miércoles, febrero 10, 2010

Amianto

El rastro letal del amianto
La fabricación hasta 1997 del aislante en Cerdanyola ha dejado en la zona 149 casos de enfermedades mortales. Reportaje de El País, lunes 8 de febrero.
Un goteo constante de enfermos pulmonares. Eso es lo que queda del amianto en Cerdanyola, Ripollet y algunos pueblos colindantes, en la provincia de Barcelona. Un par de diagnósticos un mes. Otro al siguiente. Así hasta cerca de 35 al año. Son la herencia que ha dejado la fábrica de amianto que Uralita tenía en la zona y que, según un estudio médico, multiplica por 47 la probabilidad de desarrollar un cáncer mortal como el mesotelioma. También destaca un notable incremento de casos de cáncer de pulmón, asbestosis o derrames pleurales, entre otros. En total, el estudio localiza 149 casos de enfermedades mortales. Hasta 2020 seguirán apareciendo personas afectadas. Uno de cada tres afectados nunca pisó la fábrica.

LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES, COMO LAS PROVOCADAS POR EXPOSICIÓN AL AMIANTO, NO ESTÁN RECONOCIDAS
El proceso silencioso del amianto
Años después de haber manipulado amianto, muchos trabajadores han sufrido cáncer de pulmón o mesotelioma, pero estas patologías no son reconocidas como enfermedades laborales. Reportaje de Diagonal nº118, jueves 28 de enero.
A la hora de abordar las políticas de prevención en el empleo, además de los accidentes laborales, hay que tener en cuenta las llamadas ‘enfermedades profesionales’.
El problema radica, principalmente, en que estas enfermedades profesionales no están reconocidas ni por la Seguridad Social ni por las mutuas. Junto a esto, la insuficiente vigilancia de la Administración y el incumplimiento de las normas de prevención laboral por parte de las empresas, hacen que los casos que aparecen de enfermedades profesionales en aquellas plantillas expuestas a sustancias nocivas, como es el caso del amianto, queden totalmente desprotegidas.

La Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) apoyó el año pasado a la familia de un trabajador de Ondarroa para que se reconociera su muerte por exposición al amianto como enfermedad profesional. Según noticias publicadas por CCOO, las empresas Arcelor Mittal, Izar y Naval Gijón han sido condenadas a indemnizar a las familias de tres trabajadores fallecidos a causa de cánceres originados, según la sentencia, “por su prolongada exposición al amianto durante su actividad laboral en dichas empresas”. El empresario italiano Rodolfo Belleli de 97 años fue condenado el pasado 15 de enero a tres años de cárcel y a pagar una indemnización de 2,4 millones de euros a la familia de cuatro operarios muertos de cáncer de pulmón después de haber trabajado en la industria mecánica Belleli, expuestos al amianto desde 1962 a 1980.

4 de febrero. Una treintena de miembros del sindicato ELA se manifestó frente al Juzgado de San Sebastián para mostrar su apoyo al ex trabajador de Cementos Rezola Ezekiel Illarramendi, fallecido por un cáncer "derivado del amianto", coincidiendo con el juicio contra la citada empresa por este caso.

2 de diciembre (2009). El TSJPV confirma una condena por el amianto. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha ratificado la condena a Renfe y Wagon Lits por "falta de medidas preventivas" en el origen de la enfermedad y muerte por amianto de M.A., empleado de la agencia de viajes desde 1981. La víctima enfermó hasta causar baja en 2005 a consecuencia de un cáncer de pleura o mesotelioma. Falleció un año después.

No hay comentarios: