martes, junio 12, 2012

Benalmádena, de nuevo moción de censura

No es la primera vez en la historia reciente de Benalmádena que una moción de censura desbanca al conjunto de partidos gobernante. Ya en mayo de 2009 un conglomerado formado por PP, MpB, IDB, GIB y no adscritos arrebató el sillón de mando a un tripartido formado por PSOE, IU y... tres no adscritos, expulsados de MpB entre los que estaba Francisco Salido. Aquella vez Salido fue víctima. Hoy, verdugo. La política, dicen, es para listos, y Salido lo es, y mucho. Ya tras las elecciones de mayo de 2011 se barajaba que la primera opción de gobierno era la unión entre PP (once concejales) y la formación que él preside, UCB (cuatro). El entonces cabeza de lista popular, Enrique Moya, que había sido alcalde tras la moción de 2009, estaba convencido de lograrlo. Sin embargo, saltó la sorpresa y Salido llegó a un acuerdo con PSOE (siete ediles) e IU (tan solo dos). Una alianza, dicen, débil desde el inicio. A mediados del pasado mes de abril, el diario La Opinión publicó que se preparaba una moción de censura orquestada desde la dirección del PP de Málaga. Esa filtración dio al traste con la operación. El alcalde, el socialista Javier Carnero, se apresuró a comparecer junto a Salido y el entonces portavoz de IU, Francisco Artacho, reafirmando la solidez del pacto de gobierno entre las tres formaciones. Como bien titulaba el rotativo de Prensa Ibérica, parecía que Carnero no hacía sino ganar tiempo. Una de las ediles de UCB acababa de dejar dicha formación, y hace unos días fue relevada de sus funciones en el equipo de gobierno, donde ocupaba la concejalía de Turismo.

Apenas dos meses después, la moción de censura se ha llevado finalmente a cabo, y Carnero se ha quedado, como en 2009, con un palmo de narices. La alcaldía no será para Moya, que ha perdido hace tiempo la confianza de la dirección provincial, y que está por ver si no deja su puesto de edil al siguiente de la lista. La poltrona será ocupada por la número dos, la gran sorpresa de la candidatura de las últimas elecciones municipales: la abogada Paloma García Gálvez, que durante unos meses ha sido diputada nacional. La moción de censura será tratada en un pleno extraordinario el 23 de junio. El PP y UCB han justificado la moción apelando a la supuesta "ingobernabilidad" y parálisis en la gestión del municipio, en una rueda de prensa en la que han comparecido Gálvez, Salido y el presidente provincial del PP, Elías Bendodo. Una clave residiría en que IU votó en pleno en contra de la ampliación del puerto deportivo, algo que habría molestado en especial a Salido, que lleva la delegación del Puerto. Sin el voto a favor del PP, ha indicado, no habría podido salir adelante la propuesta, que implicará una explotación por 30 años.

Carnero, acompañado de sus ediles y los de IU, han mostrado su indignación y han acusado al líder de UCB de hacer lo mismo de lo que acusaba a su prima, que al aliarse con el PP y los anteriormente citados, propició el cambio de mayoría y la moción de 2009. Y yo les digo, a PSOE e IU de Benalmádena, que no se hagan los ingenuos ni los sorprendidos si no sabían ya cómo era Salido y lo que era capaz de hacer. Él nunca ha renunciado a su militancia en el PP pese a haber figurado en dos listas independientes en 2007 y 2011. Y ya se ve que no le importa tanto el color político de sus compañeros de viaje como sí conservar sus privilegios.