sábado, abril 10, 2010

Tampoco es eso

Entrevista a José Blanco, ministro de Fomento, en El País.

Titular: "No es posible que las autovías y el AVE lleguen a la puerta de cada casa".

Ministro: no es eso, no queremos eso y dudo seriamente de que nadie quiera eso. Y por cierto, lo que usted no tiene que poner son más autovías ni más AVEs, sino mejorar las vías secundarias y el transporte de mercancías por tren, que sí es uno de los puntos que usted se compromete a mejorar en el transcurso de la entrevista.

También dice que van a impulsar las Cercanías. Espero que no haya mentido, porque alguno de los más recientes tramos de AVE inaugurados ha conseguido dejar tramos de Cercanías en el abandono, por no decir que allí donde hay AVE no se ha dejado prácticamente otra opción para algunos trayectos concretos. Demasiadas líneas de Alta Velocidad. Y sin la seguridad de que vayan a ser rentables. De hecho algunas de las ya existentes no lo son ahora mismo al tener las estaciones muy alejadas de los núcleos urbanos (es decir, se han hecho para especular).

En cuanto al plan público-privado de infraestructuras, supongo que valdrá de poco que se le diga que la creación de empleo no es misión del Estado sino de las empresas, y que por mucha obra pública que haga no va a arreglar el paro, sólo maquillarlo, porque las obras sólo van a generar empleo en un sector.

Los grupos ecologistas han criticado con dureza tanto este Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) como la pretensión del presidente del Gobierno y del ministro de Industria de aumentar sobremanera el parque de coches eléctricos.

Greenpeace califica el PEIT como "subvención al cambio climático" y denuncia que el Gobierno invierte veinte veces más en nuevas infraestructuras que en apoyar al transporte público.

De igual modo la ONG señala la ausencia de las renovables en los planes del Gobierno sobre vehículos eléctricos. Es decir, la falta de estrategia para recargar los vehículos con energías renovables. En EcoLab, de El País, "Lo que contamina un coche eléctrico".

Ecologistas en Acción es aún más dura en cuanto al PEIT, y titula: "17.000 millones de euros más para el timo de las infraestructuras". Critica que se califique de "sostenible" a la construcción de autovías y líneas de AVE, "mientras el ferrocarril convencional sigue en un estado de abandono lamentable" y dice que lo que se necesita es transporte público y movilidad sostenible (que redundan en eficiencia energética). Tampoco resulta coherente, a la vez, impulsar el coche eléctrico esperando generar una fuerte demanda en el futuro (o confiando en anticiparse a que se produzca) y al mismo tiempo invertir veinte veces más en nuevas infraestructuras que en apoyar al transporte público.

Como recuerdan los ecologistas, las mayores constructoras del país están agrupadas en Seopan, que está presidida por David Taguas, ex responsable de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Seopan es además uno de los agentes que respaldan la para mí fallida campaña de estímulo del consumo "Esto sólo lo arreglamos entre todos". Taguas cree que el PEIT creará cerca de 340.000 empleos. Asimismo, considera que el aumento de actividad que generará redundará en una subida del 1% de los salarios reales en cinco años y elevará un 1,5% la capacidad de consumo de los ciudadanos "de forma permanente", según Taguas.

Ecologistas en Acción recuerda que Blanco ya habló de la creación de 500.000 puestos de trabajo cuando presentó los presupuestos de 2010 para infraestructuras, por un importe de 19.300 millones de euros. No existen, como tampoco los 500.000 correspondientes a los más de 19.000 millones de euros que invirtió Fomento en AVE y autovías durante 2009.

Algunos artículos. En Expansión, "Luces y algunas sombras del plan de inversión de Fomento". En El Confidencial, texto de opinión firmado por Carlos Sánchez: "Leed mis labios: Menos ladrillos y más ordenadores". En El Blog Salmón, "El nuevo plan de infraestructuras y transportes: una buena artimaña financiera". En concreto se refiere a que el Gobierno compromete dinero público, pero se pretende que Eurostat no lo compute como deuda pública.

No hay comentarios: