miércoles, febrero 03, 2010

Macrocifras: estamos rodeados

Novedad adelantada a las 12 del mediodía: el gobierno pretende elevar de 15 a 25 los años necesarios para calcular una pensión, y que para reducir el déficit al 3% como exige Bruselas, nuestra deuda pública llegue en tres años al 75% del PIB. ¿Es otra ocurrencia que se puede modificar después, otro globo sonda, aunque parece que esta propuesta se ha remitido a Bruselas? ¿Cuándo tendremos algo sólido y firme sobre lo que opinar? Recordemos una cifra que ha pasado muy desapercibida: el déficit público actual ya es del -11,4% del PIB, cuando en la anterior medición era una cifra positiva. La inversión pública se recortará un 14% y se pretende reducir un 6% la plantilla de la administración (eso después de haber aumentado el número de altos cargos). Almunia ha dicho que tenemos una pérdida constante de competitividad desde que somos miembros de la zona euro. ¿Y si nos borramos?

Vale. Eso es lo nuevo. Voy con lo viejo, con todo lo que supimos ayer martes. El paro, según el INEM (SPEE), subió en 124.890 personas (para un total de 4.048.493) y el número de afiliados a la Seguridad Social se redujo en 257.828 personas.

José Blanco, ministro de Fomento, cuyo presupuesto sufrirá un fuerte recorte, ayer en TVE, ha defendido la necesidad de prolongar la edad de jubilación y ha dicho que si fuera representante de los trabajadores "sería el que más estaría aplaudiendo esta medida". Una medida, la de fijar los 67 como edad general para la que el PSOE no parece, a priori, contar con demasiados apoyos, ya que se aboga por retiros voluntarios. ¿Puede el gobierno comprometerse a luchar contra las prejubilaciones masivas de grandes empresas y bancos, o se volverá a bajar los pantalones? Y hablamos del mismo José Blanco que retó a Mariano Rajoy "a que suba a la tribuna y diga que recortará las pensiones, las becas y abaratará el despido". Ecologistas en Acción denuncia que la futura Ley de Economía Sostenible se utilizará para mantener el gasto en infraestructuras a pesar de los recortes presupuestarios.

Celestino Corbacho, para nuestra sorpresa aún ministro de Trabajo, que ayer en reunión con la patronal europea no tuvo reparos en sentarse con Díaz Ferrán, ha dicho esta mañana que hay que "acabar con la cultura de la jubilación anticipada", dice, "porque un país que deposita su suerte en la generación de entre los 30 y los 50 años va al fracaso", ha advertido. Que "es un error pensar que la reforma laboral resolverá todos los problemas" y, respecto a su afirmación de que no llegaríamos a los 4 millones de parados, dice que se refería a... que no los alcanzaríamos en 2009. Dejando aparte lo absurdo de esta excusa, lo cierto es que si tuviéramos en cuenta a aquellos que Trabajo deja fuera de las estadísticas, en 2009 ya rebasamos los dichosos 4 millones, y ya vamos pasando los 4,5. Noticia que se complementa que ha sido tratada por muchos medios en un segundo plano, como es el número de personas, más de doscientas mil, que se ha dado de baja de la Seguridad Social (las cifras de cotizantes son las mismas de hace cinco años). Encima vuelve a hacer de adivino al decir que la destrucción de empleo finalizará en el segundo semestre de 2010.

Por cierto, ministro, ¿cree que a aquellos que han perdido su trabajo les importa que la cifra de desempleados de enero sea inferior a la de los dos años anteriores? Otra visión es que se esté perdiendo menos empleo porque ya casi no queden empleos que perder. Y, según dijo ayer la Cadena Ser en uno de sus boletines, Corbacho nunca estuvo de acuerdo en retrasar la edad de jubilación, como al parecer demuestran boletines internos de su departamento. Sin embargo ahora está defendiendo la medida como el que más. ¿No es eso poco coherente? ¿No tendría que haberse marchado ya, por pura coherencia? La Confederación Española de Comercio, que dice representar a 450.000 pequeños y medianos comerciantes, presentó ayer un informe que hablaba de 40.000 comercios cerrados y 90.000 empleos perdidos en 2009 (ver pdf).

Y conste que tampoco salvo a Aznar, que ha dicho eso de que "nadie hizo más daño en menos tiempo", porque la crisis empezó con la burbuja inmobiliaria durante su mandato. La culpa de Zapatero es que ha tenido seis años para cambiar el modelo productivo -tendría que haberse empezado hace años- y no ha movido un dedo. Dejó que las cosas siguieran como estaban y por eso dijo aquello de que habíamos superado en PIB a Italia y que íbamos a coger a Francia. ¿Dónde están ahora los brotes verdes?, me pregunto. Encima se nos dice que el gobierno y el PP "acercan posturas" en cuanto al retraso de la edad de jubilación. ¿Alguien duda aún de que son lo mismo? Que por cierto no creo que arregle gran cosa lo que están proponiendo en este tema, porque son medidas a varios años vista. Más bien pretender calmar las iras del exterior.

Una de esas voces de fuera que piden al gobierno más mano dura con el trabajador es el FMI, ese organismo que no supo prever la crisis y del que la ministra Salgado dice que se equivoca en sus pesimistas previsiones para España. Pues va el FMI, aplaude las medidas que quiere impulsar Zapatero y encima dice, agárrense, que nos tenemos que bajar los sueldos, tal como "sugiere" nuestra CEOE. Lo que demuestra que los de este organismo desconocen por completo la realidad de nuestro país. ¿Cómo vamos a reducir los salarios si hay millones de personas que cobran menos de 1.000 euros al mes, gente que no cobra absolutamente nada, y gente con pensiones que son una pura miseria?

La OCDE, mientras, aconseja a España "vincular de forma automática la edad de jubilación con la esperanza de vida y no sólo elevar esa edad de los 65 a los 67 años como propone el Gobierno en una reforma que este organismo considera inaplazable". Respaldan el aumento en la edad efectiva de jubilación pero piden "esfuerzos complementarios para atajar el problema de la sostenibilidad del sistema". También aconseja que se cotice un mínimo de 40 años para poder jubilarse (parece que el gobierno le va a hacer caso a medias) y que se tome toda la vida laboral para calcular la prestación. Recordemos que no son medidas de las que vayamos a ver un efecto a corto plazo.

Seamos creativos: ¿por qué no vincular la financiación de las pensiones al pago de un impuesto, como han sugerido Vicenç Navarro y Jordi Sevilla? Que por cierto Navarro ha hecho una recopilación o compendio de varios artículos sobre el tema. ¿Y los sueldos y las pensiones de los diputados? ¿Por qué no una reducción del número de altos cargos o del número de ministerios, como ha sugerido el presidente de Castilla La Mancha, pero que ha sido reprendido ipso facto por el jefe del grupo parlamentario socialista? ¿Por qué no hacer que vuelvan nuestras tropas de Líbano a Afganistán? Eso nos restaría "peso internacional", sí, pero, ¿que nos importa eso si no tenemos para comprar comida? ¿Por qué no rompemos el Concordato y nos ahorramos 6.000 millones? ¿Por qué no se aumenta la lucha contra el fraude fiscal, si dicen que hay tanta economía sumergida? ¿Por qué no subimos la tributación de las SICAV y las SIMCAV? ¿Miedo de perder el voto de las clases pudientes? ¿Pero no se suponía que el PSOE representa a las clases trabajadoras, cuyo número de integrantes es infinitamente superior?

Y me llamará alguno demagogo, pero sólo estoy sugiriendo otras vías -ya lo hice en otro post reciente- para obtener ingresos para las arcas públicas sin tener que acometer reformas de las pensiones o del mercado laboral que fueran excesivamente gravosas a la par que injustas, así como para no tener que recortar partidas clave de los presupuestos, que ya no sirven al mes y poco de haberse aprobado. ¿Recorte presupuestario, dicen? ¿Y hacen petición a las CCAA para que ellas también hagan propósito de austeridad? ¿Entonces por qué el gobierno ha consentido en sacar adelante una LOFCA -Ley de Financiación de las CCAA- que básicamente lo que hace es darles más dinero, un dinero que claramente no tenemos? ¿Primero les promete dinero y ahora les dice que se miren el bolsillo? ¿No es esto otra muestra de incoherencia? ¿Por qué el gobierno ha creado 320.000 puestos de funcionario en 6 años, lo que ha tenido un coste aproximado de 9.000 millones de euros, y ahora pide recortes?

Hay un monográfico recién subido a la web de Diagonal, les dejo con el enlace a la entrevista con el catedrático de Economía Santiago Niño Becerra, que avisa: "En 2010 empieza la crisis". Otro economista decía ayer mismo en la contra de La Vanguardia que no saldremos del atolladero hasta el 2017.

Artículo de Nacho Escolar: "El mercado laboral español está enfermo, es cierto. Pero su enfermedad tiene más que ver con los abusos de los contratos temporales que con las privilegios de los trabajadores fijos". Pues sí, la temporalidad es uno de los problemas de nuestro mercado laboral. La reforma tendría que encaminarse a reducirla, y a propiciar un aumento de los puestos fijos. Los trabajadores temporales están muy desprotegidos y una vez despedidos no tienen derecho a nada. A ver con qué nos sorprenden el viernes.

En 'El Arte de la guerra'. el esclarecedor post titulado "Miedo, tengo miedo".

"¿Quién teme al pensionazo feroz", escribe en su blog Anselmo Lucio.

"De locos: ahora, jubilación a los 67", en 'Me sabe mal', el blog de Franesco.

España reduce sus emisiones. Nuestro país emitió en 2008 un total de 405.048 kilotoneladas de CO2, lo que supuso un 7,7% menos con respecto al año anterior. Otra manera de verlo es decir que las emisiones de CO2 de España han aumentado un 40% desde 1990. Aunque parezca que no tiene relación con la crisis, el caso es que sí. El descenso se ha debido a una mejora de la intensidad energética y a un cambio de producción de energía, según Medio Ambiente. Pero yo apuntaría un tercer motivo que el ministerio omite: la reducción de la actividad productiva a causa de la crisis económica.

En otro orden de cosas, hoy por lo visto está pensado anunciar el número provisional de pueblos admitidos para optar a la ubicación del cementerio nuclear (ATC), tema del que tengo pendiente escribir una actualización.

1 comentario:

Rafael del Barco Carreras dijo...

4.048.493 PARADOS VS. 3.065.700 FUNCIONARIOS PÚBLICOS.

Rafael del Barco Carreras

3-02-10. Dos cifras de titular, muy relativas, si consideramos la muy especial CONTABILIDAD NACIONAL Y SUS ESTADÍSTICAS. Afirmar que desde la CRISIS (el estallido de la BURBUJA INMOBILIARIA) o a contar desde que a principios del 2008, cuando Zapatero, en plena campaña para la reelección, afirmaba, insultando a quien se atreviera a nombrar la palabra CRISIS ni menos BURBUJA (la culpa era de los americanos), que se trataba de un reajuste, que los parados hayan subido 2.300.000 y los funcionarios 192.000, no solo no significa nada, sino que es FALSO.
En cuanto a la cifra de parados, en una de esas genialidades españolas, de una tacada se rebajaron los adscritos a cursos de formación que en estos momentos pudieran ascender a no menos de 500.000, preferencia, cursos o “charlas” de informática u ofimática. Y si la crisis también afecta a la economía sumergida, aunque absorba una parte de los parados OFICIALES, la cifra de “con o sin papeles” que pretenden un empleo de limpieza, cuidadores de ancianos, o camarero, chapuzas, agricultura, talleres clandestinos, masajes o prostitución, podría no ser menos de 2.000.000 de personas, que se contabilizarían a poco que las estadísticas incluyeran la actividad de los comedores de beneficencia, Cáritas, parroquias, y similares. No se trataría de un 18 o 22% de los 19 millones de españoles en edad laboral o registrados en el INE Y SS, sino de un problema del 20% de la población GLOBAL, que descontando los 8.000.000 de pensionistas, no baja del 30% quienes subsisten por debajo del umbral de la pobreza o MISERIA, incluidos unos 2.000.000 con pensiones o “ayudas” entre los 300 o 400 euros mensuales.
Y si en cuanto a los parados, una reflexión de simple comentario de taberna, pone en duda la filosofía contable oficial, en cuanto a los FUNCIONARIOS PÚBLICOS, parecidas consideraciones son más que necesarias para conocer un poco la gran mentira en que nos movemos. Si entre el Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, suman 3.065.700, sin los contratados o interinos, ni los de Sindicatos o Partidos Políticos, y mucho menos los de todas las empresas y entes públicos, similares o parecidos, subvencionados al 100% o en menor porcentaje, o facturando en total o mayor parte a cargo de “administraciones”, de inmobiliarias y miles de sociedades directas o del entorno, la total cifra de las actividades “servicios” que de un modo u otro cubren sus nóminas a cargo de presupuestos oficiales o directamente del SISTEMA FINANCIERO, “máquina de imprimir billetes”, en este caso tragando EUROS NUEVOS con gran reticencia europea, la CIFRA que se escapa de cualquier consideración o teoría MACROECONÓMICA es de tal magnitud que podríamos asegurar que el amigocrático y corrupto ESTATISMO es la forma de gobierno de España, engendro surgido de la Dictadura, el liberal-capitalismo y el llamado Socialismo Democrático y Progresista, lejos hasta de la “ECONOMÍA SOCIAL DE MERCADO” que reza la Constitución. ¿Cuántos 3 o 4 millones más? Nadie lo sabe, ni menos cuanto ha crecido o disminuido desde la CRISIS ese sector, que podemos definir como “parapúblico”.
El Estado, de garante de lo SOCIAL de esa peculiar definición constitucional, ha pasado a significar un tan inmenso peso, destruyendo la teoría o leyes de ese MERCADO, que sumado al oligopolio (o simple monopolio) “banca, cajas y Banco de España”, con sus correspondientes inmobiliarias y empresas (preferentes los antiguos monopolios de servicios básicos, que enmascarados siguen siéndolo, copados sus consejos de administración por ejecutivos del Sistema) y sus ilimitadas pólizas de crédito, convierte cualquier teoría micro o macroeconómica, estadísticas o contabilidad oficial o “paraoficial”, en PURA FALACIA.