miércoles, octubre 07, 2009

LA CIENCIA EN ESPAÑA NO NECESITA TIJERAS

Me repetiré seguro: un país sin ciencia es un país sin futuro. Y eso que yo soy de letras.



Y sin ciencia no habría tijeras, según Kurioso...

Entrevista a la ministra Garmendia en la Ser: "'Los investigadores no sólo dependen solo de las transferencias del ministerio'. Unas respuestas llenas de dudas, balbuceos, contradicciones y reformulaciones: "eeehhh", "cómooo", "mire... vamos a ver...". "no se... no... no se equilibran con préstamos", "este, este, este capítulo...". Ha asegurado que no va a haber recortes "sustanciales" en 2010 y ha intentado explicar de dónde vienen las partidas de su ministerio. ¿Como puede decir que el Ciemat tiene financiación desde el Plan E? ¿Qué es ese eufemismo de los "remanentes"? Ha recordado las importantes escaladas en los puestos de desarrollo científico alcanzadas por España en los últimos años, pero con este recorte podemos quedar hundidos por años, por mucho que haya dicho que el bajón se compensa con partidas de otros ministerios.

Claro, están los laboratorios privados y la fuga de cerebros... Un problema será, si como decía El País hace un par de días, "La estrategia en I+D+i, además, se escora hacia los proyectos industriales financiados con créditos, en lugar de la subvención de la ciencia", siendo "un recurso dirigido a proyectos industriales que no alivia la incertidumbre de la comunidad científica". Los investigadores españoles, si se les ocurre parar para manifestarse, pierden tiempo de trabajo y sobre todo pierden su propio dinero, que ya es escaso. En la Ser se le han plasmado a la ministra dos de las posibles inquietudes de los jóvenes científicos: que haya menos material de laboratorio y que se reduzca la posibilidad de asistir a congresos, algo necesario para compartir novedades y conocimientos con colegas de otros países. Es con el contacto con otros como progresas y aprendes. Pena de la Institución Libre de Enseñanza...

Este miércoles en El País, un artículo explica que precisamente este martes la ministra presentó el presupuesto de su ministerio. Titular ejemplificador: "Más créditos a las empresas, menos subvenciones a la ciencia". En suma aumentan los créditos (dirigidos a las empresas y proyectos industriales) y se reducen las subvenciones (que alimentan fundamentalmente el sistema científico). Más abajo se explica la defensa que ella y De la Vega han hecho de los créditos y cómo Margarita Salas, argumenta el desastre que implica recurrir a los créditos en vez de a las subvenciones. El texto de El País resalta que el ministerio corta el 22% su aportación a los organismos de investigación para el año que viene, mientras que sus presupuestos generales caen de media un 14%. El texto se acompaña de una columna de opinión firmada por Ricardo de Querol, "Palabras o euros". Es breve pero contundente, y por ello no destaco ninguna frase, porque tendría que pegarlo entero.

La Federación de Jóvenes Investigadores (FJI/Precarios) no descarta una movilización en contra de estos recortes. Temen, no sólo por su futuro, sino el de toda España. ¿Cómo pretende el Ejecutivo pasar de una economía basada en el ladrillo a otra basada en la sostenibilidad si lastra al sector que puede encabezar el cambio de modelo?

Recordemos que para avanzar, Severo Ochoa se tuvo que ir de España y adquirir la nacionalidad estadounidense. Acabó ganando el Nobel. Como dice Jesús Villar en El País: "Con el proyecto de los Presupuestos del Estado para 2010 se entierran las posibilidades de que en los próximos cincuenta años otro español vuelva a obtener un Nobel en Medicina: el presupuesto de los grandes organismos públicos de investigación se reduce un 15% y el de las estructuras estables de investigación sanitaria se reduce un 25%".

Volviendo a la noticia de El País, "También Fernández de la Vega, al presentar cantidades que el Gobierno adjudicará en el futuro a I+D+i en el Fondo de Inversión Local y en el Fondo de Economía Sostenible especificó: "En créditos". Esto concuerda con algo de lo dicho por Garmendia: que lo que se recorte por un lado se intentará compensar por otro. Porque el Fondo de Inversión Local del año que viene, supuestamente, no es sólo ladrillo, sino proyectos tecnológicos. En cuanto a la Ley de Economía Sostenible, ahora mismo es sólo un castillo en el aire, sin concretar. Pero dicha ley lastra a la ciencia también, ya que, según otra noticia de El País hace como tres semanas: "La inclusión de la ciencia y la innovación en la futura Ley de Economía Sostenible, cuyas líneas básicas ha preparado el Gobierno de Rodríguez Zapatero, ha sembrado de incertidumbre el panorama de la ciencia en España, pendiente aún de una Ley de la Ciencia".

¿Es viable el sostenimiento de la ciencia española en base a créditos? Rotundamente NO según la bióloga Margarita Salas: " Los científicos necesitamos subvenciones porque los créditos hay que devolverlos y nosotros no tenemos oportunidad de hacerlo", "No habríamos podido investigar con créditos, nadie puede". Blanco y en botella... Margarita Salas es una de las firmantes del Manifiesto Sobre la Financiación de la Ciencia en España hecho público hace unos días en Oviedo por el actual presidente y varios ex-presidentes de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular: Miguel Angel de la Rosa, Federico Mayor Zaragoza, Margarita Salas, Carlos Gancedo, Joan Guinovart (presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España), Jesús Ávila y Vicente Rubio. Salió en El País y en La Nueva España, por ejemplo.

Respecto a la entrevista en sí, una vez más Francino ha estado para mí mal y blando, es un mal entrevistador. Y además su documentación falla, puesto que, aunque sí ha citado las quejas de los jóvenes investigadores y de la conferencia de rectores, ha obviado e ignorado la reciente declaración dirigida al Gobierno de España y firmada por 50 investigadores biomédicos, así como la protesta de ya ¡más de 680 blogs! para hoy, lanzada por La Aldea Irreductible. Pero claro, ¿quién le va a hacer caso a lo que digan cuatro chalados en Internet, verdad?

Necesitamos dinero público, aquí sí, para ciencia si de verdad el Gobierno tiene la voluntad de cambiar el modelo de crecimiento económico. ¿Qué tal si nos vamos de Afganistán? ¿Cuánto ahorramos? ¿Y un pacto con comunidades y corporaciones locales para reducir el gasto corriente y suprimir unos cuántos cargos de confianza? El mensaje de tranquilidad lanzado por la ministra, en el sentido de que la partida global de su cartera se mantiene como en años anteriores, ni convence ni tranquiliza.

También el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, que se supone debería estar de acuerdo con las cifras, ha dicho que cree "inquietantes" los recortes.

En Cinco Días lo ven así: "Garmendia garantiza recursos a los proyectos "competitivos". La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, resaltó ayer que los recortes en el gasto no van a dejar sin financiación a ningún proyecto competitivo de investigación. El crédito a empresas supone el 60% del presupuesto.

El planteamiento del Ministerio de Ciencia e Innovación es erróneo. Es decir, error en su concepción, su existencia y sus cometidos. Primero, creo recordar, se le dio Universidades, tras quitárselas a Educación. Esto mermó las capacidades de ese segundo ministerio. En la remodelación ministerial de la pasada Semana Santa se le devolvieron. Zapatero acabó admitiendo el error de refilón y bastante después. Pero es que además Ciencia e Innovación ha tenido varios conflictos de competencias con el Ministerio de Industria, el más sonado el año pasado para dirimir a quién le corresponde la representación ante la Agencia Europea del Espacio (ESA). Es un departamento al que se le ha despojado de demasiadas competencias.

También tenemos una pieza de Antonio Gala en su Tronera y un artículo alertando de que "Los jóvenes ya no quieren hacer ciencia" (las carreras de Física, Química y Matemáticas han perdido un 30% de alumnos desde 1997).

Otros artículos de opinión publicados en El País, que en esto sí ha demostrado ser referencia porque es de los pocos medios que se ha hecho eco del tema con la repercusión debida: Pere Puigdomènech, profesor de Investigación del CSIC. Alberto Fernández Soto, científico titular del CSIC en el Instituto de Física de Cantabria, en tono irónico. Otro, firmado por Fernando Hiraldo Cano, Miguel Delibes de Castro, Jordi Bascompte i Sacrest, y Ginés Morata Pérez (Premio Príncipe de Asturias de Ciencia, 2007). De este último extraigo lo siguiente: "Recordaba hace unos días Joan Guinovart que si piensan que la ciencia es cara prueben con la ignorancia y la mediocridad. Nunca es más evidente que en épocas de crisis que dar la espalda a la ciencia es lastrar las posibilidades de recuperación en un futuro inmediato". Antes aún, carta de Joan Guinovart a El País: "¿Hundir la ciencia por el precio de seis 'ronaldos'?", con un duro llamamiento final: "Presidente, recuerde sus promesas y su compromiso (con la I+D). Dijo que no nos fallaría. No lo haga. No ahora. No en este tema. No hipoteque su futuro y el de toda España por el precio de medio equipo de fútbol. No nos falle, presidente".

Lo triste es que Zapatero ha fallado ya en tantas cosas... Las encuestas electorales de los últimos días, favorables al PP, publicadas en El País, La Razón y La Vanguardia, o la de El Periódico, centrada en la alcaldía de Barcelona, más que un aumento de simpatías hacia el PP, lo que reflejan es un desencanto y un desapego de muchos de los votantes que le dijeron a Zapatero "no nos falles" y que se han dado cuenta demasiado tarde (me incluyo) de que este individuo es un verdadero timo.

No hay comentarios: