jueves, mayo 06, 2010

Resulta que sin publicidad tampoco tienes independencia

Creíamos que una vez que RTVE se quedara sin publicidad eso implicaría tener unos informativos más independientes al no estar sujetos a la presión de los anunciantes. Eso pareció cuando se atrevieron a mostrar la cara menos amable de El Corte Inglés y hablaron con el hombre que había escrito un libro sobre el lado oculto de la creación de ese gran grupo. Pero este miércoles me he enterado de que no es así. Según ha desvelado el portal Periodismo Humano, el lunes no se emitió en la Primera un reportaje titulado "Algo huele mal", dedicado a los problemas de salud de los vecinos de la Bahía de Algeciras (Cádiz) a causa del polo químico que hay en la zona, el más importante de España junto al de Huelva, y una llamada de Cepsa, la empresa más poderosa del polo, lo impidió, reponiendo en su lugar una emisión antigua sin aviso previo. La periodista a cargo de ese reportaje, Montserrat Cuní, ha confirmado a Periodismo Humano que "el viernes por la tarde se produce una llamada de Cepsa a la Dirección de Informativos y el lunes, cuatro horas antes de la emisión, se nos comunica que quedaba cancelada".

Recientemente la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha recomendado que España y Reino Unido colaboren para "actualizar" un estudio epidemiológico que aclare las causas del elevado índice de casos de cáncer entre los habitantes del Campo de Gibraltar y el Peñón. Además, el Atlas de la Mortalidad en España, realizado por la Universidad Pompeu Fabra y al que la administración ha restado importancia, asegura que las personas que viven entre Sevilla, Cádiz y Huelva tienen un 40% más de probabilidades de morir de cáncer. Así que no es que algo huela mal, sino directamente a podrido en Cepsa y en RTVE. Que por cierto Cepsa es una de las empresas que apoyan la campaña de "Esto sólo lo arreglamos entre todos". La denuncia del clamoroso ejercicio de "lobbismo", presión y censura ya ha saltado a las webs de Greenpeace, Ecologistas en Acción o la asociación local de la zona, Agaden. ¿Quién manda aquí de verdad gobierne quien gobierne?

Y cuando no es la presión de un importante grupo empresarial, son la falta de controles y de comprobación de fuentes lo que hunde a ese periodismo del siglo XIX que sigue queriendo ser protagonista en el XXI: cuentan que un vendedor de acciones francés, de nombre Yves Marçais, fue capaz él solo, sin ayuda de nadie, de lanzar el bulo de que España iba a pedir al FMI un fondo de rescate de 280.000 millones de euros. Le bastó convencer a un periodista de la ¿prestigiosa? AFP, la agencia France Press. Aunque bien es verdad que, cuenta Ana R. Cañil, lo que hizo este ladino galo no fue más que dar verbo a "otro runrún que desde las diez de la mañana había soltado alguien más cobarde, otro intermediario (broker) que, amparado en el anonimato había dicho que tres de sus colegas de Nomura, West LB y Sanford Bernstein jugaban con el rumor de que España negociaba con Bruselas un rescate por los susodichos 280.000 millones". Entre eso y que los periodistas parece que se creen cualquier cosa... Et voilà!

Y, como dice la Cañil, también se necesita "un país donde sus dos principales políticos, el que gobierna y el que aspira a gobernar, tienen de todo menos talla de estadistas y generosidad para con sus ciudadanos". Sólo nos queda resignarnos y esperar a que venga alguien con dos dedos de frente a sustituir a estos dos. Pero no lo veo, y si lo hay no le dejan asomar la cabeza. ¿Se puede saber en qué manos estamos?

1 comentario:

RGAlmazán dijo...

Jorge, gracias a tí me entero de cosas que me pasarían desapercibidas. Un placer leer tus recopilaciones comentadas de noticias.

Salud y República