viernes, marzo 05, 2010

Guerra y paz

Sobre la OTAN. Su secretario general dice para la SER que "Es obvio que para muchos de nuestros soldados la situación en Afganistán es como una guerra". Hace unos días este señor decía a sus socios europeos cómo tratar a Turquía, ese país en el limbo.

Afganistán y Alemania. El 69% de los alemanes pide la retirada de las tropas. Hace escasos días los 76 diputados de Die Linke fueron expulsados en bloque del parlamento por mostrar en silencio carteles con los nombres de civiles muertos en el bombardeo de Kunduz durante el debate para aprobar el incremento de tropas alemanas en Afganistán.

Afganistán y España. Desde que entró a formar parte de la Misión ISAF, la presencia en Afganistán le ha costado a España 1.550 millones de euros. El pasado 26 de febrero, la ONG Justícia i Pau anunció la interposición (Jordi de Miguel/ CanalSolidario.org) de un recurso ante el Tribunal Supremo para denunciar la ilegalidad de la guerra de Afganistán. Entre otras cosas por estar bajo del paraguas de la operación "Libertad Duradera" o haberse saltado la prerrogativa del rey para declarar la guerra.

Ejército. Hace unos días salió en El País un reportaje tratando de justificar la inversión presupuestaria del Ministerio de Defensa presentando a la industria armamentística española y vendiéndola como I+D. Lo comenté en un post. Luego salió, la semana pasada, un reportaje en el mismo medio entrevistando al Jefe de Estado Mayor y a parte de la cúpula militar, en un intento por "humanizar" a las Fuerzas Armadas. El reportaje del 21 de febrero, justo una semana antes de esas entrevistas, se titulaba "El Ejército recluta al futuro". Según nos dice Jordi Calvo, el reportaje usaba, sin citar, datos y estudios sobre el militarismo en España de Pere Ortega y Xavier Bohigas, del Centro de Estudios por la Paz JM Delàs (el estudio, aquí, en pdf). Según Pere Ortega, "la industria militar española dentro de nuestro PIB es insignificante un 0′4%, y es en su mayoría parasitaria del Estado, pues vive de sus ayudas, entre otras, de la I+D, y sin competencia". El artículo y las cifras y referencias empleadas por Calvo están muy bien, por ejemplo la última: gastamos 19.000 millones de euros anuales en el capítulo de Defensa. ¿De cuánto era el déficit de las arcas públicas? Mientras, Defensa anuncia el envío de un patrullero con 100 militares a bordo rumbo a las costas de Somalia.

No hay comentarios: