viernes, diciembre 30, 2011

Baño de realidad no, diluvio.

El Gobierno del PP ha anunciado recortes, congelaciones y subidas. Recortes en inversión, subvención y gasto, congelaciones de sueldos y subidas de impuestos. Alegan haber hallado un déficit mayor al previsto, que suma unos 20.000 millones. Sin aclarar si esa desviación al alza es culpa de la administración central o de la autonómica, donde hay mayoría de gobiernos del PP. Bajan las subvenciones a partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales. Suben el IRPF y el IBI. Se congela el sueldo a funcionarios, como ya se había anunciado. Y trabajarán más horas, porque salvo excepciones no se repondrán las bajas. Se prorrogarán en febrero los 400 euros a personas sin otra prestación. No se incluirá más gente en la renta de emancipación. Las pensiones suben un 1%. Los recortes afectan al gasto de todos los ministerios. Una de las afectadas es RTVE. Hay analistas y opinadores que han mostrado estupefacción. A mí no me ha pillado de sorpresa, la verdad. Era de esperar. Sí. Tijeretazo de impresión. Y ojo, que como el anterior Gobierno no elaboró presupuestos, el actual Ejecutivo prorroga los de 2011 hasta marzo. Ahí seguramente se anunciarán nuevas medidas similares.

De paso, el Gobierno ha solventado dos de las "patatas calientes" que le había dejado el PSOE. Ha resuelto ubicar en Villar de Cañas (Cuenca) el ATC, el Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares, después de que en siete años el anterior Gobierno no decidiese adónde llevarlo por no perder votos (je). Te puede gustar más o menos que lo hagan, pero la otra opción es pagar 60.000 euros diarios a Francia por llevar los residuos nucleares allí, que es lo que llevamos haciendo desde enero de este año.

La otra cuestión pendiente se refiere al desarrollo del reglamento de la llamada "Ley Sinde", dentro de la Ley de Economía Sostenible. Se crea así la llamada Comisión de Propiedad Intelectual, dividida en dos secciones, la segunda de las cuales, pendiente de formarse, evaluará si los contenidos alojados en Internet vulneran la propiedad intelectual. Se requerirá ánimo de lucro o haber causado daño patrimonial. Asimismo, se suprime el llamado canon digital, que se sustituirá por otra forma de compensación por copia privada que se regulará en un próximo Real Decreto. Vamos, que es algo así como desvestir a un santo para vestir a otro.

Quienes se habían destacado en estos meses en Internet por intentar echar abajo esta regulación han montado en cólera, como se pueden ustedes imaginar. Bien, si se creían que el nuevo Gobierno les iba a hacer algo de caso, ya se habrán caído del guindo a estas horas. Y pensará alguno: "¿pero cómo pueden hacernos esto, con todo lo que yo he estado escribiendo en mi blog, concediendo entrevistas, yo que fui a verme con la anterior ministra...?". Ah, se siente. Una cosa es un blog y una cuenta de Twitter y otra hacer política de verdad. Esa, la siguen haciendo los mismos, y van a seguir adelante se ponga un bloguero como se ponga. ¿Que, ante la dificultad, los servidores se alojarán fuera de España y muchas startups y buenas ideas no se podrán poner en marcha? En fin, pues los dinosaurios durarán lo que duren.

Todas las decisiones del Consejo de Ministros de este viernes, en la referencia del mismo.