domingo, diciembre 27, 2009

Un día para no leer el periódico (I)

Categoría 1: Fomentando el alarmismo.

Noticia de portada en la edición de este domingo de El País, acompañada de la foto de un perro adiestrado que olfatea equipajes en el aeropuerto de Detroit:


Desde aquí, muchas gracias al portadista de El País por contribuir a la paz y el sosiego de todos cuantos vayan a viajar en avión estos días.

Categoría 2: "Flipados" o "Cómo me molo".

Esta vez es en la portada de Público. Noticia principal:


Y digo que lo flipan, los del periódico en este caso, porque ya es de libro que digan que Zapatero es capaz de liderar algo, y segundo, qué se supone que va a liderar si ahora con la presidencia fija de Van Rompuy, el titular de la presidencia rotatoria va a pintar menos todavía que antes. ¡Al loro! Aquí mandan, primero, Francia y Alemania; luego, el presidente de la Comisión; después, el nuevo presidente fijo -lo que le dejen-, y ya por último, el rotatorio. Y que no me vengan con cuentos chinos. ¡Que éste no manda ni en su escalera!

Aquí, en un destacado del mismo rotativo, la que lo flipa, pero de verdad, es la ministra de Medio Ambiente:


¡¡¡Pero si los que bloquearon la cumbre fueron Estados Unidos y China, que no querían pactar una cifra de reducción de emisiones!!! ¿¿¿Espinosa, qué trola me estás contando???

Habrá segunda parte, que si esto les ha parecido fuerte, verán lo que viene, esos se han esnifado toda la tinta de la redacción...

2 comentarios:

Angel Cabrera dijo...

Lo del atentado va a traer cola y será el justificante que les faltaba para saltar cualquier tipo de resistencia ante el abuso contra el ciudadano que se da en los aeropuertos. Yo propongo algo irreal... volver a viajar en barco. Y si es continental, en tren.

:)

Angel Cabrera dijo...

Hola, leída tu sugerencia en mi blog. Gracias. La verdad, no sé si habrá que ceder derechos fundamentales en los aeropuertos en garantía de nuestra seguridad o habrá que exigir esos derechos aunque peligre la seguridad. Honestamente, no lo tengo nada claro.

Yo, por si acaso, tiendo a viajar en barco entre las islas, aunque tarde horas y no 20 minutos en un vuelo. Y si estuviera en Península haría uso intensivo del tren. :)