, Domenech i Montaner o Puig i Cadafalch. Para ello consultar la web específica sobre la Ruta del Modernismo.

En la zona del puerto vi la estatua a Colón, y siguiendo el paseo del mismo nombre, la Aduana (Enric Sagnier, 1902), la escultura "Cap de Barcelona" de Roy Lichtenstein, la "Gamba" de Javier Mariscal o la reproducción del submarino "Ictíneo II" de Narcis Monturiol. Me molestó que la persona que atendía un quiosco de información turística junto a la Aduana no supiera dónde estaba esto último. Suerte de la guía que me llevé, donde sí lo indicaba. También la Torre de las Aigües, junto al Hospital del Mar, o la Torre de Jaume I donde se cruzan las cabinas del transbordador aéreo. Los autobuses turísticos me permitieron ver el estadio olímpico, el dragón de la puerta de los Pabellones Güell, el exterior del monasterio de Pedralbes, Plaça d'Espanya, el Caixaforum, la entrada del Pueblo Español, el exterior de la Fundación Joan Miró, algunos edificios del Fòrum y otras construcciones emblemáticas.

También hay que fijarse en los espacios verdes. Vienen destacados con letreros de color verde. En el caso de, por ejemplo, el Parc de la Ciutadella o de los jardines de Rubió y Lluc en el Antic Hospital de la Santa Creu, con mapas detallando todos los elementos de los mismos. Y hay que estar atento, una vez más, para no dejar escapar nada. Como, en la Carrer de la Boquería, el hotel Petit Palace Opera Garden, que a la derecha de la puerta tiene uno de estos carteles verdes, difícil de ver, que indica que en su interior alberga un jardín de estilo romántico datado en 1861, el Jardí de la Casa Ignacio de Puig.

Ah, problemas con el catalán, cero. Si se dirigían a mí en catalán en seguida cambiaban al ver que yo respondía en español (no me gusta llamarlo castellano), aunque tampoco hubiera pasado nada porque entiendo algo el catalán, pero por lo que sea no respondí en catalán ninguna vez, supongo que no me atreví. Si hablé algo con una amiga a la que vi allí, aprovechando que iba. Tampoco tuve problema con las rotulaciones de las calles ni en el metro, el Cercanías (Rodalies) o los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), que tuve que usar un día. Ojo con los transportes: si te pasas de zona tienes que pagar un recargo y comprar un billete sólo para salir de la estación. Así que a consultar primero (TMB, FGC, Rodalies). Por lo demás, allí ni se comen a nadie, ni llevan cuernos, ni rabo, ni tridente. Pero vaya, que si uno no quiere tener que leer rótulos en un idioma diferente al español (castellano), simplemente que no vaya. Total, para ir a un sitio y estar a disgusto, verdad...