jueves, diciembre 03, 2009

Por qué manipula de nuevo 'El País'

Sobre cómo refleja hoy el periódico en cuestión el Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en la red, y en suma contra las reformas a la LPI y a la LSSI que el Gobierno intenta colar de rondón en el articulado de la Ley de Economía Sostenible. Este periódico tergiversa y manipula de nuevo con este tema. Que sólo cuenta una parte de las cosas, vamos.

"El éxito de un manifiesto", de Adrián Segovia.

"El Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, presentado por el Gobierno en el Congreso y que afecta especialmente al uso de Internet como hasta la fecha lo conocemos, ya que incluye algunas cláusulas en las que, bajo orden de una comisión de ámbito nacional integrada por expertos independientes, se podrán cortar servicios de Internet a los que proporcionen enlaces de descarga a música y películas sin pagar derechos de autor".

"La ley antidescargas aviva el enfrentamiento entre la industria cultural y la comunidad internauta", sin firma.

"La inclusión en el anteproyecto de ley de Economía Sostenible de una modificación legislativa que permitirá la creación de la Comisión de Propiedad Intelectual que tendrá la potestad de bloquear las páginas web que alojen o faciliten sin permiso enlaces de archivos sujetos a derechos como películas, canciones y videojuegos ha desatado la polémica, y ha avivado el enfrentamiento de la industria cultural y la comunidad internauta".

"Periodistas y profesionales de la Red suscriben el manifiesto 'En defensa de los derechos fundamentales en Internet' - Protestan contra la legislación que permitirá bloquear páginas web de descargas", sin firma.

"Un grupo de periodistas, blogueros, responsables de páginas web, profesionales y creadores de Internet han redactado un manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en Internet", en el que rechazan la nueva legislación prevista en la Ley de Economía Sostenible para la salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual, y la creación de una comisión administrativa dependiente del Ministerio de Cultura que tendrá la potestad de bloquear páginas web de enlaces, sin que sea preciso la intervención judicial".

"Nace la 'policía' cultural de Internet - Una comisión administrativa podrá bloquear las 'web' que faciliten las descargas 'piratas' de cine o música - La intervención judicial no será indispensable", de Ramón Muñoz.

"Se llamará Comisión de Propiedad Intelectual y tendrá unos poderes hasta ahora inéditos para un órgano administrativo, puesto que suya será la potestad de bloquear las páginas web que alojen o faciliten sin permiso enlaces de archivos sujetos a derechos como películas, canciones y videojuegos. La tutela judicial del proceso, que en el caso del corte de las conexiones de los internautas particulares nadie pone en duda, queda al menos en entredicho, en el caso del bloqueo de las web, que podrá ser decidido en primera instancia por la citada comisión".

¿A que parece que está bien? Pues no, porque apenas mencionan que se obligará a las empresas de telecomunicaciones a facilitar los datos de los usuarios susceptibles de haber cometido infracciones, para lo cual alguien tendrá que averiguar qué uso han hecho de Internet dichos usuarios y si se han bajado contenidos protegidos. De modo que el secreto de las comunicaciones se podría vulnerar sin necesidad de un juez, por mucho que la ministra de Cultura haya dicho que siempre actuarían con denuncia previa y que los procedimientos se remitirían a los jueces. Pero eso no es lo más grave que yo aprecio en estos artículos. Y es que se obvia que, si en base a los poderes que se arrogue dicha comisión de "expertos independientes" (ja y doble ja), pueden cerrar páginas web de enlaces, también pueden hacer como en regímenes dictatoriales (ejemplo, China): ejercer la censura y cerrar todas aquellas páginas web que alberguen contenidos que a los señores de la comisión les resulten incómodos, incluidos los blogs o bitácoras. Ése es el temor que circulaba por la red nada más conocerse el contenido de la Disposición Final Primera, que no figuraba en el anteproyecto hecho público el viernes. La propia González Sinde reconoció el martes en el Senado que la intervención de un juez no tendrá por qué ser necesaria y que será la Comisión quien valore esa opción.

Y más errores intencionados de El País este jueves.

"Avisos, multas y cortes de suministro - La legislación a nivel europeo incluye todo tipo de sanciones, incluidas las penas de prisión, para quienes atenten contra los derechos de autor en el ciberespacio", firmado por varios corresponsales.

"El Gobierno francés ataca a la piratería en Internet con la polémica amenaza de cortar la conexión a los internautas que se descarguen contenidos ilegales por una duración de hasta un año, tiempo durante el cual deberá seguir pagando su cuota".

"Los usuarios británicos descargan sólo una de cada veinte canciones de forma legal en la Red, dato ilustrativo que ha propiciado el endurecimiento de las medidas contra la piratería informática y por primera vez la amenaza real de desconectar Internet a los reincidentes".

"Las descargas de música o películas protegidas por copyright son ilegales en Alemania. (...) En teoría, la ley prevé hasta tres años de cárcel por vulnerar los derechos de autor".

"El país transalpino es uno de los líderes mundiales en piratería tradicional y online. El Gobierno de Silvio Berlusconi ha prometido intensificar sus esfuerzos en un negocio que en Italia está, en muchas de sus vertientes, en manos de las mafias".

Sí, todo eso de los derechos de autor y las descargas ilegales está muy bien, pero insisto: esta reforma abre la puerta a la censura de los blogs que no le gusten al gobernante de turno. Lo que hace El País es tergiversar el meollo del debate, mostrar sólo una cara de la moneda, llevar el debate a donde les interesa como proveedor de contenidos, a saber: que los internautas somos todos unos ladrones y que los creadores son sistemáticamente asaltados. Cuando hay creadores que ponen su obra a libre disposición en la red y cuando en muchos casos Internet ha servido para aumentar la popularidad de muchos.

Y lo peor es el artículo principal que hoy le dedica este medio al asunto. "La 'ley antidescargas' inflama Internet - El proyecto del Gobierno de bloquear las 'webs' de intercambio sin permiso reabre la lucha entre industria cultural e internautas - Duro manifiesto contra el plan", de Ramón Muñoz. Este señor es perfecto para enseñarnos cómo NO se debe redactar una noticia. Bien porque falta a la verdad, bien porque hay partes donde deja ver su opinión personal o se le escapan "ingeniosas ocurrencias" o licencias estilísticas muy dudosas. Empecemos:

"Internet echa chispas. Y la hoguera la ha encendido el Gobierno con su decisión de incluir en el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible la creación de una Comisión de Propiedad Intelectual que permitirá bloquear las páginas web que alojen o faciliten sin permiso enlaces de archivos sujetos a derechos como películas, canciones y videojuegos".

¡¡¡MEEEECCC!!! Error. Volvemos a lo mismo: la redacción del anteproyecto es tal que faculta para el cierre de cualquier página web, no sólo que albergue contenidos, y que a la "comisión independiente" no le haga gracia. ¿Que actuarán bajo denuncia previa? ¿Y qué? España está plagada de gente que se pica por cualquier cosa, solo que no se lían a poner denuncias como en EEUU (bueno, quizá Manos Blancas sí). En suma, no faltarán denuncias, ya se encargarán las discográficas, las productoras o las entidades de gestión.

"Miles de usuarios y profesionales de Internet consideran que la iniciativa del Ministerio de Cultura vulnera el derecho fundamental de libre acceso a los contenidos, crea un estado policial en la Red, y tiene un dudoso encaje legal al dejar abierta la puerta a prescindir de la intervención judicial para el cierre de páginas".

Correcto lo que está en negrita, es lo único apenas coherente del texto.

"Por su parte, la industria cultural, con el respaldo de miles de artistas y creadores (...)".

Ah, miles. Según dice más abajo: "(...) la guerra de manifiestos. Al firmado por 2.500 músicos...". 2.500 no son miles. Son 2.500. Necesita un "manifestómetro". Miles son los 275.000 firmantes por un ADSL más barato y universal. Sebastián no quiso recibir a quienes las portaban, pero sí a estos musiquillos, que por cierto no había demasiados grandes nombres entre ellos, con sonadas ausencias, e incluso algunos de los que fueron no estaban de acuerdo en el fondo de la protesta, como Conchita o Carmen París, que amplía su criterio en otro artículo junto al sevillano Tote King, que por cierto se pagará de su bolsillo su próximo álbum.

Sigamos. Estimo que refleja la opinión plasmada por Enrique Dans en su blog, no que el señor Muñoz haya hablado con él -es calcada-. La opinión de Víctor Domingo y Julio Alonso sí parece recogida directamente.

"Tal es el susto (de la ministra), que para hoy ha convocado una reunión urgente con una decena de gurús de Internet (...) González-Sinde tratará de tranquilizar los ánimos con esta decena de sabios, y aclararles, entre otros aspectos, el papel de los jueces en el proceso de control de las descargas". Como sólo citaba seis, yo esperaba poder enterarme de los demás nombres (o sea, que los medios le den a esto una relevancia similar a la entrega del manifiesto de los músicos en Industria). PD: Y resulta que al menos la web de RTVE sí nombra a los diez integrantes de la misión. El PP también les convoca a otra reunión.

"El Partido Popular también se sumó a la fiesta. Su responsable de Comunicación del PP, Esteban González Pons, optó por la ocurrencia ("González-Sinde, es la Gran hermano de Internet") y acusó a Cultura de "tirar por la ventana la protección de las garantías de los derechos civiles"". Aquí es donde digo que Muñoz tira de dejar ver su opinión personal o se le escapa una licencia de estilo cuestionable. Por muchas tonterías que haya podido decir González-Pons últimamente, de Internet sí sabe, y bastante, y lo de "se sumó a la fiesta" y "optó por la ocurrencia" son chascarrillos, un lenguaje demasiado coloquial que considero inadmisible si lo comparamos con el tono general del texto y el tema del que se trata. Parece que se haya querido echar unas risas a costa de González-Pons.

Al final, tras recabar las opiniones de la Coalición y de Promusicae -menos mal que esta vez ha buscado fuentes de ambos bandos, no como entonces- se permite una nueva gracieta, si acaso para burlarse de todos los internautas y del Manifiesto: "Arde Internet, pero queda mucha leña por arder. Hasta al menos otoño de 2010 no funcionará la Comisión de Propiedad Intelectual. Guarden gasolina". Ja, ja, qué bueno. Está claro que debe creerse muy gracioso, el individuo.

"Si quieres que algo sea hecho, nombra un responsable. Si quieres que algo se demore eternamente, nombra una comisión" (atribuida a Napoleón Bonaparte). Veremos.

No hay comentarios: