miércoles, noviembre 25, 2009

Orden y alegaciones: dinero bloqueado

Orden ministerial de desarrollo de la Ley del Cine: no es que no vaya a haberlas: están suspensas. Las ayudas se retrasarán hasta que la Unión Europea estudie las alegaciones presentadas por el colectivo de Cineastas contra la Orden, las revise y compruebe que se ajustan a la legalidad. Sabiendo que "es un trámite normal y corriente la decisión de la Comisión Europea de dejar en suspenso la aplicación de la orden ministerial" -texto de El País-, causado porque, según González-Sinde, "Simplemente quisimos hacer un trámite más rápido para que los cineastas se beneficiaran de la orden, y se ha convertido en un trámite ordinario como pasa en otras materias"... ¿No puede la señora ministra reconocer que ha podido ser un error querer ir tan rápido? Y, ¿no deberían haber esperado a conocer la decisión comunitaria sobre esta orden, que regula las ayudas, antes de publicarla en el BOE? Total, como también han retrasado meses las ayudas a los masters, según dicen por incluir los doctorados...

Sí que dijo lo de mandar al exilio a Guardans si algo salía mal: "Finalmente se le preguntó si, en caso de que la orden sea derogada por la Comisión, se enviará al exilio a Bruselas al director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) del Ministerio de Cultura, Ignasi Guardans, tal y como bromeó la ministra hace unos días. "No, no va a pasar, pero bueno, si ocurre algo, que no creemos que pase, sí lo enviaremos a aprender en conferencias en Bruselas. Ahora en serio, no va a rodar ninguna cabeza. Insisto, no tenemos aún la notificación con las alegaciones". ¿Rodarán cabezas? Ojo, que mancha.

Ayer en Hora 25 de la SER, Ignasi Guardans echó a la reclamación de Cineastas contra la Orden toda la culpa del retraso, en lugar de entonar el 'mea culpa' por pasarse de revoluciones: "Estábamos en un proceso de consulta de las ayudas públicas al cine, que es un procedimiento normal, pero que era un procedimiento simplificado y que por tanto iba 'a uña de caballo', es decir, que iba muy rápido, tranquilamente. Y ha aparecido una denuncia, con una serie de acusaciones contra el Gobierno, planteadas contra una serie de personas -nótese el desprecio tanto a la denuncia como a los denunciantes, un colectivo con nombre propio, al que despersonaliza-. Lógicamente la Comisión Europea pues -muletilla- ha suspendido lo que era un procedimiento de urgencia, (...) simplificado, que hubiera permitido aprobar esto pues prácticamente sin más trámite hasta que el Gobierno español pues -muletilla- pueda responder a estas acusaciones, por tanto ha transformado lo que era un procedimiento simplificado en un procedimiento ordinario -segunda vez que lo dice, como si su interlocutora fuera imbécil- en el que, frente a unas acusaciones, se le da voz al Gobierno para que se explique -y vuelta la mula al trigo-, cosa que el Gobierno hará tan pronto pueda y que es verdad que esto puede lógicamente retrasar las cosas, puede impedir que el año 2010 empiece con un sistema claro y en vigor, podría ocurrir y podría causar algún perjuicio". "Las ayudas van de año en año (...) Las de 2010 habría que convocarlas en diciembre para que los distintos candidatos y potenciales beneficiarios puedan concurrir, y los plazos, que en la administración son muy importantes, puedan empezar el 1 de enero y eso es posible que se retrase (...) Porque claro, lo lógico es que claro, si alguien lanza una pedrada contra el Gobierno en Bruselas (...) llamen al Gobierno a decirle que 'usted de esto qué piensa', y eso es incompatible con un procedimiento simplificado".

Pues un director general no debería emplear expresiones como "si alguien lanza una pedrada contra el Gobierno en Bruselas". Es evidente que no pensaba que fuera a haber ninguna reclamación. Pero lo grave es que un representante público, encima un alto cargo, no sea capaz de admitir que el colectivo Cineastas contra la Orden, como cualquier otro ciudadano, está en su derecho de plantear las alegaciones que considere oportunas. No es "una pedrada", sino un derecho legítimo que les asiste y del que hacen uso los reclamantes. Esto dice muy poco en favor del talante o las convicciones democráticas de Guardans. Intentemos ser comprensivos: igual sólo era que estaba enfadado y se le calentó la boca.

En un tono más conciliador se ha expresado la ministra, al declarar que "Toda organización tiene derecho a reclamar en Europa y esto es lo estupendo de vivir en democracia". Y aquí chirría lo de "esto es lo estupendo de vivir en democracia", porque parece que lo dijera mientras lo que le chirrían son la sonrisa y los dientes. Queda muy bonito eso de decir que te encanta la democracia y decir que se es más demócrata que nadie, pero en este caso, más que decirlo sinceramente, daría la impresión de que por dentro estuviera pensando algo muy diferente... Señora ministra: la democracia se demuestra como el movimiento, andando. O sea con acciones, no con palabras. Así que dispóngase presto, junto a su 'estupendo' director general, a responder a las alegaciones, y mientras, a tragar quina.

Como destaca la información de Público: "De momento, mientras Bruselas deshoja la margarita, resuenan las palabras pronunciadas por Guardans hace unas semanas: "El cine español tiene ágoras y peliculitas". Pues resulta que los que hacen las peliculitas han salido peleones". El señor Guardans quiere dar dinero a las 'ágoras', que no lo necesitan tanto porque tienen un gran estudio detrás, mucha promoción y les irá a ver mucha gente, frente a las 'peliculitas', que ni de lejos tienen tantos recursos y que necesitan un golpe de suerte muchas veces para 'pegar el pelotazo', como pudieran ser 'La soledad' de Jaime Rosales o el primer 'REC' de Plaza y Balagueró en el caso español o 'Juno', 'Pequeña Miss Sunshine' y 'Paranormal Activity' en EEUU, ésta última incluso con estrenos bajo demanda del público. Y olvida el director general del ICAA lo que sí han dicho desde Cineastas contra la Orden: Amenábar, el mismo de 'Ágora', empezó haciendo 'peliculitas'. Sin 'Tesis' no existiría 'Ágora', y 'Tesis' no existiría sin los cortos que realizó con anterioridad.

Desde Bruselas dicen (audio de la Cadena SER no disponible en su web) que es una medida cautelar hasta estudiar las alegaciones, y que el Gobierno español puede seguir procesando las ayudas pero que no podrá otorgarlas hasta que termine el proceso.

La SER incluye en su web una encuesta con la pregunta: "¿Estás a favor de las ayudas públicas a la industria del cine?". La pregunta está mal hecha. Una cosa es el cine industrial o la industria cultural, las grandes producciones, el negocio puro y duro, y creo que otra bien distinta el cine hecho con pocos recursos, el de la gente que empieza, el que se hace en países pobres -porque se hace, sí-, el destinado a denunciar, a contar cosas que de otro modo no nos llegarían... Lo podemos llamar cine alternativo si queremos, pero ese tipo de cine sí merece ser atendido. El cine como 'industria', no; el cine como 'cultura', sí. Y la orden del Ministerio sólo parece entender de la primera opción, en eso se basan en parte las alegaciones.

Por fin el diario El País se digna a dedicar un editorial a la situación de Aminatou Haidar. Otorga a Marruecos la responsabilidad de lo ocurrido pero pone de relieve la inoperancia y los errores de las autoridades españolas.

Un comité de la ONU acusa a ONG españolas de financiar a un grupo armado de la etnia hutu acusado de crímenes de guerra en el Congo.

Leire Pajín ya es senadora por la Comunidad Valenciana. En fin, estaremos atentos a sus ocurrencias y a sus obviedades.

Actualización sobre el apartado 'Música sin ley' de mi post del lunes por la noche: El Ministerio de Cultura, a través del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem), reactivó ayer el estudio de la Ley de la Música, después de que el sector recibiera mensajes contradictorios en los últimos meses desde las dos instituciones.

No hay comentarios: