martes, diciembre 29, 2009

Humanidad 3, Especulación 0

Caso 1: El Supremo confirma los cuatro años de condena contra el ex alcalde de Andratx por construir un chalé ilegal, y de tres contra el ex director general de Ordenación del Territorio del Gobierno balear. Lo relevante de la sentencia del TS se halla en los párrafos en los que critica la situación desastrosa a que ha llegado el litoral español a causa de la construcción desmesurada. Dice que "la desastrosa situación a que, a pesar de la normativa legal y administrativa, se ha llegado en España respecto a la ordenación del territorio, incluida la destrucción paisajista, justifica que, ante la inoperancia de la disciplina administrativa, se acuda al Derecho Penal" e insiste en que esa interpretación de las normas y la falta de valoración de la perspectiva paisajística en la ordenación del territorio es lo que ha llevado "a la situación desastrosa de algunas partes de España en orden a la ordenación del territorio".

Caso 2: El grupo empresarial Polaris World, máximo exponente del turismo de 'resorts' residenciales en la costa, ha comunicado al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia que está en negociaciones con sus acreedores para resolver la deuda que tiene con ellos y evitar así, hasta dentro de tres meses, solicitar al tribunal el concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos. La deuda de Polaris asciende a 900 millones, según se publicó el pasado verano.

Caso 3: Un pastor de ovejas le gana la partida a una urbanización de 2.285 viviendas y un campo de golf. El Supremo ha suspendido el plan parcial porque la posible insuficiencia hídrica afectaría al interés general. Es decir, lo que puede pensar cualquiera con dos dedos de frente, menos el promotor y el constructor: que no se deben construir complejos residenciales y menos con campo de golf incluido, en una zona donde no esté garantizado el suministro de agua.

Otro caso de justicia, esta vez animal. Tendría que titular "Perros 1, Cafres 0". Un juez de Granada ha retirado a una persona la custodia de un perro por maltratarlo de forma sistemática. Tras una primera condena hace dos años a una multa de 720 euros por malos tratos por parte del mismo juez, el magistrado ha optado ahora por separar al animal de este hombre, cuyo cuidado le encomendó su verdadero dueño, más otros 720 euros de multa. El animal ha quedado bajo la custodia de una asociación de protección animal de la capital granadina. Bastante completo, con vídeo, en El País, tratado en origen por Ideal, en su edición granadina.

1 comentario:

Angel Cabrera dijo...

Aún hay esperanza :)