martes, enero 26, 2010

Nota mental: no volver a escuchar la Cadena Ser

Los ex presidentes de EEUU Bill Clinton y George W. Bush tienen una fundación desde la que se han comprometido a ayudar en la reconstrucción de Haití. Àngels Barceló, directora de Hora 25 de la Cadena Ser, entrevista a Bill Clinton para toda la cadena de emisoras y sus asociadas en el continente americano. Sólo hablan de Haití. Acaba la entrevista. Àngels Barcelò indica en antena que, aun siendo la entrevista de gran interés, Clinton se ha negado a hablar de otro tema que no fuera Haití. Por el tono de voz, la locutora está claramente disgustada, incluso enfadada. Es como si se disculpara ante los oyentes, como si la causa de Haití para ella no fuera suficiente motivo para justificar la entrevista. Acaba de lograr un gran éxito periodístico y la radiofonista se lamenta de no haber podido preguntar a Bill Clinton por la gestión de Obama o la situación económica, que para ella deben ser más importantes que el hecho de que un país haya quedado devastado para la próxima década y haya más de cien mil muertos. No. La señora Barcelò no veía suficiente el tema de Haití y quería exprimir la entrevista al máximo. Ella deja notar que se lamenta por ello. Bill Clinton está volcado en el tema de Haití y ya no posee ninguna atribución política dentro de los EEUU, pese a su condición de ex presidente. Con la gestión post terremoto de Haití, la importancia de la conversación se justifica por si sola. Pero para la señora Barcelò parece que esa gran causa como tema único no era suficiente. Audio de la entrevista. Artículo en la web de la emisora. Si suben a la web la "explicación" de Barcelò, la enlazaré y transcribiré. Mientras tanto, nota mental: no volver a escuchar la Cadena Ser. Por lo menos tres espacios quedan vetados: Hoy por Hoy, Hora 25 y El Larguero.

Postdata (02:15). Y resulta que dijo (audio): "Ésta es la conversación que hemos mantenido, a las nueve menos cuarto de la noche, con Bill Clinton. Yo quiero explicar a los oyentes cómo se gesta una entrevista de este tipo. Una entrevista que produce la gente de Unión Radio que trabaja en Miami y el ex presidente norteamericano te da cita a una hora determinada en que tienes que llamar, te da el tiempo que puede durar la entrevista y te dice de qué puedes hablar con él. (Peeero muchas entrevistas se conciertan así, no solo ésta. Y empieza:) Digo esto porque no es la entrevista que me hubiera gustado hacer a Bill Clinton, pero él sólo quería hablar del tema de Haití, sólo quería hablar del terremoto en Haití (¿¿Y te parece poco??) y de lo que está haciendo, ya no Estados Unidos, sino él y el presidente (George W.) Bush en la organización (es una fundación...) que tienen para la ayuda a ese país, pero no quería hablar de ningún tema de política interior, ni de Barack Obama (1) ni de cualquier cosa que no fuera Haití. En cualquier caso, pienso que es un interesante testimonio, entre otras cosas porque es ex presidente de Estados Unidos (2a) y porque Barack Obama, en un gesto, ¡buah! (literal), yo creo que muy importante, después de ver la dimensión de la catástrofe en Haití, decidió recurrir a los dos ex presidentes (3), a George (W.) Bush y a Bill Clinton, y les pidió ayuda para ver cómo se podía hacer la reconstrucción de ese país y qué podía hacer Estados Unidos para ese país. Insisto, me sigue pareciendo un testimonio muy importante, es la voz de Bill Clinton (2a), en la antena de la Cadena Ser, sólo un pequeño problema (¿¿¿???): Bill Clinton, hoy, sólo quería hablar de Haití".

Y luego va y le pregunta a sus tertulianos: "¿Coincidís conmigo en que es un testimonio importante a pesar de las limitaciones?". Santiago Belloch: "Y sin limitación ninguna (¡Zas! En toda la boca), me parece que el tema de Haití es el tema que ha sido portada y lo seguirá siendo, me temo, durante mucho tiempo (...) Yo sí creo que valía la pena hacer la entrevista y el contenido para mí ha sido de un enorme interés". Javier Aroca: "La entrevista siempre merece la pena, porque no todos los días uno escucha en una emisora de este país una voz tan importante como la de Bill Clinton (2b) (no menciona la supuesta limitación de contenido)". Como ve que su queja no ha calado, Barceló hace un inciso para hablar de otros aspectos de la entrevista, dirigiéndose a los otros dos tertulianos, Miguel Á. Aguilar y Cristina de la Hoz. Al rato largo, tras una perorata infumable del Sr. Aguilar, es De la Hoz la que ejerce la llamada solidaridad femenina, y dice: "Te envidio mucho, no todos los días se tiene entrevista con Bill Clinton, es un auténtico lujo (2c), lo que ocurre también (es) que yo imagino parte de tu frustración, ¿no?, porque muchos temas, muchas cosas de las que te gustaría preguntarle, cuando nos limitan las preguntas, cuando nos dicen aquello de sólo tres preguntas, y sólo sobre este tema, pues nos genera bastante frustración". Interviene Barceló y dice que tiene dudas de si es el entorno o el propio presidente, porque le supone cierta cintura tras ocho años al frente de los Estados Unidos como para contestarle sin decirle nada. ¡Haberlo pensado antes! De la Hoz aquí justifica a Clinton por las diferencias de la figura de ex presidente aquí y allí y que tendrá por norma no hablar de política interior, entre otras cosas, dice, por no incomodar a su esposa.

1: Normal que no hable de política interior, ya no tiene ningún cargo político como tal, es decir, ha abandonado el ejercicio de la política, y sería meterse en terreno de su mujer. Los ex presidentes de EEUU jamás se meten en el trabajo de sus sucesores, no como aquí. De la Hoz lo entendió mejor que Barceló, que debe creer que fuera todo funciona como aquí.
2a, 2b, 2c: Los tres caen en el error, creo yo, de idolatrar, entronizar, magnificar la figura de Bill Clinton por el mero hecho de ser ex presidente de EEUU. A eso lo llamo yo servilismo y sentimiento de inferioridad.
3: En relación también con el hecho de no hablar de política interna. Obama recurre a los ex presidentes porque allí tienen un respeto reverencial por ellos una vez acabados sus mandatos, sólo hay que recordar los fastos del funeral de Ronald Reagan. Y no son "jarrones chinos". Clinton y Bush hijo tienen la fundación y Jimmy Carter ha realizado labores de mediador internacional y de observador electoral, obteniendo el Premio Nobel de la Paz (cuando éste valía algo). Tratar aunque sea mínimamente de comparar la figura de ex presidente de EEUU con la de un posible equivalente español (no olvidemos que en realidad un presidente de aquí es sólo jefe de gobierno), es una pérdida de tiempo.

Y acabo: o sea, que para la señora Àngels Barceló, que William Jefferson Clinton, 42º presidente de los Estados Unidos, "sólo" quisiera hablar de Haití, teniendo en cuenta el ligero detalle de que encabeza una fundación que pretende ayudar a ese país, del que por cierto acaba de volver, es "un problema" (pequeño, pero problema) y "una limitación". Muy bien, sí señora.

1 comentario:

John Constantine dijo...

Que conste que yo ya sólo la oigo para darme cuenta del grado de enfermedad mental que parece ha invadido por todos los lados a parte de la izquierda de nuestro país. Se ve que tenían envidia de los de la COPE.