sábado, diciembre 19, 2009

Pluralismo cero

“Más competencia se traducirá en más variedad, más calidad y más libertad”

María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno, en noviembre de 2005, para justificar el nacimiento de La Sexta.

Bueno, pues ahora, ni variedad, ni calidad, ni mucho menos libertad (leer a Albéniz). Telecinco fagocita a Cuatro -es más una compra que una fusión- y controlará a los responsables de informativos de las dos cadenas.


El mini editorial de El Mundo es en esta ocasión muy acertado: "La empresa editora de El País, que obtuvo su canal de televisión como una concesión administrativa en 1989, palía así su difícil situación financiera. Hay que recordar que Zapatero tenía que adoptar una serie de decisiones cruciales sobre el sector y optó por favorecer a Prisa". "El Gobierno denegó a Veo y Net, con concesiones para operar en digital, la posibilidad de emitir en abierto hasta el momento del apagón. En cambio, autorizó a Prisa a cambiar su licencia para explotar una televisión de pago por las emisiones en abierto de Cuatro".

Veo está participada por El Mundo, lo que quiere decir que este periódico también nos ofrece una visión interesada de lo ocurrido. Pero el fondo de la cuestión es meridiano. Se fusionan dos empresas que emiten gracias a sendas concesiones administrativas, renovables cada diez años en el caso de éstas y Antena 3, ¿deben acaso perderlas, se modifica su estatus? No creo que les pase nada, pero veamos el recorrido.

En 1989 es un gobierno del PSOE el que concede las primeras licencias de televisión privada en España, dos en abierto y una en formato de pago por abonados.

El gobierno del PP sólo provocó una alteración de este panorama: el caso Sogecable, por el que intentaron meter en la cárcel al entonces presidente de Prisa, hoy fallecido, Jesús de Polanco. Un proceso político con ayuda de algún juez servil para intentar acabar con una voz molesta. El caso no era tal y quedó en nada.

Es de nuevo un gobierno del PSOE el que le concede a Prisa la gracia de convertir, de la noche a la mañana, el sitio donde emitía Canal Plus en modo de pago, en el sitio donde emite Cuatro en abierto, siendo que Canal Plus siguió funcionando dentro de Canal Satélite y sucesores. Como me quiero distanciar de estos "amigos", que tengo heredados de la época de Felipe González, pensó el presidente, crearé un nuevo canal y se lo daré a mis nuevos amigos, algunos de los cuales me han ayudado a llegar a La Moncloa. Y así fue cómo creó la Sexta y este año además les dio el primer canal de TDT de pago, Gol TV. Otra vez el PSOE, ¿se han dado cuenta?

Como sabemos, sus anteriores amigos (Prisa) montaron en cólera por ello y le dedicaron artículos demoledores durante un par de semanas, al final del verano. En parte por alterar el panorama audiovisual por arte de magia antes de tener cocinada la ley del sector, en parte por el caos de que ya no valían los descodificadores y no había nuevos, y en parte porque Prisa arrastra una deuda cercana a los 5.000 millones de euros y con más actores repartiéndose la tarta iba a tener más complicado librarse de los números rojos. Por eso ha vendido las tiendas de libros Crisol, ha echado gente, ha "reestructurado" las redacciones impresa y digital de El País, ha vendido participaciones en algunas de sus empresas, ha buscado acuerdos en Estados Unidos, ha intentado colocarle Digital Plus a todo dios... Intentó fusionarse primero con Mediapro (La Sexta) pero acabaron saltando rayos y truenos, y todo se fue al garete, al parecer, por un quítame allá el reparto de los puestos en el consejo de administración resultante. Ahora sí ha logrado un acuerdo con Mediaset, que se queda con Cuatro y el 22% de Digital Plus.

Se supone que Prisa podrá así concentrarse en la Cadena Ser, el diario El País y la editorial Santillana, pero... ¿volveremos a ver en los medios de Prisa alguna crítica o información negativa relativa a Silvio Berlusconi, mandamás de Mediaset? Es una pregunta retórica. A partir de este lunes deberíamos tener novedades sobre la fusión entre Antena 3 y La Sexta. Sus dos jefes, Lara y Roures, son catalanes, así que supongo que por ahí pueden llegar a un acuerdo. Si de algo sabrán es de negocios (dicho en positivo). Eso sí, repetimos el leit motiv: variedad cero, calidad ya veremos pero bajando, libertad cero y pluralidad cero. ¿O debería decir "Zero"?

No hay comentarios: