viernes, agosto 27, 2010

Panegírico

2. m. Discurso o sermón en alabanza de alguien.

Así empieza la entrevista de seis páginas del diario Marca hoy al entrenador del Real Madrid, José Mourinho, y eso que sólo es la primera parte, en negrita: "Los que no conozcan a José Mourinho (Setúbal, 1963) probablemente estén influenciados por los estereotipos creados sobre él por esa legión de habladores que no admite disidencias en un pensamiento único que tiene en Guardiola a su único 'dios'. Pues no. 'The Special One' no es antipático, ni chulo, ni soberbio, ni desde luego el inmovilista del 'catenaccio' que nos vendió la corrección política. Bien al contrario, es un tipo inteligente pero imaginativo, sesudo pero a la vez pragmático. Un cerebral estajanovista amén del mejor táctico del planeta (...).

¿Perdón? ¿Qué lógica sigue aprovechar la introducción de la entrevista al entrenador del Real Madrid para meterse con aquellos que hablan bien del entrenador del Barcelona? Vale que Guardiola no es un santo, pero Mourinho tampoco, y vamos a ver si Marca o As se atreven a criticarle. ¿Es parte del resentimiento por aquella semana que Guardiola no dejó a la prensa filmar los entrenamientos? ¿Es un ataque a la prensa de Barcelona? ¿Acaso no se comporta Marca precisamente como aquello que denuncia, teniendo como 'dioses' al propio Mourinho, con el que se les cae la baba, y a Cristiano Ronaldo? Como este panegírico de hoy hacia el entrenador luso. No hay más que ver el título del editorial: "¿Alguien duda ya de que Mou nació para entrenar al Madrid?". Dime de qué presumes... Hacen lo mismo que critican.

¿Acaso no tiene Marca a su propia legión de 'habladores', a cuál más impresentable? Y luego, ¿a qué viene hablar de la 'corrección política'? ¿Esa supuesta 'corrección política' implica, según ellos, hablar mal de Mourinho? ¿Aplicar la corrección política al fútbol? ¿Desde cuándo? ¿Qué es corrección política? Según Marca, parece que es hablar bien del Barcelona y de su entrenador y mal del Madrid y del suyo. Tienen un concepto de la corrección política bastante alejado del mío. Para mí la corrección política es no mojarse, no decir nada que pueda molestar a nadie, so pena de perder votos. Es decir, la corrección política que impera en el ámbito de la política, precisamente, y no del deporte, y del periodismo de información general y política, es no mojarse con nada, no decir las cosas claras y emplear todo el rato eufemismos para no llamar a las cosas por su nombre. Un ejemplo muy gráfico: lo que se da en llamar "muerte a causa de la violencia machista" no es otra cosa que un homicidio o un asesinato. Pero nadie emplea las palabras homicidio ni asesinato. Pero aplicar la expresión "corrección política" al fútbol... ¡Por favor! Qué penita.

No hay comentarios: