jueves, enero 28, 2010

Telearcadas

No me quiero extender mucho por un asunto que me da un asco inimaginable.

Tenemos a un individuo que en 2003, en compañía de otros tres individuos, fueron condenados por violar, atropellar, matar y prender fuego a una menor llamada Sandra Palo.

Este tipo está en la calle. Tenía dos antecedentes por robo con fuerza en 2009, uno de ellos aquí, donde yo vivo.

Hace unos días la Policía le volvió a coger intentando robar un coche.

El rey del morbo, del amarillo, de la víscera, del suceso, del crimen, de la sangre... Esa vergüenza para la profesión periodística llamada Pedro Piqueras, lo primero que hace tras dárselas de estrellona en Haití, ¿qué es? Entrevistar a este sujeto.

Y ya sabemos cómo funciona Telecinco: como una rueda. Si algo pasa en uno de sus programas, se rebota a todos los demás. Traducido: si pasa algo en Gran Hermano, se refleja en AR, Sálvame y La Noria. Y así con todo. La entrevista, pues ha tenido su reflejo esta misma mañana porque le ha servido a Mariano Rajoy, entrevistado en el Matinal, oportunista como él sólo, para pedir un cambio en la Ley del Menor. Se crea una alarma injustificada a partir de casos aislados, por graves que éstos sean.

Hace un par de años asistí a unas jornadas sobre Periodismo y Derecho. Una de las mesas redondas contaba con la juez de menores de Málaga. Me quedó claro que la ley es buena y la mayoría de las veces funciona, pero que faltan medios, como en toda la justicia de este país. Luego viene un caso como el de Sandra Palo y la percepción generada por los medios es que este país es más inseguro de lo que es realmente.

Y claro, volviendo al tema, la guinda no podía faltar: la reina de las mañanas, la que no escribe sus libros, la que le pone sus iniciales a todo lo que toca... ¡Sí! Ana Rosa entrevistando a los padres de Sandra Palo para que opinen de la entrevista al asesino de su hija. La madre también ha hablado para Atlas, la agencia de la misma empresa, pero no sé qué le pasa a mi ordenador que nunca puedo escuchar el audio de las piezas hechas por Atlas.

Entiendo que los padres de la difunta joven sientan la obligación y/o la necesidad de contestar a lo dicho por ese sujeto, pero yo no habría ido a hacerle el juego a esa arpía de los higadillos que se las da de lo que no es, y que sin embargo es líder de audiencia.

"Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo". Abraham Lincoln. Esperemos que eso acabe pasando con esta gentuza. Mientras, abstenerse de ver Telecinco.

2 comentarios:

Angel Cabrera dijo...

El problema no es Telecinco. El problema es que los televidentes consumen Telecinco.

Si yo tengo un negocio para ganar dinero, te vendo fruta pero tú quieres comprar mier... al final venderé lo que tú me quieres comprar.

Es. No hay otra. :)

Jorge Sánchez dijo...

No, si yo no me pongo a discutir sobre si es lo que queremos ver o es lo que tenemos. Yo solo digo que a pesar de lo asquerosa que es esa tía, la gente la ve. En lo otro no entro.