viernes, mayo 29, 2009

Televisión y cine: la tranquilidad brilla por su ausencia

Televisión

El Consejo de Ministros aprueba el proyecto de ley para la financiación de RTVE pese a la oposición del sector de telecos, de la CMT, y hasta de los anunciantes. Se han quejado hasta las empresas de juguetes, porque TVE es la que tiene más horas de programación infantil, y si no pueden volcar ahí sus anuncios, tienen que buscar otras salidas. Temen por lógica que las privadas, al tener la exclusiva, cobren más caro. Hasta la fecha TVE es el mayor destinatario de la inversión publicitaria de este sector, sobre todo en Navidad. Temen una caída de ventas del 10%, lo que implicaría unas pérdidas cercanas a los 76 millones. La mayor parte de jugueteros de España están ubicados en la Comunidad Valenciana.

El Ejecutivo sí ha introducido una de las propuestas de la CMT, al eliminar la opción de sancionar, incluso con la pérdida de la licencia, a las operadoras que incumplieran con el pago. Los pagos que tendrán que efectuar las cadenas de pago o acceso limitado (Digital + o Gol TV) se reducen del 3% al 1,5% de sus ingresos, no siendo así para las generalistas. La cuestión es que la tasa o canon para financiar el fin de la publicidad en TVE sigue denunciada en el Consejo de Estado. Y según la vicepresidenta del Gobierno, se tramitará por la vía de urgencia. Malo.

Juan Varela realiza una disección más amplia: "Qui prodest?" Porque si había tantos en contra... Para empezar la publicidad que deje de emitir TVE no logrará que los operadores privados recuperen buena parte de la inversión publicitaria "porque ya tienen un exceso de ocupación". Lo que sí harán será subir los precios ante la falta de competencia, lo que perjudicará a los anunciantes. 300 millones de euros de impacto negativo, según la Asociación Española de Anunciantes, que también ve con temor las próximas fusiones entre cadenas (concentración del sector y por tanto oligopolio, pudiendo fijar los precios que les dé la gana).

"Las operadoras de telecomunicaciones pagarán un nuevo impuesto por un negocio que no es el suyo", apunta. Y como la Ley General Audiovisual no está aprobada, no es posible de momento "garantizar la seguridad jurídica del sector" ni "someter a todas las televisiones a una misma reglamentación y crear un organismo regulador independiente". Además, los responsables de TVE no han sido invitados ni consultados en ningún momento al debate sobre su propia financiación. Ninguneo al principal interesado/ afectado.

Varela tiene claro que esta reforma es un empeño personal de la vicepresidenta del Gobierno, llegando al enfrentamiento con compañeros del gabinete: un cambio de modelo que según el periodista experto en medios "no garantiza ni ofrece respuestas sobre la televisión del futuro. El Gobierno lleva meses decidiendo a golpe de intereses y urgencias -mala cosa, legislar a la carrera- y desoyendo las voces que piden una visión de futuro" que, entre otras carencias mencionadas, "responda a la saturación que ha llevado a que muchas frecuencias de televisión autonómica y local queden desiertas o sin competencia".

La nueva norma también establece un límite del 10% del presupuesto de RTVE para pujar por los derechos de eventos deportivos de interés general, exceptuando los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos. Está bien esa restricción, porque pujar por deportes para luego darlos de la forma que lo hacen... Ya no es sólo la polémica de la final de Copa de fútbol, es el desbarajuste que hubo en los torneos de tenis de Montecarlo o Madrid o el hecho de dar las sesiones de entrenamiento y calificación de las motos por dos canales. Y una actitud que es crispante en las privadas, pero al fin y al cabo son de sus dueños -como Telecinco que ahora no habla de la Fórmula 1 si no es para poner verde a Alonso-, pero que resulta criticable en la televisión pública. Es aquello de que, cuando no se tienen los derechos de retransmisión de determinados acontecimientos, los ignoran por completo en los Telediarios, como si no existieran.

Así, por ejemplo, el Giro de Italia. Desde que comenzó, ni una sola noticia sobre la carrera: ni la participación de Lance Armstrong tras tres años de retiro, ni el tremendo accidente de Pedro Horrillo. El día 25 no mencionaron la victoria de etapa de Carlos Sastre, que le hizo ponerse tercero de la general. Estoy repasando los vídeos que hay colgados en la web de RTVE del Telediario 2, y tampoco veo nada sobre la nueva victoria que ha logrado hoy. En cambio, motociclismo, tenis y fútbol para aburrir. De hecho el GP de Italia de motos es por lo primero que Lorenzo Milá le ha preguntado a María Escario. Nos fríe, nos bombardea TVE sólo con tres o cuatro deportes muy concretos. Y para uno bueno que tienen, como la Liga ACB de baloncesto, la tratan fatal. El año pasado, deprisa y corriendo, decidieron dar las últimas etapas del Giro ante la posibilidad, luego confirmada, de que ganase Alberto Contador. Si es todo un problema de derechos (lo de las motos y el tenis lo es, porque están obligados a darlos en canal generalista), piérdanse los derechos y déjense a alguien que sí respete al espectador. Es probable, eso sí, que al no poder invertir tanto dinero en la compra de esos derechos, pierdan atractivo para la audiencia. Pero si nos creemos de verdad que una cadena pública no debe pelear por la audiencia en igualdad de condiciones que las privadas, tendrá que ser así.

Y como la implantación de la TDT lleva un retraso de aúpa, no se le ha ocurrido al Gobierno mejor idea que gastar más dinero y distribuir 52 millones de euros entre las Comunidades Autónomas para llevar a cabo actuaciones dirigidas a ampliar la cobertura de la TDT.

Cine

La furibunda andanada de Pedro Almodóvar contra los responsables de cine de "El País" buscaría sus cabezas como trofeo. Eso opina Oti R. Marchante, consultado por Soitu. Ciertamente, Carlos Boyero es subjetivo en grado sumo en sus críticas, pero el cine, la música, el teatro, las artes en definitiva, son, junto al deporte o los toros, las áreas informativas que por tradición se prestan a ese tipo de juicios, ya que más que artículos lo que hallamos son crónicas, periodismo literario. La aprobación de un proyecto de ley, por ejemplo, jamás traería consigo nada semejante, al ser simples hechos, que pasan y se cuentan: han aprobado tal cosa, que consiste en esto y lo otro, y se aplicará a partir de tal fecha, afectando a tal colectivo. Y punto pelota. Si el proyecto no gusta, eso se destila en las páginas de opinión, no en la noticia en sí. En principio, en eso consiste el periodismo. Si a Don Pedro le molesta, que se jubile. Él por su parte ya ha lanzado el contraataque, acusando a El País de manipulación y de lanzar cortinas de humo.

El Mundo se ha hecho eco este viernes de las cuatro ampliaciones de subvenciones dictadas por el ICAA (Ignasi Guardans) y publicadas en el BOE. Aporta una valiosa opinión del abogado Carlos Sánchez Almeida, que recuerda como "el presupuesto de Cultura es el que menos recortes ha sufrido en comparación con otros Ministerios como Industria o Ciencia". Así que no hay austeridad para todos. También critica, recordando la crisis del sector, que "en lugar de financiar la investigación y el desarrollo, se sufraga un sector en quiebra técnica por falta de espectadores, y por consiguiente improductivo". Almeida también vincula con las elecciones europeas el apoyo de los artistas (Fernando Colomo es el autor del último vídeo del PSOE). La cabecera de Pedro Jota aporta un dato inquietante: el gabinete de prensa del Ministerio de Cultura se encuentra en una especie de limbo tras el cese en la tarde del miércoles de su directora de comunicación. ¿Por qué? Si el Ministerio tiene mala prensa, ¿no será culpa más bien de sus ocupantes -Carmen "Dixie" Calvo, Molina Pírate y Sindescargas-? Todo está muy claro: la ministra ha dejado claro en sede parlamentaria, con luz y taquígrafos, que sus proridades son el cine e Internet -la Cultura es más que eso, ¿sabe?- y su sucesor al frente de la Academia del Cine dice que será "más combativo". Le será difícil superar el discurso de la ahora ministra en la pasada edición de los Premios Goya.

Migajas

Frente a aquellos que criticaron en un primer momento las nuevas becas al estudio encaminadas a impedir el abandono de los estudios a los alumnos con riesgo de exclusión, argumentando que era premiar a los vagos frente a la cultura del esfuerzo, el ministro de Educación ha aclarado que quien no supere la ESO tendrá que devolver el dinero. Hombre, menos mal. Pero, ¿es suficiente con dar dinero para combatir el fracaso escolar? ¿Es injusto el sistema de becas presentado? Algo falla, porque, por unas razones o por otras, tanto la CEAPA como la CONCAPA, que suelen ser como la noche y el día, muestran sus reticencias.

Izquierda Unida ya ha dicho que no piensa pagar los 15.000 euros al "Capitán Canalla" y socio de la SGAE. "Ni un duro", ha asegurado Willy Meyer, y tampoco van a retirar el vídeo.

Casi todos los grandes periódicos de España vieron caer su difusión en el mes de abril respecto a 2008. Algunos, de forma estrepitosa, como El País (-16,5%), El Mundo (-14%) o El Periódico (-12,3%). A ello se suman las caídas en la facturación publicitaria: del 36,3% en El País y del 21% en As o del 39% en Unidad Editorial (El Mundo, Marca, Expansión). Las cabeceras regionales de Vocento perdieron un 28,1% y los nacionales (ABC y el gratuito Qué), un 29,4%. Entre los gratuitos, el líder 20 Minutos perdió un 33% de su publicidad. Recordemos que este último no publica anuncios de prostitución, al igual que Público. Pero mientras El Mundo y los diarios regionales de Vocento mejoran su facturación en Internet, los de Prisa repiten en el universo digital el mismo estropicio que en el papel: redujeron su facturación publicitaria un 17,3% (tres millones de euros). Cabe concluir que este grupo es el que peor está. Tan es así que Telefónica ofrece un año gratis de Digital + a sus clientes de móvil, siendo Telefónica una de las empresas que está negociando para adquirir la plataforma.

No hay comentarios: