sábado, febrero 06, 2010

Esta vez el gobierno no se moja

Al contrario de lo ocurrido con la propuesta de reforma de las pensiones, con su posible ampliación de la vida laboral hasta los 67 años, esta vez el gobierno ha preferido ahorrarse un disgusto y su propuesta para la reforma del mercado laboral parece sólo un punto de partida, un texto poco concreto, y tan abierto a las modificaciones, que ha contentado a todas las partes, patronal y sindicatos, convocados en La Moncloa para dárselo a conocer. El texto completo tiene unas trece páginas y está disponible en la página web de la presidencia del gobierno (ver) (descargar pdf). Me consta, al menos en el caso del diario El País, una versión resumida (descargar pdf) de cuatro páginas que plasma los aspectos más importantes del documento (en la versión completa hay mucha palabrería e introducción). Dice lo siguiente:

RESUMEN DE LA PROPUESTA DEL GOBIERNO PARA LA REFORMA LABORAL

EL OBJETIVO DEL GOBIERNO ES DINAMIZAR EL MERCADO LABORAL, SIN MENOSCABAR LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES

-No se reducen las indemnizaciones por despido
-No va a haber un contrato único


El Gobierno ha presentado hoy (por el viernes) la propuesta de reforma laboral que planteará a sindicatos y empresarios en la Mesa del Diálogo Social y que se distribuye en 5 GRUPOS DE MEDIDAS.

1. Medidas para favorecer el empleo de los jóvenes.
2. Medidas para aumentar la eficacia de los instrumentos de intermediación laboral (colocación o recolocación de trabajadores desempleados)
3. Revisión de la regulación del contrato temporal, del contrato a tiempo parcial y de las bonificaciones a la contratación.
4. Promover la reducción de la jornada laboral, como alternativa al despido en los ERES, mejorando la protección de los trabajadores afectados.
5. Mayor control del absentismo laboral y de los procesos de incapacidad laboral

ACABAR CON LA DUALIDAD DEL MERCADO LABORAL

El Gobierno considera necesario alcanzar un acuerdo con empresarios y sindicatos para acabar con la dualidad del mercado laboral español. Para ello es preciso reducir la temporalidad y promover la contratación indefinida.
El Gobierno cree que esos objetivos pueden lograrse haciendo más rentable y atractiva para las empresas la contratación indefinida que la temporal.

DEBE QUEDAR CLARO QUE EL GOBIERNO NO PONE EN CUESTIÓN LA REGULACIÓN ACTUAL DEL CONTRATO INDEFINIDO ORDINARIO.

MEDIDAS QUE PROPONE EL GOBIERNO
1 Redefinir la contratación temporal y promover la indefinida
-Reforzar los mecanismos para evitar el encadenamiento de contratos temporales y la rotación laboral, delimitando en qué casos puede utilizarse este tipo de contrato y en cuales no.
-Aumentar las Inspecciones de Trabajo para controlar la contratación temporal injustificada o realizada en fraude de ley.
-Introducir cambios, para ampliar la utilización del contrato fomento de la contratación indefinida, creado en 1997, de escaso uso actual.

2 Medidas para favorecer el empleo de jóvenes
-Mejorar la protección social de los contratos de formación, de forma que generen el derecho a la cobertura de desempleo que ahora no tienen.
-Programa Extraordinario de Empleo para jóvenes de hasta 24 años, en situación de desempleo y que carezcan de formación.

El objetivo es que tengan un contrato de trabajo, dedicando una parte de la jornada laboral a su formación.

Este Programa sería coordinado con las comunidades autónomas y debería desarrollarse mediante convenios suscritos con ellas.

3 Contratos a tiempo parcial
-La intención del Gobierno es introducir mejoras en la normativa sobre este tipo de contratos que apenas es utilizado en España, a diferencia de lo que ocurre en otros países de nuestro entorno, donde el porcentaje de trabajadores a tiempo parcial supera el 30%.
-Se propondrán 2 modalidades de este contrato:
Una primera que facilite la conciliación de la vida laboral y familiar, mediante la fijación de un horario de trabajo fijo y estable.
Y una segunda que, de manera más simple que la actual, permita flexibilidad en la organización de la jornada, para favorecer la adaptabilidad de las empresas a las variaciones del proceso productivo y reducir la temporalidad.
-La reforma incluiría, además una mejora del régimen de protección social de este tipo de contratos y posibles incentivos a las empresas.

4 Reducción de jornada
El Gobierno cree que deben acordarse actuaciones que fomenten el uso de la fórmula de reducción de jornada, como instrumento de ajuste temporal de empleo, en lugar del despido.
El Gobierno ya ha puesto en práctica medidas para que determinados ERES de extinción de contratos se recondujeran a expedientes de regulación temporal, permitiendo el mantenimiento de muchos puestos de trabajo.
Ahora cree que sería útil, además, incorporar coyunturalmente al marco vigente en España elementos inspirados en el denominado modelo alemán.

Concretamente:
-Cree que se debería flexibilizar el umbral de jornada reducida que permite el acceso a la protección por desempleo y que debería fijarse un tope máximo a la reducción.
-Establecer un procedimiento más rápido para ERES suspensivos, manteniendo las garantías de control.
-Elevar el porcentaje de la bonificación de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social por los trabajadores afectados por regulaciones temporales de empleo. Sobre todo, cuando la empresa en cuestión desarrolle acciones formativas sobre esos trabajadores, mientras dura la medida.
-Y la posible elevación del periodo de reposición de las prestaciones por desempleo consumidas, ligando las mejoras a la participación activa de los trabajadores afectados en acciones formativas.

5 Revisión de las bonificaciones
El Gobierno cree que las actuales bonificaciones a la contratación, que suponen un coste de 3.000 M€ al año y que, en su momento han dado buenos resultados, están perdiendo eficacia al haberse prácticamente universalizado.
En consecuencia, cree necesario evaluar con los agentes sociales la posibilidad de revisarlas para concentrar este esfuerzo de inversión pública en los colectivos con mayores dificultades de empleo: jóvenes, discapacitados y víctimas de violencia de género.

6 Mejorar la eficacia de los servicios de colocación
El Gobierno quiere, de acuerdo con los agentes sociales, mejorar la regulación de los distintos servicios de colocación laboral, con el objetivo de hacerlos más eficaces.
Para ello, se actuaría sobre :
-Los Servicios Públicos de Empleo
-Las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), incluyendo su preceptiva adaptación a la Directiva Europea de Servicios
-Y las Agencias privadas de contratación.
El Gobierno extremará los controles para evitar prácticas fraudulentas y que estos servicios de intermediación se ciñan al estricto cumplimiento de la normativa laboral.

7 Aplicación de la Ley de Igualdad
El Gobierno quiere proponer también a los agentes sociales medidas que permitan el desarrollo efectivo de la Ley de Igualdad, en materia salarial.
Considera absolutamente necesario combatir la brecha salarial entre hombres y mujeres en nuestro país que, actualmente, ronda el 20%.

8 Mejorar los controles para evitar absentismo laboral no justificado
El incremento del control de la Inspección de Trabajo en los últimos años, ha permitido reducir las prácticas de absentismo laboral injustificado, bajo la fórmula de incapacidad laboral temporal.
Por ello, el Gobierno cree que es necesario seguir avanzando en esta dirección, para mejorar y ampliar la eficacia de esos controles.
Por ejemplo, con medidas como la incorporación de los sistemas telemáticos al proceso de intercambio de información entre el INSS y las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales.

El Gobierno ha acordado hoy (por el viernes) llevar a la Mesa del Diálogo Social estas propuestas, cuya mayor concreción cree que debe salir de la negociación y el acuerdo con los sindicatos y empresarios.
Considera que son medidas necesarias y útiles para
-Mejorar la situación de nuestro mercado de trabajo
-Incentivar el empleo
-Y proteger los derechos de los trabajadores
Está, desde luego, abierto a escuchar y tener en cuenta el parecer de los agentes sociales
-Y espera que con el sentido de la responsabilidad que están ejerciendo, durante esta crisis económica, se pueda alcanzar un acuerdo lo antes posible, porque la situación del empleo no admite demoras.

Hasta aquí el documento. Además, el gobierno se marca como objetivos claros penalizar la contratación temporal e incentivar la indefinida. Para esto último, pretende extender el uso del contrato con despido de 33 días, una figura que se creó en 1997, aunque no concretó cómo. Esto es, ampliar el contrato con despido barato de una modalidad acordada entre patronal y sindicatos que apenas se pone en práctica. El fijo con 33 días de indemnización está vetado a hombres de 31 a 45 años, según leo en El Periódico.

Posibles pegas del documento presentado por el gobierno:

-En ningún momento se baraja la posibilidad de llevar a cabo una reforma del modo de gestión de las empresas, una reforma empresarial. Toda la carga, como siempre, para los trabajadores.
-Nada aparece sobre cómo actuar contra las prejubilaciones anticipadas, sólo se habla de cambiar los ERES por jornadas reducidas.
-Tampoco sobre mejorar las condiciones de trabajo de los inmigrantes, que han sido importantes en el crecimiento económico de los últimos años. Nuestro sistema de inmigración no tiene previstas las necesidades del mercado y se caracteriza por una gestión basada en consideraciones a corto plazo. Esto lo podemos leer en un interesante artículo de El País sobre las conclusiones de un seminario sobre políticas migratorias.
-El documento habla de fomentar el empleo para los jóvenes, pero su Programa específico de empleo para jóvenes, "estaría preferentemente dirigido a jóvenes entre 16 y 24 años". De los "jóvenes" entre 25 y 35, pongamos por caso, nada. Los pertenecientes a la franja imaginaria que acabo de establecer también pueden ser incluidos en
-Los parados de larga duración, de los que tampoco se dice nada en el documento. Y aquí tenemos a los desempleados de edad avanzada, entre 45 y 60 años, por ejemplo. Tampoco de ellos se dice nada.
El Gobierno, además, insiste en no abaratar el coste del despido ni introducir nuevos modelos de contrato. Esto último también lo veo erróneo: habría que simplificar los tipos de contrato.

Como indican en El Periódico, a sindicatos y empresarios se les presentó "un documento con propuestas de reforma laboral sobre el que era imposible no estar de acuerdo. Por su generalidad, porque no había ninguna medida concreta, porque dejaba fuera las cuestiones más polémicas y porque, al mismo tiempo, dejaba la puerta abierta a debatir sobre cualquier aspecto que se quiera poner sobre la mesa en el futuro". Además, según el rotativo del Grupo Zeta, el ejecutivo volvió a cambiar de estrategia sobre la marcha. O sea, improvisó. La propuesta de reforma laboral iba a ser presentada por el ministro de Trabajo, pero el margen de impopularidad de Corbacho es tal que el presidente del gobierno, nada más llegar de EEUU, habría decidido apartarle de los focos y ponerse él. Es decir, una vez más, y van demasiadas, Rodríguez Zapatero no confía en sus ministros y se pone personalmente al frente de las negociaciones. Así, el tema quedó fuera de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y, tras la reunión, el mismo presidente compareció en rueda de prensa, dejando al ministro en, no ya segundo, sino tercer plano, y lo hizo una vez que hubieran cerrado los mercados bursátiles, para no propiciar una caída de valores como la acontecida el jueves.

No hay comentarios: