lunes, junio 22, 2009

La Coalición, esa perdonavidas. Y Enjuto como paradigma.

Coalición/ Sinde: Ángeles González-Sinde, que argumenta la permanencia de su Ministerio diciendo que "alguien tiene que defender los intereses de la Cultura" (¿no será los de sus amigos?) ha valorado de forma positiva la propuesta de la Coalición de perseguir las páginas webs que facilitan las descargas -"cerrar esas 200 páginas que se lucran"-, en vez de a los usuarios. La ministra lamenta "la facilidad para copiar" que existe en Internet y dice sobre el "usuario tipo" de la red que "no todos somos como Enjuto Mojamuto", el personaje creado por Joaquín Reyes. Nivelazo de respuesta, vaya. Al nivel que tiene este Gobierno, tampoco es para sorprenderse a estas alturas.

Enrique Dans carga duramente en su blog contra la propuesta de la Coalición de Industrias y Contenidos. ¿A qué equivale decir que "renuncia -de momento- a perseguir al usuario"? ¿A que adopta el papel de perdonavidas? La Coalición propone que haya un organismo encargado de, previa denuncia de los tenedores de derechos, proceder al cierre de los sitios web. O sea, pasando por encima de la Policía y de los jueces. Su presidente, Aldo Olcese, no vaciló en acusar a las operadoras de financiarse con el intercambio de archivos. Esto al poco de romperse las negociaciones entre Redtel y la Coalición, la cual se da un plazo de un año a la espera de una reacción por parte del Gobierno, y si no, entonces irán a por los usuarios. En este sentido, Olcese dijo tener "la convicción" de que el Gobierno "va a hacer algo y pronto". ¿Sabe este señor algo que nosotros no sabemos pero que deberíamos saber?

Ya es raro que la Coalición proponga luchar contra las webs que proveen de contenidos ilegales de forma masiva a través de un organismo administrativo (que podría ser la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones) y no de un juez, cuando González Sinde ha anunciado que la regulación de los derechos de autor en España "no va a ser el modelo francés, que provoca un rechazo en los tribunales".

Como dice Dans: "¿Acaso la tal Coalición cree que puede cambiar las leyes a su conveniencia, decidir unilateralmente que quiere resucitar la liberticida figura de la “autoridad competente” y andar, cual espada del Cid, cerrando webs a su antojo?" El profesor del IE Business School compara las pretensiones de Olcese con las actuaciones de China, donde se cierran sin miramientos las webs opositoras al régimen sin protección jurídica que valga.

E. Dans alerta de igual modo de la decisión tomada por el Parlamento alemán, tendente a controlar y censurar la red bajo la excusa de luchar contra la pornografía infantil. Claro, ¿quién no querría luchar contra eso? Pero si abona el terreno para propósitos adicionales entramos en el pantanoso terreno del posible control de Internet por un "órgano" gubernamental y no por los jueces.

Por otro lado, Alex de la Iglesia ha sido elegido presidente de la Academia del Cine al ser el único candidato. Dijo que iba a ser "combativo" con la piratería. ¡Pero que no se enteran! El cine español no aumentará sus espectadores así, porque la gente no lo ve ni en salas, ni en Internet ni pirateado: no interesa, ¿queda claro?

La Asociación de Internautas, cuando se cumple un año del inicio de su aplicación, ha determinado en su asamblea anual que seguirá pidiendo la supresión del canon digital.

Mientras, el músico Moby se horroriza ante la millonaria multa de 1,92 millones de dólares por compartir 24 canciones en Internet y pide la desaparición de la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA). La SGAE usamericana, vamos.

Guerra Soto/El País: El País dijo que Pablo Soto no permite la descarga de sus programas, quizá tratando de desacreditar a alguien que se ha convertido en poco menos que un héroe, y al final de ese artículo, en algo que parece más desahogo personal que verdadera información, el autor del texto, Ramón Muñoz, -el mismo que informó de forma tendenciosa sobre el proceso de La Rioja contra el portal infopsp- soltó que "es preciso puntualizar que los abogados de Soto han vetado a EL PAÍS por considerarle un medio hostil" tras publicar aquella "sentencia" (que es dudoso calificar como tal puesto que no hubo finalmente juicio), a la par que mencionaba cómo defensores de la SGAE también habían cargado contra el periódico por todo lo contrario.

Uno de los abogados de Soto, el sevillano David Bravo, todo un experto en derecho de la propiedad intelectual y redes P2P, contestaba a Muñoz en su blog. Son varios los artículos de Muñoz en El País en contra de las descargas y de la libre distribución de archivos por la red, alguno más de los que Bravo cita, y todos desde el nombramiento de Sinde. En los comentarios de ese post, desde entonces, se han ido añadiendo defensas a la labor de Muñoz por parte de un amigo suyo, M.A. Uriondo, seguidas de la respuesta de Bravo, de un extenso alegato del propio Muñoz, que se supone es periodista y hasta tiene premios por ello -qué asco-, en su descargo y atacando a Bravo. El letrado le ha respondido y a continuación se suceden un gran número de comentarios de diversos usuarios contestando a Uriondo y Muñoz, sobre todo las razones, modos y sobre todo intereses que parecen mover a este último, así como criticando muy duramente la postura tomada por el diario El País y acusando al diario de Prisa de ejercer la censura en los comentarios. Y Muñoz ya carga directamente contra Bravo en sus artículos, citando lo dicho en el blog: "David Bravo, uno de los tres abogados de Soto, justifica en su blog este detalle" (...). O puntualizándole: "A Bravo se le olvida decir que..." (...).

La guerra ya ha pasado de la red a hacerse pública en otros medios. Bonito marrón para el maltrecho prestigio de El País en el peor de los momentos posibles para el grupo Prisa, ya que su solvencia económica aún no está asegurada.

Fútbol:
España juega el miércoles contra EE UU en las semis de la Confecup. Ante la posibilidad de que el propio Barack Obama vaya a ver el partido in situ, la RFEF se prepara para una posible avalancha de peticiones de autoridades para ir a Sudáfrica. Cuando se trata de salir en la foto con el líder del mundo libre, los políticos españoles son de lo más rápidos perdiendo el culo. ¿Irá Zapatero?

Garoña: Greenpeace recurrirá la decisión del CSN de prorrogar la vida útil de Garoña, al entender que en el proceso ha incumplido al menos dos leyes, siendo hoy el día en que Miguel Sebastián iba a poner sobre la mesa la posibilidad de que la central siga en activo por un periodo máximo de seis años. El CSN tiene hasta el cinco de julio para responder. Esta semana las organizaciones ecologistas se movilizan a favor del cierre.

Ley de Extranjería: hay pocas cosas más gratificantes como que un tribunal tumbe en parte una ley que vulnera los derechos de las personas. Esto acaba de pasar con la Audiencia Nacional, que obliga "por circunstancias extraordinarias" a legalizar la situación irregular de una mujer cubana al tener un hijo de nacionalidad española, en contra del criterio empleado por la Secretaría de Estado de Inmigración, que se lo denegó argumentando que esa posibilidad no estaba recogida en el reglamento de la Ley de Extranjería. Señores del Gobierno: ¿han sopesado la posibilidad de que el reglamento sea injusto y haya que cambiarlo?

Magdalena Álvarez se despidió con una comilona en Málaga antes de ocupar su escaño en el Europarlamento.

Televisión: varios grupos de la oposición piden la devolución del proyecto de ley para la supresión de la publicidad en TVE, la alta definición sigue su camino imparable y El Mundo ataca la postura de oposición mostrada por Prisa hacia la TDT de pago argumentando que dicha empresa está preparada para ofrecer esos contenidos y que lo que de verdad les molesta es la competencia. El panorama comunicativo español no puede tener ni un minuto de paz.

No hay comentarios: