jueves, diciembre 31, 2009

Como vidente no tiene precio

O se equivocó o miente, o es tonto o se lo hace o nos lo está llamando a nosotros. Pero lo que es seguro es que si viviera de sus predicciones, Zapatero estaría en la ruina. Eso puedo yo sacar del buen artículo de Ignacio Escolar hoy en Público.

Zapatero, ayer: “En alguna ocasión, he pensado que no estuve muy acertado con aquel estéril debate sobre si estábamos en crisis o en desaceleración. Provocó una sensación equívoca en la ciudadanía”. ¿Sensación equívoca? En todo caso la que él nos quiso inocular. Si en la campaña electoral negó la crisis, luego habló de desaceleración y no quiso reconocer la realidad hasta hace bien poco, la culpa no es nuestra, sino suya.

Escolar repasa los discursos de fin de año del presidente del Gobierno desde 2006 hasta ayer mismo, y la conclusión es que en todos se ha equivocado o mentido en algo cuando ha hecho los "vaticinios" para el año siguiente. Pues si tenemos en cuenta que él es el capitán del barco, esta ilustración de El País no iba tan desencaminada:

No hay comentarios: