sábado, junio 01, 2013

Otero Novas

Yo no conocía a este señor hasta que le entrevistaron anoche en el programa La Noche en 24 Horas de TVE. Al cabo de los años, ha pasado de intervenir en el proceso constituyente a prácticamente renegar de él. De hecho, según recoge su biografía en la Wikipedia, "Todos los decretos de las preautonomías llevan su firma y presidió varias comisiones de transferencias entre ellas la del País Vasco".

Me voy a limitar a reproducir frases que pronunció ayer durante dicha entrevista, así como en dos recientes en prensa, una de enero y las otras dos con motivo de un libro recién aparecido en el que ha tomado parte.

Dicho ayer en TVE (vídeo, desde el principio al minuto 27:16):

"(...) una espiral diabólica de transferencias a las comunidades autónomas"

"hay una tercera parte de los españoles que en la enseñanza no pueden utilizar el castellano"

"los dirigentes que cuentan esas cosas ['haremos un referéndum y una consulta soberanista'] siguen paseando tranquilamente por las calles"

"lo más probable [es que tengamos que llamar a alguien de fuera para que nos venga a arreglar esto]"

"[España en 1931] tuvo un cambio pacífico de 24 horas"

En La Opinión de A Coruña el 29 de mayo:

"El régimen caería por agotamiento y el riesgo de que haya una guerra tampoco hay que descartarlo"

"Las políticas de apaciguamiento como las de Rajoy suelen causar a veces la guerra"

"la malévola doctrina de mutación constitucional que hace que el Tribunal Constitucional avale reformas en la Carta Magna ateniéndose a las circunstancias del momento. Esa doctrina es la que otorgó a Hitler plenos derechos para legislar"

En El Faro de Vigo el 18 de enero:

"siempre que en España ha habido demandas soberanistas siempre se ha acabado en guerra" y que "siempre ha muerto gente y los de la demanda soberanista desaparecieron"

Aún más atrás, en 2011, dijo lo siguiente:

"La Constitución no dice que España se divida en comunidades autónomas. Eso no lo dice"

Y por último esto es lo que opina su hija, secretaria general del consejo de Sacyr-Vallehermoso:

"La sanidad nunca ha sido gratuita, sino solidaria y universal. La hemos costeado entre todos, a través de los impuestos. Es lo que ha garantizado también su equidad. El concepto de gratuidad es inviable…"