jueves, diciembre 31, 2009

Valoración del gabinete (V y última)

Trinidad Jiménez, Ministra de Sanidad y Política Social. Al poco de sustituir a Bernat Soria cayó en sus manos la gestión de la llamada "gripe A" o H1N1. Nos dijo que no nos besáramos pero ella bien que se morreaba con todo al que veía, incluidos consejeros de salud de las diferentes autonomías. Bien es verdad que esta variante gripal se ha cobrado vidas, pero no pensamos en cuántas se lleva la gripe "normal", cuántas las drogas o los accidentes de tráfico, cosas que asumimos como si fueran de uso corriente y no debería ser así. La ministra y su departamento exageraron tanto que hasta los colegios de médicos tuvieron que salir llamando a la calma. Lo normal de este gobierno: o se quedan cortos o se pasan. En lo de las vacunas también se han pasado. La campaña de vacunación ha sido un fracaso y sobran el 90% de las dosis. Se adquirieron 37 millones, luego se calculó que se gastarían 10 millones y, cuando acabe el plazo, apenas se habrán usado 3 millones. Ahora dirán que hay que seguir vacunándose porque en febrero vendrá "otra oleada" de contagios. Hay que gastar las vacunas sobrantes. Eso, y la corrupción de la que acusan a la OMS (leer). La decisión de la compra de vacunas fue tomada por el Ministerio de Sanidad español y adquiridas a las farmacéuticas Glaxosmithkline, Novartis y Sanofi Pasteur. Ahora, dos de cada tres dosis adquiridas pueden ir a la basura.

Quizá esto se explique por la rapidez con la que parte de la ciudadanía ha conseguido información fidedigna sobre las posibles consecuencias de la vacunación con estos preparados. Los tres adquiridos por Sanidad, Focetria (Novartis), Pandemrix (Glaxo- SmithKline) y Panenza (Sanofi Pasteur), la dirigida a las embarazadas, llevan un peligroso conservante elaborado a base de mercurio, tiomersal o timerosal, muy común en todo tipo de vacunas. Este excipiente puede producir autismo (trastorno generalizado del desarrollo que se caracteriza por una alteración de la interacción social y de la comunicación, así como por patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados) en los niños, entre otros daños neurológicos (ver reportaje). El fármaco propiedad de Novartis, Focetria, según informaciones de la Cadena Ser, habría costado entre 10 y 15 euros por dosis. Se puede hacer, por tanto, una proyección aproximada del dinero despilfarrado por el ministerio.

La culpa de haber sembrado el pánico ha sido también de los medios, no solo del ministerio.
Los principales periódicos españoles han realizado una amplia cobertura al brote de gripe A con un enfoque "alarmista" y "sensacionalista", usando "terminología de guerra", que ha contribuido a extender un "pánico infundado" entre la población, según dos investigaciones presentadas en el I Congreso Internacional Latina de Comunicación Social, celebrado hace unas tres semanas en la Universidad de La Laguna, en Tenerife. todos los diarios coincidieron en darle un "enfoque angustioso de la situación de los afectados por la enfermedad, destacando términos alarmistas, tales como 'emergencia', 'pandemia', 'alarma', 'miedo', 'pánico' o 'muerte' y presentando situaciones extraordinariamente anormales, como el uso generalizado de mascarillas o el cierre de restaurantes y colegios".

Trinidad Jiménez asumió también la Política Social, es decir, heredando la parcela de Asuntos Sociales que llevaba el Ministerio de Trabajo. Por tanto, de su responsabilidad es la coordinación con las diferentes autonomías y administraciones para paliar la situación de abusos y vulneración de derechos denunciada en los centros terapéuticos de menores a partir de un informe elaborado por Amnistía Internacional, y donde se aísla a menores que en muchos casos no están condenados por nada. El estudio -que se centra en la Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía- está basado en más de cien entrevistas a jóvenes, familiares, educadores, psicólogos, personal sanitario de más de la mitad de las 58 instituciones de este tipo. Ver en El País, El Mundo y Diagonal, así como el post que dediqué al tema. Nota para la ministra: pasó de un "bien" al inicio de la "crisis" por la gripe A pero acabo dándole un suspenso por cómo está yendo la cosa y porque hace semanas que no se le ve el pelo. Se ha convertido en otra "ministra invisible".

Beatriz Corredor, Ministra de Vivienda. Estamos hablando de una cartera gafada, ocupada hasta la fecha por tres mujeres: Maria Antonia Trujillo (creo), Carme Chacón y, ahora, Beatriz Corredor, se supone que recomendada por Miguel Sebastián. Siempre la cartera y la ministra peor valorada en las encuestas, lo mismo que sus antecesoras. Un ministerio inútil, puesto que la promoción de vivienda pública y de protección oficial es algo que atañe sobre todo a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos. Y que si la vivienda ha bajado de precio se debe sobre todo a las propias fluctuaciones del mercado inmobiliario, no a la labor de ninguna instancia política. Recursos públicos tirados a la basura, en definitiva. Nuevo caso de "ministra invisible". Sin calificar.

