miércoles, febrero 24, 2010

Premio para una periodista

Mónica Bernabé Fernández, colaboradora de RNE y corresponsal del diario El Mundo en Kabul, ha sido designada este lunes por unanimidad del jurado, como la merecedora del IV Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado por "la implicación y el compromiso" que ésta mantiene desde hace 10 años con la población de Afganistán, "especialmente con las mujeres afganas, así como por su trabajo en pos de la justicia transicional y la necesidad de incluir los crímenes de guerra y las continuas violaciones de los derechos humanos en el debate que la comunidad internacional mantiene sobre Afganistán". Noticia de El Mundo. En la actualidad Mónica Bernabé combina su dedicación al periodismo con su labor como presidenta de la Asociación por los Derechos Humanos en Afganistán (ASDHA), que fundó en diciembre de 2000. El principal objetivo de esta entidad es impulsar la educación destinada a las mujeres afganas, prohibida y castigada por el régimen talibán, y a víctimas de la guerra en Afganistán.

Normalmente no incluiría esta noticia si no tuviera nada más que una única fuente. Y eso quiere decir que tengo otra. Casualmente Mónica Bernabé ha sido entrevistada para el número 120 de Diagonal. En el mismo se destaca que Bernabé es la única periodista española residente en Kabul y que no duda en visitar a mujeres presas, en meterse en un feudo talibán, o en empotrarse con las tropas occidentales durante sus ofensivas militares. A través de su experiencia en el país crítica la gestión de Hamid Karzai (gobernante corrupto que venció tras unas elecciones fraudulentas permitidas por la "comunidad internacional") y las tropas ocupantes. El titular extraído de sus declaraciones es el siguiente: "No habrá estabilidad hasta que se acabe con la impunidad". Recordemos que las tropas de la OTAN han ocasionado la segunda matanza indiscriminada de civiles en Afganistán en una semana y que nuestro gobierno y nuestro Congreso (salvo IU) han autorizado el envío de más militares al país, que este lunes ha sufrido un nuevo atentado. Ahora Karzai ha aprobado un decreto que le entrega el control absoluto de la Comisión de Quejas Electorales, organismo responsable de detectar el fraude en los comicios. La información, según Público, la desvelaba The Guardian. Y, mientras que las fuerzas de la OTAN se concentran en acabar con uno de los grandes bastiones de los talibanes en el sur de Afganistán, los habitantes de Marjah se quedan sin agua y alimentos. El diario The Independent recoge varios testimonios de los vecinos de dicha ciudad. La prensa británica, en algunas cosas, sigue siendo diferente, por suerte.

No hay comentarios: