sábado, mayo 28, 2016

Por qué no me suscribo, por qué uso el bloqueador

La prensa. Los periódicos. Estuve un año suscrito a la edición impresa de El País coincidiendo con una colección de libros que sacaron sobre la Historia de España y otra de música clásica. También me suscribí durante un tiempo a un medio completamente diferente a El País, como es El Diagonal.

Llevo un par de años abonando la suscripción digital de Ara, porque escribe, o al menos escribía, una buena amiga mía. Y sufragué con 25 euros la salida inicial que necesitaba la Revista 5W. En este caso porque se trata de una publicación que ofrece reportajes necesarios, me parece bastante apolítica y apenas habla de España.

Normalmente tengo puesto el AdBlock, el famoso bloqueador de publicidad. Solo lo levanto en casos puntuales. A veces entras a una página y te dice que lo quites para poder verla. Tengo comprobado, de determinadas páginas, sobre todo de medios españoles, que en cuanto quito el bloqueador me aparece un anuncio a pantalla completa o bien un modo de publicidad completamente agresivo.

Hay otros medios, El Confidencial es un nativo digital, y es de los más visitados ahora mismo. Pero el sesgo político que noto en algunas de sus informaciones me echa para atrás. Y tiene una sección de sociedad, Vanitatis, donde muchas veces, en vez de informar, se dedican a despotricar acerca del personaje del que trata la pieza. A El Mundo le pasa algo parecido con La Otra Crónica.

Por lo que respecta a El Español, medio auspiciado por Pedro J. Ramírez, pese a contar con algunos periodistas interesantes, otros muchos que formaron parte inicial del proyecto se han ido marchando (Ana Tudela Flores, Jordi P. Colomé, Eduardo Suárez o Antonio Delgado). La deriva de este medio le ha hecho perder fuelle. Su sección de cotilleo es una muestra evidente de periodismo basura y amarillismo. Una sección que nunca debería haber tenido si de verdad quería ser distinto a los otros medios. Precisamente Eduardo Suárez decía esto el pasado 25 de mayo: "cuando la dirección del periódico optó por cambiar de rumbo y hacer un medio con algunos defectos de otro medios y muy distinto del que nos habíamos comprometido a hacer. Más volcado en la información del corazón y las declaraciones de los políticos y menos interesado por lo que nos había distinguido desde el principio" en su bitácora 'No hace falta papel'.

Por último, quizá por afinidad ideológica debería suscribirme, o bien a Infolibre o a eldiario.es. No entro tanto al primero de ellos como para poder comentarlo, y me referiré al segundo. No me he suscrito ni me suscribiré a este medio por un par de razones muy sencillas. Pese a sacar muchas noticias muy interesantes, tiene un sesgo ideológico demasiado marcado: saca informaciones tendentes a hablar muy bien de algunos partidos y muy mal, por sistema, de otros, aunque luego una lea las piezas y vea que realmente no hay base para las tesis que se sostienen en esas piezas. Y la segunda razón es que algunos de sus colaboradores o columnistas me parecen absolutamente sectarios. Yo quiero información, no trincheras. Y muchas veces este medio se comporta como tal. Y, sí, cuando le quito el AdBlock su publicidad puede llegar a ser bastante molesta.

Buen sábado.