viernes, mayo 07, 2010

Se consumó la infamia

Visto que el Gobierno no ha dado marcha atrás, Milagros del Corral ha consumado su marcha al frente de la Biblioteca Nacional. "Como soy una persona coherente, si esta situación no se puede revocar, lamentablemente, no estoy por la labor de avalar con mi presencia una decisión que rebaja las libertades y corta las alas a la biblioteca. Por ello no puedo permanecer aquí", explicó ayer en un acto que la institución ofreció por la tarde al poeta Luis García Montero. En dicho acto, Del Corral dijo que la decisión del Gobierno de convertir esta institución en subdirección general afectará "sobre todo a la libertad de acción estratégica", más que al presupuesto.

La presidenta del patronato de la Biblioteca, la eminente bioquímica y académica Margarita Salas, se ha posicionado al lado de Del Corral y ha enviado una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, solicitando que reconsidere la decisión de eliminar la Dirección General de la institución. La medida del Gobierno, que supone la salida de Del Corral, le parece "un desastre y muchas personas del Patronato con las que he hablado también, están realmente desoladas y muy disgustadas con esta decisión que se tomó", apuntó.

A su antecesora al frente de la BNE, la escritora Rosa Regàs, le "parece correcto lo que ha hecho Del Corral. No he seguido su gestión y no puede hablar de ella, pero su actitud me parece adecuada, porque suprimir la dirección de la Biblioteca es aquello del 'chocolate del loro', y, además, la cultura en mayúsculas es la que siempre sale perdiendo, me parece una brutalidad".

De este modo, Del Corral cesa hoy, de forma automática, como directora y, a partir de este momento, la persona que esté al frente de la Biblioteca Nacional tendrá rango de subdirector general "con la denominación de director". Mientras el Ministerio de Cultura, en un comunicado, asegura que estas medidas de reestructuración "no afectarán al correcto desarrollo, autonomía y funcionamiento" de la BNE, contamos con las sorprendentes declaraciones de su titular, Ángeles González-Sinde. La nefanda ministra manifestó que la decisión de suprimir la Dirección General de la Biblioteca Nacional se ha tomado "estudiando el contexto y viendo el recorte más viable".

En ABC: "Rebelión contra la destitución de Milagros del Corral". "El Gobierno tiene un problema. Otro más. No contaba con la enorme indignación del mundo de la cultura ante la salida de Milagros del Corral al frente de la Biblioteca Nacional (...) Fuentes de Cultura afirman que la ministra González-Sinde ha mostrado su sorpresa ante la rebelión que ha causado su decisión. «Claro, es que si de verdad lo entendiera, no lo habría consentido», es la rápida respuesta de un importante miembro de la sociedad civil involucrado en los proyectos de la BN (...)". Mientras, un patrono asegura que "Este Gobierno no sabe lo que significa la BN, porque hablamos de una institución comparable al Prado, de las que definen el patrimonio de una nación".

No conocía ni El Diario Exterior ni a su columnista Manuel Molares do Val, pero su texto titulado "¡A quemar la Biblioteca Nacional!" no tiene desperdicio:

"Visto lo que vale para el Gobierno la Biblioteca Nacional de España (BNE), una de las cuatro nacionales más importantes del mundo por fondos e historia, podríamos quemarla en una fiesta en beneficio de los artistas populares seguidores de Zapatero y de la SGAE, para que puedan recibir íntegro el presupuesto de ese centro oneroso y elitista. (...) La decisión fue de Ángeles González-Sinde, actual ministra de Cultura después de que el acreditado intelectual Miguel Bosé rechazara el cargo. Esta cineasta especializada en el destape y en personajes frikis considera tan poco importante la BNE, Museo del Prado del libro, que la convierte ahora en una subdirección ministerial, digamos que de quiosquillo. (...) Porque los libros son sibaritismos traidores frente a cantantes y cineastas populares que sí merecen fondos del presupuesto; olvidado Marx, el postsocialismo precisas pocas lecturas. Basta de cultura elitista. Debemos promocionar al pueblo, a la gente común modelo Belén Esteban, un icono para la ministra, como ella misma reconoció públicamente (...) Si no incendian la BNE, que pongan de subdirectora general a esa ilustre inspiradora gubernamental llamada Belén Esteban (...)". Para acreditar que la ministra Sinde confesó tener "simpatía" por la tipa esa que domina la parrilla de Telecinco, vean este vídeo del 01:00 al 01:27. Qué cruz de gobierno.

No hay comentarios: