sábado, enero 02, 2010

Vergüenzas ajenas y fallos internos

Vergüenzas ajenas:

Egipto sigue bloqueando el paso de los activistas internacionales pro palestinos que pretenden ir a Gaza para conmemorar y condenar los bombardeos practicados hace un año contra Israel, que ha inaugurado 2010 bombardeando dos túneles. Hay personas en huelga de hambre, entre ellos dos mujeres. Una catalana de 63 años y una superviviente del Holocausto, una estadounidense de 85. Mientras, cientos de personas, en su mayoría israelíes, protestan contra las colonias judías en Jerusalén Este. Año nuevo, misma historia. En Moscú tampoco te puedes manifestar, ni de forma pacífica: decenas de detenidos. Más vergüenza en EEUU, donde se han desestimado los cargos contra los miembros de la empresa de seguridad Blackwater acusados de una matanza contra civiles en Bagdad, en 2007. Irak ha mostrado su decepción y anuncia que seguirá adelante con la demanda a dicha empresa.

Fallos internos:

El Ministerio del Interior ha hecho públicas las estadísticas de 2009, según las cuales murieron en las carreteras españolas menos de 2.000 personas, todo un récord en positivo, aunque estemos hablando de algo tan triste. Pero no deben olvidar que habría menos aún si se mejoraran las señalizaciones y el estado de, sobre todo, las vías secundarias, y si algunos radares, en vez de estar ubicados con intención recaudatoria, estuviesen de verdad donde deben, en los puntos negros. Y no he visto al ministro hacer ninguna autocrítica.

Estrenamos año y sigue la opacidad contable y la falta de control efectivo sobre las cuentas de la Casa del Rey. Todo lo contrario de lo que está a punto de ocurrir en el Reino Unido. Tenemos pues un nuevo-viejo ejemplo de déficit de transparencia y calidad democrática en España.

Siento ser tan pesimista en la primera entrada del año, es lo que hay.

No hay comentarios: