miércoles, noviembre 04, 2009

Haciéndose cruces

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo (Francia) ha declarado la presencia de los crucifijos en las aulas "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos" a petición de una ciudadana de Italia. Cuando las barbas de tu vecino veas cortar... Ojalá. El Vaticano se ha indignado y el gobierno italiano dice que recurrirá el fallo. En España está pendiente la Ley de Libertad Religiosa, esperemos que tengan en cuenta este pequeño detalle. El corresponsal de El País explica las dos posibles vías a partir de la presentación del recurso. Recomendable el artículo de Ignacio Escolar en Público.

En nuestro país, siguen haciendo de las suyas: en un caso cuyo origen es nada menos que el año 2000, el Juzgado de Lo Social número 1 de Las Palmas ha condenado al Obispado de Canarias a indemnizar con 210.000 euros a una profesora de Religión por vulnerar sus derechos constitucionales a la intimidad y a la indemnidad tras haberla despedido por vivir con un hombre distinto de su marido. La sentencia también condena al Ministerio de Educación y le obliga a contratar a la docente. Es decir, la multa la vamos a pagar todos por la sumisión de nuestros gobernantes a la Iglesia de Roma. A saber: el Ministerio paga el sueldo a los profesores de Religión, pero es la Iglesia la que decide sobre su idoneidad para impartir la materia. Si el profesor o profesora es despedido y se considera improcedente, el que paga el pato y es obligado a la restitución es el Estado. Es la única materia en que pasa eso, sin olvidar que no hay alternativa a la clase de religión. Bueno, sí, hay clase de nada. El concordato y la LOE impiden dotar de contenido a la posible alternativa.

Más: a cambio de reducir el volumen de las críticas procedentes de la Conferencia Episcopal, el Estado se compromete a sufragar la mitad de los costes de la visita del Papa a Madrid en 2011, con el agravante de que no viene como jefe de estado, sino como cabeza visible de su iglesia, al tratarse de un encuentro eminentemente religioso y "privado". Además, se muestra en contra de esparcir las cenizas de los difuntos o conservarlas, y al parecer rechaza la presencia de turistas homosexuales en el Vaticano. La visita de un grupo LGTB al Vaticano sería una "provocación y una profanación" de este lugar, según un prelado kazajo.

Ah, y si alguien sigue creyendo que votar al PSOE es distinto de hacerlo al PP, que sepa que La Fundación para el Análisis y Estudios Sociales (FAES), presidida por José María Aznar, es la fundación vinculada a un partido político que más dinero ha recibido en subvenciones del Ministerio de Educación.

Nada como un estómago sensible a los cambios de hábitos para en mi caso tenerme fuera del ordenador casi un día entero... Aún tengo pendiente hablar del carbón, del cambio climático (continúa la cumbre de Barcelona) y del intolerable ministro de Industria. En el siguiente post, por ejemplo.

No hay comentarios: