martes, junio 30, 2009

Que llegue pronto el viernes

Porque es el día en que debe llegar el dictamen sobre Garoña tras la celebración ese día del Consejo de Ministros. El permiso de actividad de la central se extingue el domingo 5 de julio. Los trabajadores anuncian 1.000 querellas contra Zapatero si decide el cierre de la planta, por prevaricación.

Parte de la plantilla ha llegado hasta La Moncloa. Público ha tenido la deferencia, que no ha tenido ningún otro medio, de visitar la central y entrevistar a sus trabajadores y a aquellos que se verían perjudicados por el cierre. Según fuentes citadas por dicho rotativo, las negociaciones dentro del propio Gobierno están siendo "muy duras" y la decisión no está aún tomada. Dicen que se avecina una reunión del Ejecutivo "crispada".

El director internacional de Greenpeace ha estado en Madrid y cree que Zapatero perderá gran parte de su "crédito verde" si no cierra la central. ¿Es que acaso tenía crédito alguno?

Más de 65.500 personas se han adherido ya a la web "yosoyantinuclear" promovida por esta organización ecologista.

Greenpeace vende como una contradicción el hecho de que el municipio que alberga la central no quiera, por el contrario, albergar el "cementerio" de residuos nucleares pendiente de construir, y cuyas obras debieran de empezar para ayer si realmente se quiere cerrar Garoña en 2011. Creo que no hay contradicción. Si no quieren almacén de residuos nucleares (ATC) se debe a que quieren que siga en marcha la central, y no esa contraprestación a cambio del cierre. El ATC es un tema que el Gobierno viene eludiendo desde 2006: ¿no quiere debate?

El pasado sábado la Coordinadora Estatal Antinuclear acusó al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de cometer prevaricación al emitir un informe complementario sobre Garoña, en respuesta a lo que Carlos Bravo, de Greenpeace España, calificó de "maniobra completamente ilegal" del ministro de Industria, Miguel Sebastián, que apoya la continuidad de la planta y, en todo caso, sostiene que una cosa es Garoña y otra el conjunto de la energía nuclear en España.

El caso es que, decidan lo que decidan, nadie está contento.

Mi opinión no le interesa a nadie, pero creo que la central debe cerrarse. Eso sí, al final de su vida útil, asegurando trabajo para los actuales empleados de la planta, y, sobre todo, guardando las formas y ofreciendo formas de energía alternativa que vayan sustituyendo a la que suministran Garoña y las demás centrales nucleares. Y esto el Gobierno no lo ha cumplido. Es decir, no me disgusta el posible cierre de la central, sino la manera, a mi juicio pésima, en que Zapatero ha gestionado el asunto. Vería más lógico el cierre de la planta si la decisión se hubiese explicado de forma coherente por parte del Ejecutivo. Y esta gestión burocrática y comunicacional ha sido y está siendo un verdadero desastre. Una de las claves de la mala fama de las decisiones del Gobierno socialista es lo mal que las vende, incluso las buenas.

¿Y por qué nadie habla de la contaminación lumínica? Ya no se puede ver la Vía Láctea para el 99% de los europeos.

En aplicación de la nueva doctrina de limitación de la justicia universal, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha decidido archivar la causa instruida por el juez Andreu por presuntos delitos de crímenes de guerra contra siete militares israelíes, entre ellos un ex ministro de Defensa, por la muerte de 14 civiles en Gaza en 2002.

El Gobierno sigue subiendo impuestos tras las elecciones europeas. A la gasolina y el tabaco le sigue la tarifa eléctrica, en un 2%. Y tal como se preveía, el Senado ha rechazado el techo de gasto presupuestario aprobado el jueves pasado en el Congreso, a donde vuelve y se aprobará por mayoría simple este jueves. El PSOE sólo tiene el apoyo de NaBai y de CC a día de hoy para aprobar los presupuestos.

Y la valoración del Gobierno sigue cayendo, incluso entre sus propios votantes, según un sondeo de un periódico tachado de afín al PSOE: el porcentaje de votantes del PSOE que califican "mal" o "muy mal" la actuación del Ejecutivo frente a la crisis económica ya iguala la de quienes mantienen una opinión favorable. Se realizó poco después de las elecciones europeas. Si tanto votante del PSOE estaba descontento apenas una semana y media después, ¿quién les votó?

España está a la cola de los países en buen gobierno y en lucha contra la corrupción, algo que parte de diez años atrás. Nada nuevo bajo el sol, por otra parte.

No hay comentarios: