martes, diciembre 01, 2009

Juego sucio

Resulta que El País publica este martes que el Gobierno va a aprovechar el "cajón desastre" (que no "de sastre") que supone la "ley de economía sostenible" para colar de rondón la restricción o el corte de las conexiones a Internet en defensa de los derechos de autor. En concreto, dice, "ésta es una de las modificaciones más importantes que se introducen en el texto de la nueva Ley de Economía Sostenible para dar más cobertura a la lucha contra la piratería en Internet". Y ustedes se preguntarán (yo al menos): ¿Qué relación tienen las descargas y los derechos de autor con la llamada "economía sostenible"? Pues yo creo que NADA. Pero ocurre que van a introducir la "salvaguarda de derechos de la propiedad intelectual" como motivo para la restricción por orden judicial. ¿Cómo? Pues de tapadillo, claro. Por la puerta de atrás. Juego sucio.

La disposición final primera de la ley modifica las dos leyes relativas a la materia, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y La Ley de Propiedad Intelectual (LPI), la primera creada en tiempos del PP (2002) y la segunda creada en 1996 y modificada dos veces en el verano de 2006, es decir, en ambos casos bajo gobiernos socialistas. Se añade a la LSSI la "salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual" como uno de los cinco motivos por los que se puede restringir y, en su caso, interrumpir la prestación del servicio, aunque siempre por la autoridad judicial competente. El artículo 8.1 de la LSSI sólo contempla hasta ahora cuatro causas para la restricción del acceso a Internet. Según el texto, se introduce un nuevo apartado en ese mismo artículo en el que se otorga a los "órganos competentes" la potestad de exigir a los operadores que identifiquen a aquellos "responsables" que estén realizando actividades presuntamente vulneradoras de los derechos de autor. "Los prestadores estarán obligados a facilitar los datos que dispongan", afirma el texto, que permitan la identificación de quien esté realizando la conducta vulneradora.

Y viene la peor parte, por si lo anterior no fuera ya sospechoso: "Con esta modificación legislativa se prepara el terreno para un amplio conjunto de medidas que serán presentadas a mediados de este mes para el control de las descargas de archivos, y que no incluirán en ningún caso la desconexión de los internautas particulares, centrándose en la persecución de las web de enlaces". ¿Alguien se lo cree? Yo no.

Luego pasa a hablar de la Ley de Economía Sostenible sobre lo ya conocido con anterioridad, y otros detalles que no habían trascendido, cuyo articulado hizo público ayer el Ministerio de Economía. El anteproyecto define economía sostenible como, dice el artículo, "un cajón de sastre en el que cabe casi todo", pero que no concreta absolutamente nada, a saber: "A los efectos de la presente Ley, se entiende por economía sostenible un patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva, que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y que garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales, de forma que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades". ¿Perdone? Bravo por el lenguaje críptico que consiste en hablar mucho sin decir nada...

En esa inconcreción y ese cajón de-sastre abundaba el editorial de La Vanguardia del sábado: "El anteproyecto de la ley de Economía Sostenible aprobado por el Consejo de Ministros es un compendio de medidas inconexas, que pueden ser útiles en algunos aspectos, pero no responde a las expectativas que podrían derivarse de tan pomposo y ambicioso título".

En definitiva parece una especie de "Ley Ómnibus", como la aprobada en junio para el sector servicios, en la que meter con calzador casi de todo, y en la que el PSOE acaba de introducir una enmienda en el Senado para que los vecinos de aeropuertos tengan "la obligación" de soportar el ruido y frenar la cascada de sentencias contra AENA. La Asociación Nacional de Vecinos contra el Ruido y el Riesgo de los Aeropuertos tildó ayer de "perversa y de ataque a los derechos fundamentales" la enmienda y califica la "Ley Ómnibus" de "rodillo". De esta ley ya se han quejado otros colectivos como los taxistas y los loteros, al considerar que el Gobierno se extralimita en algunos casos, liberalizando varios sectores profesionales.

Podemos calificar la "ley de economía sostenible" de "ley ómnibus bis", ya que reforma un buen número de legislaciones de golpe, en vez de tratar cada ley de forma individualizada: el servicio universal de banda ancha, la Comisión Nacional de la Energía, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, la Comisión Nacional de Competencia y la del Sector Postal, el sector financiero, las fusiones, los seguros o la formación profesional. Un batiburrillo perfecto para meter barbaridades casi sin que te enteres. Será lícito, pero ético, digo que no.

Brevedades:

Ayer fue el último artículo de Enric González en El País antes de partir hacia Jerusalén. En ECD aseguran que sus últimas columnas no han gustado en la planta noble de Prisa. Mencionan la del miércoles y la del jueves de la semana pasada, pero a mi entender la más dura ha sido precisamente la última, la de este lunes, titulada "Lucro".

Noticias buenas del exterior. 1- Los ordenadores de un centro de datos suministrarán calefacción a Helsinki. El calor que generarán se canalizará por la red de agua caliente. 2- La ciudad alemana de Colonia tendrá acceso a Internet de mil megas. Actualmente oferta ADSL de 100 Mb por 29,90 euros al mes. A ver si toman ejemplo aquí.

Noticia buena de aquí. Industria regula los mensajes cortos (SMS) en los concursos de televisión. Hasta ahora, algunas cadenas pasan los rótulos a toda velocidad y en un cuerpo de letra minúsculo. A partir de este viernes el precio deberá ser legible y el número de llamadas aparecerá en pantalla. Se agilizan, igualmente, los trámites para darse de baja de este tipo de servicios. Que se cumpla.

No hay comentarios: