domingo, julio 06, 2008

Nadal gana Wimbledon


Rafael Nadal hace historia y 42 años después de Manolo Santana gana Wimbledon acabando con la hegemonía de Roger Federer. Roland Garros, Giro, Eurocopa, Wimbledon... ¡Y ahora a por el Tour! Grandiosa primavera-verano para España.

Crisis mal resuelta

Y ganó Alicia Sánchez Camacho por la presidencia del PP catalán, pero la crisis no ha sido superada puesto que sólo ha obtenido el respaldo del 56,72% de los compromisarios. Montserrat Nebreda, que había recibido el aval de 240 delegados, ha acabado sumando 335 votos, el 43,28% de los votos. Victoria real para la enviada por Génova pero victoria moral para Nebreda, que ha salido llevada a hombros. Fuerte voto de castigo a la candidata oficialista. No existe la unidad interna y se esyablecen claramente dos corrientes. Es sintomático comprobar que el apoyo a Sánchez-Camacho contrasta con el 93% de votos obtenidos por Josep Piqué en el X congreso y por el 81% obtenido en el anterior congreso, el XI, celebrado en noviembre de 2004. Muy lejos del 56,72% de ahora. Y para las videotecas queda el sonoro abucheo a la enviada por Madrid, la vicesecretaria de organización del PP, Ana Mato, en su intervención del sábado, con gritos de "¡Fuera, fuera!", al ser considerada la culpable de la retirada de las candidaturas disidentes, de Alberto Fernández y Daniel Sirera. El fuego se avivaba cada vez que alguien soltaba la expresión "democracia interna", porque ha quedado claro que no existe. Ha ganado una candidatura, la de Sánchez Camacho, presentada hace cuatro días. ¿Ha salido elegida por miedo a las represalias que podían llegar desde Madrid? El martir, Daniel Sirera, es otro de los vencedores morales. Y ojo, que la frase final de Nebreda ha sido antológica: "Éste es un poco un partido de perdedores". Pues sí.

Actualización: Montserrat Nebrera, ha sostenido que su interlocutor será a partir de ahora el líder del partido, Mariano Rajoy, y no la nueva presidenta de la formación en Catalunya, Alicia Sánchez Camacho. La ex candidata y diputada en el Parlament ha reivindicado su derecho a reunirse directamente con el líder estatal ya que la nueva presidenta es para ella una "imposición" de Madrid. Además, la nueva presidenta asume el mando sin casi apoyos pues las vicesecretarías están copadas por afines a Fernández Díaz y Sirera.