Cristina Garmendia, Ministra de Ciencia e Innovación. A su cartera le quitaron universidades al llegar Ángel Gabilondo al Ministerio de Educación, ha prescindido por motivos personales del secretario de Estado de Investigaciones hace poco, su ministerio es el que ha sufrido más recortes en los presupuestos (el aumento de última hora es ficticio), la inversión del órgano encargado de canalizar los fondos en investigación y desarrollo cae un 15%, las partidas enmendadas son para pagar los favores a Coalición Canaria y PNV por apoyar las cuentas -incluyendo siete millones para unos cocineros nada necesitados-, se peleó con el Ministerio de Industria por la representación dentro de la Agencia Europea del Espacio y la Ley de la Ciencia sigue siendo un castillo en el aire. Creo que como resumen no está mal. Se supone que si el gobierno quiere apostar por un nuevo modelo de crecimiento económico, éste es precisamente el departamento que debía comandarlo, pero va a ser todo lo contrario.

Hace un mes y medio que la revista Nature acusó a la ministra Garmendia de inexperiencia y de ser la culpable de los recortes en I+D, perdiendo así el impulso de los cuatro años anteriores, además de denunciar el retraso en la anunciada Ley de Ciencia. El texto (en inglés, claro) se llama "Sin vuelta atrás" y comienza diciendo que "España no debería usar la recesión como excusa para detener proyectos que impulsen su empresa científica". No debió haber abandonado la empresa privada, donde era una persona de éxito. De nuevo, por cierto, "ministra invisible" o "Guadiana". Suspenso. Añado el post que hice el día que estaba señalado para que miles de blogs de toda España protestaran contra los anunciados recortes en I+D+i bajo el lema "La Ciencia Española no necesita tijeras".

Bibiana Aído, Ministra de Igualdad. La integrante más joven del gabinete, cuyo mérito más conocido es ser ahijada de Manuel Chaves. Ha centrado su labor en la lucha contra el maltrato a las mujeres, una igualdad llamada "discriminación positiva" que puede acabar por ser discriminatoria en algunos casos, y, sobre todo, en la recién aprobada reforma de la Ley del Aborto, cuando ya dije que para mí esa labor correspondería a la cartera de Sanidad, porque al margen de la lógica implicación de la mujer, no deja de ser, al final, un asunto médico el decidir a partir de cuándo se puede dejar abortar y bajo qué circunstancias. Es por tanto algo que habría que dejar en manos de los técnicos, no de los políticos. En todo caso esta ley sí tiene el mérito de recoger la posibilidad del personal sanitario de acogerse a la objeción de conciencia (ver artículo), lo que hasta la fecha era un obstáculo para las mujeres que quieran abortar en la sanidad pública -la mayoría de abortos son en clínicas privadas-.

Su celebre metedura de pata de los "miembros y miembras" creo que es de 2008, pero de este año que acaba sí que es decir que "un feto de 13 semanas de gestación no es un ser humano" y que eso "no tiene ninguna base científica". Que sepamos, Aído es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, no en Medicina, y su ocupación antes de ser nombrada ministra era la de Directora de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco. Desde aquello apenas ha comparecido en los medios, imagino que 'por si acaso'. Nota: necesita mejorar. No por la ley, sino por su bisoñez política, que se demuestra en hechos como el que detallo a continuación.

Y es que la última polémica del año corresponde a su cartera, tras la sorprendente destitución de Rosa Peris como directora del Instituto de la Mujer, a pocos días del inicio de la presidencia española de la UE, en la que impulsarán políticas de Igualdad, y tras haber relevado igualmente a la anterior secretaria general y a la anterior delegada del Gobierno contra la violencia de género. Mientras una parte del feminismo elogia la gestión de Peris y muestra su sorpresa, otra parte parecía sostener que el Instituto de la Mujer necesitaba un cambio de orientación más radical y militante. Precisamente el perfil que parece cumplir su sustituta, Laura Seara, más beligerante y más cercana en edad a la ministra. El cese de Rosa Peris se atribuye asimismo a que "le hacía sombra" y que había una total falta de sintonía entre ambas. Incluso se habla de "celos". Es más, se asegura que Peris trataba con cierta displicencia a la ministra, que posee un currículum político, intelectual y profesional mucho más escaso. A su vez, Aído estaría harta de que Peris ignorara sus instrucciones y pusiera pegas cuando se le pedían soluciones. El relevo también se atribuye a razones de partido: la sustituta de Peris es afín a la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín. Sea como fuere, Aído se ha cargado a todas las personas con experiencia que había en su ministerio. La apuesta por la juventud y las nuevas caras jamás debe hacerse a costa de sacrificar personas válidas, y a la luz de lo dicho por los colectivos de mujeres, Peris lo era.

Sea cual sea la razón, parece que el cese de Peris no se debe a motivos relacionados con su competencia profesional, de modo que si la ministra se ha dejado llevar por otras motivaciones más viscerales, merece toda mi indignación. Aído y su nueva directora tendrán un problema nada más empezar 2010: un total de 71 asociaciones exigirán al Congreso la derogación de la actual Ley de Violencia de Género, calificada por estas asociaciones de "violenta" por "lesionar los derechos más básicos" del ser humano, como es el "derecho de presunción de inocencia".

No hay comentarios: