lunes, noviembre 16, 2009

Por fin una decisión coherente

El ministro de Industria Miguel Sebastián abandonó su condición de socio en Greenpeace hace dos meses, harto de que le ataquen por permitir la permanencia de la central nuclear de Garoña y por primar el consumo de carbón hasta 2012. El responsable de Greenpeace España, Juan López de Uralde, ha dado su punto de vista (que es el de su organización, vaya) a través de su blog en El Mundo. Si Sebastián está de acuerdo con las medidas que propone su jefe, el presidente del Gobierno, ésta es una de sus pocas decisiones coherentes. Si no estuviese de acuerdo con semejante política energética, hace tiempo que debería de haber dimitido.

Mientras, al no haber alcanzado un compromiso en la reducción de emisiones de dióxido de carbono, EEUU y China, las dos naciones más contaminantes, hacen fracasar antes de empezar la cumbre sobre cambio climático de Copenhague, ya que no será posible un acuerdo de mínimos en esta materia que reemplace al Protocolo de Kioto. Noruega es una de las naciones que no se resigna y llevará una apuesta muy fuerte a la capital danesa.

Tan grave como el cambio climático es el hambre. A la conferencia de la FAO en Roma, sobre la seguridad alimentaria, no han acudido los representantes del G8 salvo el anfitrión de la cumbre, Italia. Sí hay 60 jefes de estado y representantes de los llamados países no alineados. A su vez se desarrolla, con la aprobación de la ONU, el llamado Foro de la Sociedad Civil, con más de 600 representantes de asociaciones y organismos no gubernamentales. Save the Children denuncia que durante la cumbre habrán muerto 25.000 niños, y que podrían sobrevivir con 27 céntimos de euro al día durante sus dos primeros años de vida.

No hay comentarios: