lunes, febrero 22, 2010

¿Quién paga la crisis?

Pues, a lo que se ve, mujeres y discapacitados. Ayer domingo me desayuné con que Público, en una noticia principal y tres (1, 2 y 3) apoyos, que en 2009, la contratación para discapacitados disminuyó un 15% y su tasa de paro fue cuatro veces más alta que el resto de trabajadores, según datos de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE). A uno de los testimonios le llegaron a decir en una entrevista de trabajo: "Si me hubieras dicho desde el principio que eras discapacitado, no hubiéramos perdido el tiempo". También sobre esta cuestión le preguntaron ayer a Alberto Durán, vicepresidente de la Fundación ONCE. Por desgracia el diario de Mediapubli/ Mediapro no se ha dignado a subir su contenido a la web. Vayan al pdf y a la página 30. Transcribo lo que dijo sobre el tema:

¿España es un país accesible para los discapacitados?
Estamos mejor que hace unos años en varios aspectos: hay menos barreras, más concienciación social y tenemos un marco normativo que también se ha perfeccionado, aunque quizás esté demasiado disperso. Pero debemos plantearnos que las barreras no son sólo un problema de los discapacitados. Y hay un olvido importante, que es la incidencia en el turismo. Las barreras suponen un escollo para el desarrollo del sector. Si queremos destacar por la excelencia turística, la accesibilidad es un factor fundamental, sobre todo desde el punto de vista de atracción de visitantes extranjeros.
¿Es la presidencia española una oportunidad para avanzar en los aspectos normativos de la accesibilidad?
Sí, pero no tanto en los temas normativos de los países, porque cada país tiene situaciones diferentes y es difícil avanzar todos juntos, como en la visibilidad del problema y también de las soluciones. Por eso proponemos que se cree la capitalidad europea de la accesibilidad para premiar a las ciudades que aspiren a la excelencia
en esta materia. Esta es una iniciativa de España que se está trabajando a nivel de la UE con buenas posibilidades.
(...)
¿...Qué pueden hacer las Administraciones Públicas...?
Sobre todo, dar ejemplo. (...) Si la política de contratación favorece el empleo de excluidos sociales, habremos dado un gran paso.
Un tema vinculado es el de la contratación de discapacitados. La cuota del 2% no acaba de cumplirse.
Ahí también hemos mejorado pero todavía no es suficiente.
¿Qué se puede hacer para mejorar el cumplimiento de esa referencia? Lo que deberíamos es intentar convencer a la inteligencia, no doblegar la voluntad. No somos partidarios de medidas
coercitivas. Debemos convencer a las empresas de que el empleo de los discapacitados es bueno, porque incorpora talento. Y para nosotros es muy importante que se produzca ese giro porque si las empresas contratan a discapacitados también piensan en ellos como clientes, lo cual es un gran avance.
¿Y entre los trabajadores no hay recelos, ahora que estamos en crisis, a que un discapacitado quite el puesto a un empleado no discapacitado?
No, nuestra experiencia es que sólo existen problemas si el discapacitado llega con unas condiciones salariales y laborales muy por debajo de las habituales.

A este respecto, el Consejo de Ministros aprobó el viernes un Real Decreto que modifica el Código Técnico de la Edificación, de modo que establece a partir de ahora unas condiciones mínimas de accesibilidad aplicables a todas las nuevas construcciones, con el objetivo de evitar la discriminación de los ciudadanos discapacitados. Ver referencia del Consejo de Ministros.

Otro colectivo muy afectado por la crisis es el de las mujeres. De nuevo es Público quien hoy se ocupa del tema, con un artículo sobre las mujeres jóvenes españolas y el empleo precario. El texto gira en torno al libro de Rosario Hernández Catalán "Pero este trabajo yo para qué lo hago", editado por la Federación Mujeres Jóvenes y subvencionado por el Injuve. Según un estudio de UGT, hecho público con motivo del Día Europeo de la Igualdad Salarial, en los sectores social y sanitario las mujeres cobran menos del 65% que sus compañeros. Precisamente hoy UGT y CCOO, en el inicio de la semana de protestas contra el alargamiento de la edad de jubilación, han propuesto que, en vez de eso, se eleve el empleo femenino. Añado el detalle, que ya he repetido veces, de que la mayor parte de la oferta de empleo derivada del famoso "Plan E" se ha dirigido al sector de la construcción, o sea, al paro masculino. Las mujeres han sido las grandes olvidadas de esta ocurrencia poco sostenible de levantar aceras. Los últimos datos del INE indican que las mujeres españolas cobran una cuarta parte menos que los hombres.

Y hoy tenemos, de postre, declaraciones sobre el empleo y la crisis por parte del ¿ministro? de ¿Trabajo? y del secretario de Estado de Economía y algo sobre la tomadura de pelo con las pensiones, pero lo dejaré para el siguiente post.

No hay comentarios: