martes, abril 06, 2010

Otro periodismo (se intenta)

Técnicamente hace una semana (esta entrada se comenzó a redactar el lunes 5), el programa Hora 25 de la Cadena Ser, presentado durante la Semana Santa por Javier Casal, dedicó el tema de reflexión a las salidas del periodismo (la crisis, bla, bla, bla). En su blog le ha dedicado una entrada donde además está accesible el audio. Analizó cinco proyectos. Dos eran las webs personales de Ramón Lobo y Enrique Meneses, absolutamente recomendables por supuesto. Los otras tres eran webs colectivas. En una de ellas hay participación activa de los usuarios visitantes para que manden sus noticias: es Bottup, de Pau Llop. Las otras dos son más periodísticas o, si se quiere, profesionales: Periodismo Humano, representada por Javier Bauluz, y José Naranjo, por GuinGuinBali.com. Demuestran que hay "otra forma" de hacer periodismo. En el último caso, nos demuestra la riqueza y variedad de noticias que nos ofrece África, de la que nos suelen llegar las noticias menos amables. Ramón Lobo dijo en el programa algo como que su blog era la extensión de esos Cuadernos de Kabul que escribía en El País y donde llevaba las historias que no tenían cabida en las crónicas escritas para su publicación habitual. Otro proyecto periodístico aparecido en Internet recientemente es Cuarto Poder. Es más que posible que todos estos proyectos aquí citados no tuvieran cabida fuera de la red, por cómo funcionan los grandes grupos de comunicación, en aras de una mayor independencia y porque los costes son menores.

Podemos entrar en la valoración de si los medios citados (no los blogs) tienen muchas posibilidades de supervivencia o no. Prefiero entrar en otro terreno. Se ha discutido también si existe de verdad el concepto de "periodismo ciudadano". Bien, pues mi opinión es que estos medios y proyectos, muchas veces llevados a cabo por periodistas, tienen o han de tener un hueco en el caso de que, ojo, hablen de cosas que los grandes medios callan o no tratan en profundidad, o ningunean. Que a partir de ahí el periodista se convierta en empresario (la web se convierte en un activo económico que hay que gestionar) puede ser bueno o malo. Un periodista no tiene por qué saber de economía. El ejemplo más claro que yo veo es el de Juan Luis Cebrián. Comenzó como simple periodista de la plantilla fundadora de El País y ahora es consejero delegado de Prisa. No hay que ser muy listo para darse cuenta de que el grupo se está yendo a pique por inversiones equivocadas en momentos equivocados precisamente desde que él está al frente. Claro que igual ha sido lo bastante listo como para garantizarse una buena jubilación. En mi caso, no tengo ni idea de gestionar nada, así que este blog no tiene publicidad.

Así pues, como digo, no sé si periodismo ciudadano, pero sí otro tipo de periodismo donde veamos noticias que los medios tradicionales, o callan, o posicionan marginalmente dedicándoles veinte líneas en una esquina, o ni siquiera eso. O entrevistan a gente interesante sin espacio en los medios. Podemos incluir en este grupo aquellas noticias que respondan a la expresión: "¿Qué me has traído? ¡Esto no vende!", para que entiendan un poco mejor a qué tipo de noticias me estoy refiriendo. Algunas webs que me parecen interesantes, pues sí, las llevan periodistas que en algunos casos se han metido a empresarios ya que están ofreciendo su web como producto. Ya he dicho que no me hace mucha gracia, pero a veces supongo que no queda otro remedio.

Hace un par de semanas escribía Pilar Portero en Tu2is que algunos medios han seguido la errónea estrategia de contratar como bloguero a alguien que tiene cosas interesantes que decir y que luego le han marginado en el maremagnum de contenidos de sus páginas web. Otras veces se compra a la voz discordante justo para silenciarla, un error aún mayor que el primero. Repito que Portero lo explica de maravilla en la entrada "Me pone kilo y medio de blogs o la estrategia de los medios contra los contenidos con chicha". Ha puesto un ejemplo de El Mundo y otro de El País, pero seguro que buscando hallamos más. Párrafo: "Un vez dentro de la casita de chocolate, le encierras en la jaula de oro junto a los otros 50 blogueros ilustres y apiñados en una página anodina que tira para atrás, tanto en diseño como en relevancia. Por supuesto su blog jamás se situará en la parte superior de la portada, ese deseado espacio que cabe en tu pantalla sin necesidad de hacer scroll y al que echas un vistazo antes de aburrirte y cambiar de página".

Si alguien quiere ver TODOS los blogs de El Mundo, por ejemplo (en esa llamada superior de la web llamada "Op-Blogs" sólo nos dejan ver algunos), tiene que ir a http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/ y encontrará, si siguen escribiendo, al cocinero Abraham García, a Carlos Sánchez Almeida, a Juan López de Uralde, a Antonio Ruiz de Elvira, a Eudald Carbonell, a Joaquín Araujo, a Sal Emergui o a los corresponsales europeos y estadounidenses. Yo ni recordaba de alguno de ellos que escribiera aún allí...

Los de Público, que tienen una llamada como "Opinión" en la parte superior de la web, los hallará en la url http://blogs.publico.es/ y verá que las últimas incorporaciones y algún ilustre están "in the top bottom", abajo del todo. Nada menos que Isaac Rosa, Noam Chomsky y Luis García Montero. Eso, en la parte de las columnas. En la de los blogs, que están a la derecha, vemos tres que están, o abandonadas (Anómalo) o bien hace tiempo que no se actualizan (Antonio Albert o Mayte Carrasco). El webmaster de Público, ¿qué hace? ¿Coloca las cosas según se las van dando y luego se olvida de pasar a hacer limpieza? Aunque fuera una reubicación...

Respecto a El País, si bien es cierto que tiene una llamada en la parte superior de la web a la parcela de opinión, donde uno también puede acceder a algunos de los blogs y a las viñetas, tiene errores. En la parte llamada "Columnistas" figura al que le toca ese día (Almudena Grandes, Elvira Lindo, Juan José Millás...) pero no hay archivo accesible. Tampoco a la parte de columnistas ocasionales llamada "Tribuna". Sólo hay archivo para las viñetas, las cartas al director y la Defensora del Lector. Cachis...

¿Los blogs? Hombre, si uno quiere buscarlos desde la portada... Dejen que haga un poco de scroll... Más scroll... Un poco más, vamos bajando... ¡Ah, por fin! ¡Vaya colores! ¿No notan que algún título está difícil de leer? Y no, no son sus pantallas, es que están así. Destacaría el de viajes de Paco Nadal, el de actualidad parlamentaria de Fernando Garea, el de Babelia (Papeles Perdidos) y el nuevo, del ex Soitu Clemente Álvarez, sobre Medio Ambiente, consumo, transporte... Que sí, que pone que es colaborador de El País desde 2004, pero es que había un Clemente Álvarez que hacía Medio Ambiente en Soitu y tiene que ser el mismo, ¿o no? Me encantaría hablar mejor del de Sofía Ruiz de Velasco (ex Soitu), pero es que alterna temas serios e interesantes con banalidades como Chatroulette, Ricky Martin o un ex del grupo Take That. Oiga, para esas chorradas me voy a otra ventanilla.

Otro fallo del espacio de blogs de El País es que en la portada sólo te ofrecen unos pocos, los que a ellos les deben parecer más importantes (el total, aquí). Aunque uno vaya dándole al botón de "siguiente" no llegan a veinte, y quedan fuera de la vista (no aparecen ni de casualidad) algunos como los de Mikel Urmeneta (si a uno le gusta este señor), Pere Estupinyà (de ciencia, lo acabo de descubrir), Nacho Vigalondo o Juan Manuel Pardellas (mayormente, sobre inmigración). Blogs estancados u olvidados, uno de Jordi Minguell (cine y audiovisuales) y uno de WWF. Resulta que el presentador de Noticias Cuatro 2, Javier Ruiz, tenía un blog especializado en Economía... Pero se ha quedado cogiendo polvo desde... noviembre del año pasado. También están abandonados el de la especialista en Educación Susana Pérez de Pablos y el del experto en Fórmula 1 Manel Serras. Y a todo esto, ¿dónde está Enric González?

No daré referencias de los opinadores de más periódicos porque no los sigo, disculpen. Hace bastante tiempo puse en una entrada una relación de blogs y sitios de información que me gustaban y que visitaba con asiduidad. Algunos son más famosos que otros. En una próxima entrada (una de las dos siguientes, intentaré) volveré a hacer una relación o lista similar. De alguno de los blogueros que citaré, deseo fervientemente que no los contrate ningún periódico grande, no sea que los haga desaparecer como advierte Pilar Portero.

No hay comentarios: