lunes, enero 25, 2010

He recordado por qué había dejado de escuchar "El Larguero"

En mala hora se me ocurrió seguir escuchando la radio hoy a las 23:30 una vez acabadas las noticias. José Ramón de la Morena, con su mediocridad y sus malas artes, me ha hecho recordar por qué había decidido dejar de escuchar el programa. Tiene de primer entrevistado al presidente del Málaga, Fernando Sanz, y lo primero que le pregunta es si se ha sentido extraño en el palco del estadio Santiago Bernabéu. ¡¡¡Pero si Sanz es presidente desde 2006, es su cuarta temporada!!! Y en concreto es la segunda temporada en Primera desde el último ascenso. Que le hubiera preguntado si se sentía extraño el año pasado, hubiera valido, pero que se lo preguntara ahora... Y encima le ha hecho más preguntas relacionadas con su padre, el ex presidente blanco que ha dicho esta semana que su equipo era mejor, que por el partido o por la situación del Málaga. Y luego, ya casi al final, ha ido a intentar meter cizaña, porque le ha preguntado a Fernando Sanz qué le parecían las declaraciones de Jorge Valdano en las que éste disculpaba a Cristiano Ronaldo por el calentó que le ha llevado a su segunda expulsión de la temporada. De la Morena esperaría una rajada con la que tener polémica que alimentar durante la semana, pero Sanz ha sido mucho más inteligente al razonar que seguramente Valdano había hecho esas declaraciones antes de conocer que el jugador malacitano Mtiliga tiene roto el tabique nasal. ¡Qué rastrero y qué mala persona es De la Morena! Me importa nada y menos que sea líder de audiencia: emplea malas artes que dañan al periodismo y hay que decirlo. Yo lo escuchaba, tuve dos o tres amagos y al final salté y dejé de escucharlo. Esta noche he recordado por qué.

En concreto éstas han sido las declaraciones de Valdano: "un árbitro tiene que saber quiénes apuestan por el espectáculo y quiénes quieren frenarlo, interrumpirlo. Cristiano siempre tiene ganas de jugar, ha intentado soltarse y seguir jugando cuando otros se hubieran tirado y hubieran protestado, del mismo modo que él corre para sacar de banda aunque el equipo vaya ganando. Él no tiene que adaptarse a los árbitros de España sino que estos tienen que saber proteger a los jugadores luchan por el espectáculo y castigar a quienes lo interrumpen". Y creo sinceramente que Valdano se equivoca. Es el jugador el que tiene, no que adaptarse a los árbitros, sino sencillamente respetar el reglamento. Esto ya entrando a comentar la jugada que ha provocado la expulsión de Cristiano Ronaldo.

Sí, ha entrado al vestuario del Málaga a disculparse cuando le han dicho que el otro se había roto la nariz, pero es que luego, ante la prensa, lo ha estropeado: "Yo tenía intención de jugar. En Inglaterra aprendí mucho sobre esto porque yo antes me tiraba, pero ahora me quedo un poco enfadado cuando los jugadores hacen cosas así". Da exactamente igual que hayas dicho que este tipo de juego, físico y de contacto, era al que él estaba acostumbrado en Inglaterra. Y ha dicho dos burradas aún más gordas. La primera: "Es una vergüenza que el árbitro me haya expulsado. Eso no es roja ni aquí ni en ningún lado del mundo". La segunda: "quien sabe de futbol entiende que eso no es roja. Fue fruto de la mala suerte porque el chico del Málaga sólo mide 1'70 y si hubiera sido más alto le hubiera dado en el pecho". ¿Pero qué excusa barata es esa? Vale que no querías ni agredirle ni lesionarle, pero chaval, eso es roja y lo sabes, y no puedes perder los nervios así. Y menos si has costado 96 millones de euros, dicho sea de paso.

Ha cometido un error, el segundo ya y de similares características -ante el Almería, golazo y dos tonterías; hoy dos golazos y una tontería-, y en lugar de disculparlo alguien debería decirle que estas cosas, en las que por cierto recuerda al gran Juanito, otro genio muy racial, no se hacen. ¡Que esto es el Madrid! ¡Que todo lo que pasa aquí se examina con lupa! No es sólo que el equipo vaya a estar sin él uno o dos partidos, o que el club pierda dinero cada vez que él no juega, sino que estas cosas lo que más dañan es el prestigio del Real Madrid. Que cuesta muchos años ganarlo pero se puede perder muy rápido si te descuidas. Ya lo dice el himno: "noble y bélico adalid, caballero del honor". Justo el día en que se despedía Van Nistelrooy. La cosa se ve mucho más clara si le damos la vuelta a la situación: pensemos qué se estaría diciendo si llega a ser un jugador del Málaga el que le rompe la nariz al astro portugués.

Igual a algunos sólo les importará el tema del dinero que se pierde estando él en la grada, pero cuando uno ha crecido viendo al Madrid de la Quinta del Buitre -aunque ahora tenga que recurrir a los DVD para recordar aquellos partidos heroicos porque la memoria no da para más- sabe lo importante que es el honor en este club. Y una vez más pierde en la comparación con Messi, porque al argentino también le dan más palos que a una estera y nunca responde a la violencia con violencia. Y así el Madrid no va a coger al Barcelona y nos vamos a tener que seguir comiendo las uñas, así que por favor, que alguien le diga al chico que ya está bien, que no lo haga más, que está muy bien ser competitivo y tener alma de ganador, pero que la próxima vez que le agarren se deje caer y punto. Porque de hecho, como antes del codazo, era el jugador del Málaga el que le venía agarrando, éste se ha llevado la tarjeta amarilla que merecía. Lo malo es que la respuesta de CR9 merecía la roja. Ha vuelto a hacer lo mejor y lo peor del partido. El segundo mejor, Guti con dos grandes pases. Ay, si hubiera jugado así siempre, otro gallo le cantaría. Es el Curro Romero del Real Madrid.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

No hay comentarios: