miércoles, mayo 05, 2010

El error (otro más)

Lo comenté en una entrada del pasado sábado. Parte de la blogosfera socialista y supuestamente progresista puso el grito en el cielo por la supresión de la Dirección General para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, porque la ocupaba un amigo suyo, David Cierco. No vi, en cambio, levantarse ni una mota de polvo para lamentar la degradación de la Biblioteca Nacional de España (en adelante BNE), pasando de dirección a subdirección general, a pesar de emplear a un millar de personas, disponer de dos sedes y gestionar un legado de 27 millones de fondos. Y hasta página en Facebook, si gustan.

Según el actual organigrama del Ministerio de Cultura, antes de que se pueda aplicar esta insólita e injusta degradación administrativa, la BNE tiene la consideración de Organismo Público Autónomo, dependiente del Ministerio, al igual que el Museo Reina Sofía, el Instituto de Artes Escénicas y Música, el Museo del Prado, la Gerencia de Infraestructuras y el Instituto de Cinematografía y Artes Audiovisuales. La colección de la BNE se compone de, entre otras cosas, más de 30.000 manuscritos, cerca de 3.000 incunables, unos 500.000 impresos anteriores a 1831, más de 6.000.000 de monografías modernas, cerca de 110.000 títulos de revistas, más de 500.000 partituras impresas y manuscritas o más de 550.000 documentos sonoros.

Estamos ante una verdadera muestra de la opinión que el Gobierno de Rodríguez Zapatero tiene de la Cultura. La cultura es progreso, la cultura es o debe ser activo económico, la cultura junto con la educación dan buena parte de la verdadera talla moral de un país. Y va el Gobierno y devalúa y rebaja la calificación de la BNE, creada por Felipe V en 1712 como Biblioteca Real, para lo cual trajo diverso material bibliográfico desde su Francia natal (de su biblioteca particular incluso). Es decir, la institución recibe una sonora bofetada a las puertas de cumplir su tercer centenario de existencia. Y la blogosfera que se llama progresista, tan atenta para unas cosas, no veo que haya reaccionado ante este hecho que me parece de una extrema gravedad. Fue el militar franquista Millán Astray el que dijo aquello de "Muera la inteligencia" dirigido a D. Miguel de Unamuno. Bien, pues desde La Moncloa, pudiendo recortar gasto de un montón de sitios un millón de veces más inútiles, han decidido que "Muera la cultura". Tal cual. Tras una entrevista con la ministra Sinde, que la destituida e insigne directora de la BNE, y gran experta en biblioteconomía, Milagros del Corral (o sea, para una vez que hay alguien cualificado en un puesto), calificó de "cordial", la titular del ahora Ministerio del Cine, de la Propiedad Intelectual y de los Amigos de la Ministra le pidió que no abandonara el cargo, le explicó que tanto ella como la institución siguen teniendo el "apoyo absoluto" de su Ministerio y que la polémica medida "entra dentro de esa política de restricción y austeridad en la que se halla inmerso el Gobierno para favorecer la recuperación económica"; y le ofreció a Del Corral soluciones, como un "contrato de alta dirección" similar al que tiene el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

Argumentos que no convencieron a Milagros del Corral, que siguió estando en contra de rebajar la categoría administrativa de la BNE, "la cuarta o quinta más importante del mundo", y de hecho informó a González-Sinde de que abandonará su puesto cuando su cese se publique en el Boletín Oficial del Estado y se sepa quién la sucederá. Los decretos que harán efectivas las decisiones se publicarán este próximo viernes. "Me duele verla (a la BNE) en la lista ominosa de las 32 direcciones más inútiles", ha dicho Del Corral. El gran proyecto emprendido por Del Corral en el tiempo (dos años y medio) que lleva al frente de la BNE es la digitalización masiva de los fondos, algunos de gran antigüedad y cuyo delicado estado de conservación no aconseja poner a disposición del público ni para consulta de los expertos, algo que sí es posible con la digitalización, que preserva al original de cualquier daño que pudiera suponer su exposición pública.

Revista de prensa:

El País: 'Bofetada a la Biblioteca Nacional'

Público: 'Del Corral dimitirá si se cambia su rango'.

ABC: 'Milagros del Corral, en el disparadero por los ajustes' y 'Milagros del Corral abandonará si no revocan el recorte en la BN'

El Cultural: 'Del Corral: "No aceptaré soluciones personales, lo que me importa es el estatus de la BNE"'

Diario de Sevilla: 'Del Corral dejará su cargo si la Biblioteca Nacional pierde su estatus'

Explicación: la mayoría de los medios citados han errado en el titular, al entender la marcha de Del Corral como una situación personal de la afectada, cuando el enfoque real es que su renuncia al cargo se producirá al entender ella que la rebaja del estatus de la BNE puede suponer un enorme daño para la institución, y que puede afectar a su autonomía, a su gestión, a su relevancia o a sus presupuestos. Desde el Ministerio afirman que el cambio del rango sólo significa una rebaja del sueldo, la eliminación del chófer y el parque móvil. ¡Pues entonces, manténgase la dirección general, aunque tengan que rebajar sueldo y eliminar chóferes y parque móvil de todas las demás direcciones generales! El problema no es tanto estas rebajas como la significación simbólica de la degradación del cargo que está al frente de la BNE, entre otras funciones depositaria del patrimonio bibliográfico y documental del país. Pero claro, eso explícaselo a los inútiles que hay en La Moncloa o en la Casa de las Siete Chimeneas.

Por terminar: sí, hay que recortar gastos; sí, hay que adelgazar la estructura administrativa del Estado y del Gobierno central, pero no a costa de algo tan importante para la preservación de la memoria colectiva de España, sus artes (se conservan grabados), su geografía (se conservan mapas), su historia o su cultura como es la BNE. Y desde luego, ni es un cargo inútil ni Del Corral estaba haciendo un mal trabajo, antes al contrario. ¿Austeridad para favorecer la recuperación económica? ¿Y cómo se supone que progresa un país con su cultura cercenada? Ah, claro, con la "excelente" TDT de su amigo Sebastián. Desde estas líneas me permito condenar al más cruel de todos los infiernos, y para toda la eternidad, al o a la responsable o responsables de tan funesta decisión. Y repito: el Gobierno de Rodríguez Zapatero (PSOE) demuestra, por si sobraban pruebas, que la Cultura de verdad, no las porquerías que hacen sus amigos, no le importa en absoluto.

Ah, que se han reunido Zapatero y Rajoy y han acordado acelerar la fusión de las cajas de ahorros y reformar la Ley de Cajas... Pues mucho ruido y pocas nueces, decepcionante una vez más porque hay muchas más cosas que arreglar. Paso de ambos, no tendrán mi voto. ¿No dicen las encuestas que ambos están muy mal valorados? ¿Entonces por qué tanta fe desde los medios con que consigan arreglar algo? Ah, que hay que vender periódicos y todo eso. Vale.

Postdata: por Kabila, que también trata del asunto, me entero de que Milagros del Corral, que cumpliendo su palabra presentará su dimisión al aplicarse la degradación de la institución, ha escrito una emotiva y esclarecedora carta de despedida dirigida a sus colaboradores. Conviene leerla para entender que esta señora está ahí por amor a los libros y a la cultura, no por dinero, interés personal o cualquier burrada que alguien pueda inventar. Como dicen los catalanes y dirigido a los mediocres políticos de este país, Que n'aprenguin! (¡Que aprendan!). Y, tras este despropósito, que no venga nadie, pero nadie, diciendo que este Gobierno es socialista.

1 comentario:

RGAlmazán dijo...

Jorge, me has ganado por la mano. Tengo una entrada programada para esta noche sobre la biblioteca nacional. Es un escándalo.

Salud y República