jueves, octubre 22, 2009

La tele que nos toca sufrir

En forma de artículos de opinión.

Uno, de José Javier Esparza (Colpisa) sobre la concesión de un Ondas a Jorge Javier "Mermelada" Vázquez. Bueno, y a Carlos Baute, y a "Fama", y a "Física o Química"... El Descodificador de Albéniz también le da caña a los Ondas en el mismo artículo en el que vomita por la "cobertura" de Telemadrid en la "mani" de los jerseys al cuello, Aznar, Cospedal, los obispos y tal.

Y de Nico Rey (Teletridente, El Mundo) sobre la engañifa del "niño globo" y el ridículo en que han quedado los autodenominados "prestigiosos" medios tradicionales. Fue Internet la primera que dudó de la historia y ningún periodista la contrastó hasta que ya fue demasiado tarde, o el documental británico que demuestra que los tabloides de allá publican, literalmente, lo que sea. Albéniz también habló del niño que estaba en el desván, que no estaba volando, dirigiendo sus iras hacia lo que hizo el Telediario de la 1.

Lo del Follonero en Melilla yo sabía cómo iba a acabar. Es lo que tiene haber estado ahí tres meses. A saber: que la ciudad entera iba a montar en cólera, y su Alcalde-Presidente, Juan José Imbroda (PP), el primero. Pero no es él sólo, qué va, ya quisiera el payasito, que se cree tan mordaz y tan gracioso. Toda la Rusadir mediática ha afilado sus cuchillos.

En Melilla Hoy, un artículo reflejando el hecho de la carta remitida por el presidente Imbroda y otro donde el PSOE local elogiando el programa y lo contado en él, y acusando a Imbroda de ser "el verdadero follonero" de la ciudad. Claro que el responsable socialista, Dionisio Muñoz, califica el espacio de "documental", y ahí sí que no. Documentales son los de la 2 o los de National Geographic. "Salvados" es un espacio de pseudo-denuncia con humor de dudoso gusto para mayor lucimiento de su presentador y director, que es actor, no periodista. Poco tiempo le ha faltado al gobierno de la Ciudad para cargar contra Muñoz, calificando de "patético y lamentable" que no se haya posicionado en contra del reportaje. El PP pide que se abra un expediente a La Sexta por grabar en la valla fronteriza sin permiso de Delegación del Gobierno.

Es nada menos que el presidente-editor del periódico, no el director, el que escribe el artículo editorial de Melilla Hoy, cómo no, dedicado a cargar contra lo mostrado en el programa. Algunos epítetos: "estupidez", "deleznable", "bodrio", "infumable", "denigrante"... Y, cómo no, referencias a que La Sexta es el niño mimado del presidente del Gobierno. Y eso que este texto debe ser del miércoles o de hoy jueves, imaginen cómo serían los del lunes o, mejor, del martes, que como el programa fue a las 23:00 del domingo es materialmente imposible que hubiera repercusiones en las ediciones del lunes. Así que me voy a la del martes y tengo una carta airada de un lector, que no deja títere con cabeza y recomiendo su lectura -Imbroda ha dicho que la incluirá en su envío-; otra directamente dirigida a Emilio Aragón y a la cadena; el editorial de ese día, que destaca el amarillismo del programa y que haya sacado lo peor de lo peor de la peor manera posible; y las primeras declaraciones de Imbroda, criticando "la manipulación, la mentira y la manipulación" practicadas por Jordi Évole y anunciando el envío de la misiva de protesta.

Es evidente que los otros periódicos de Melilla, El Faro y El Telegrama, reflejan de igual manera las declaraciones de Imbroda y el contenido de la carta remitida a La Sexta. Una viñeta, y una carta abierta de opinión, también. Apunta El Telegrama que Imbroda aseguró que la visita del Follonero a la ciudad ha sido posible porque “gente de aquí” le ha traído. Señaló que estas personas son las responsables de haber “malvendido” a su pueblo, por lo que además de acusar a Jordi Évole, presentador del programa de la Sexta, quien vino para Imbroda “de forma muy tendenciosa” aseguró que quienes han invitado a este personaje tienen que rendir cuentas de sus acciones. Es más, el consejero de Turismo abunda en esta tesis en una entrevista radiofónica al declarar que el hecho de que Jordi Évole visitará las zonas que más podían doler al Gobierno local demuestra que “vino con la documentación preparada y con un guión escrito por alguien de aquí”. Al consejero le pareció raro que con sólo 24 horas para grabar el programa en Melilla supiera, sin haber estado antes en la ciudad, qué zonas grabar, por dónde moverse y con quién hablar sobre cuestiones relacionadas con Melilla. Como ejemplo de este “guión escrito”, el responsable de Turismo se refirió a la grabación de la frontera y del paso de los portadores por el Barrio Chino. “Nadie que no sea de Melilla conoce cuándo hay más gente por ese puesto fronterizo”, aseguró, para a su vez lamentar que a lo largo del documental no saliera una realidad de la ciudad muy diferente a la mostrada en la Sexta -por ejemplo, la herencia modernista, algo que debería haber interesado a un catalán como Évole-.

Lo que el Follonero mostró de Melilla es verdad que existe, pero esa es sólo una de las caras que se pueden mostrar de ella, y si encima le añades deformaciones, manipulaciones, esperpento y datos erróneos, dejas Melilla como un trapo, y la verdad es que los melillenses y los allí residentes de otras partes de España -bastantes malagueños- no se merecen algo así. Yo no critico que el Follonero dijera verdades o mentiras en el reportaje, sino que su ignorancia sobre la realidad de la ciudad le hizo cometer varios errores, que son los que resalté en el post. Bastante maltratada y olvidada está Melilla para que encima venga este tipo y cometa semejante tropelía.

No hay comentarios: