martes, noviembre 08, 2011

La caída de los Premios Ondas

Critiqué los elegidos de los Premios Ondas en alguna ocasión anterior. Porque veía premios injustificables, inmerecidos o directamente vinculados al Grupo Prisa, al que pertenece Radio Barcelona, que es la que los otorga. Este año han vuelto a hacerlo. Entre algunos premiados notables (El Convidat o el documental Comprar, Tirar, Comprar) se han colado verdaderos insultos a la inteligencia.

En los premios nacionales de radio, Mejor tratamiento informativo: La radio deportiva del fin de semana. Está muy claro que es un premio de autodefensa enmarcado en el conflicto que las radios españolas mantienen con Mediapro y la LFP, que pretenden cobrarles por la transmisión de los partidos de liga de Primera y Segunda.


Mejor programa de actualidad o cobertura especial a los Servicios Informativos de TVE. Otro ejercicio de defensa, ante los rumores de que el PP va a prescindir de determinados profesionales de la casa si gana las elecciones.

Premio a la innovación o a la calidad televisiva a Frank de la jungla de Cuatro. Mejor serie española a Crematorio de Canal +. Mejor miniserie española a 11-M de Telecinco. Mejor serie de ficción extranjera a House de Cuatro. Todos estos premios, barriendo para casa.

Ana Rosa Quintana ha obtenido el Ondas a la mejor presentadora de televisión. Y en una entrevista que le han realizado con motivo de la concesión de este premio, ha defendido que el programa de Telecinco La Noria pagara 10.000 euros a la madre de uno de los acusados de colaborar en el secuestro y asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo. Algo que ha motivado, tras un llamamiento hecho a través de las redes sociales, que un buen número de anunciantes hayan decidido dejar de aparecer en las pausas de ese programa.

En 2010 se premió al programa de radio Hoy por Hoy de la Cadena Ser, a la que pertenece Radio Barcelona, en un claro ejercicio de autobombo, como fue premiar a Canal + por la innovación televisiva. En 2009 este ejercicio de premiar a lo propio porque sí se llevó a cabo con los galardones al programa Fama de Cuatro o al espacio radiofónico Si amanece nos vamos de la Cadena Ser.

Pero la polémica saltó con el reconocimiento a Jorge Javier Vázquez, que recibió un Ondas "por su brillantez en un género comprometido" y referente al espacio Sálvame de Telecinco, así como con el premio concedido a la serie de Antena 3 Física o Química por su "capacidad para conectar con los jóvenes" y adaptarse a nuevos canales como el móvil o Internet.

Así que, en efecto, algunos de los galardonados son estimables, pero las elecciones son tan desiguales que algunos de los premios, en mi opinión, son claramente injustos y desprestigian al conjunto de los Premios Ondas. Así que hay que empezar a considerar que ya no es tan valioso como antes recibir una de estas estatuillas en forma de caballo alado.