miércoles, marzo 24, 2010

Servicio público contra servilismo

Dos días, dos entrevistas. Aprovechando que el viernes estuvo por Sevilla celebrando un Consejo de Ministros donde se cometieron algunas de las infamias más terribles, por parte de un gobierno, de nuestra historia reciente, como aprobar la LES o liquidar la deuda histórica andaluza al límite del crono con solares, el presidente Zapatero fue entrevistado en los estudios de Canal Sur Televisión. La entrevista (ver vídeo), que se emitió el domingo, sólo duró media hora, y fue cómoda y amable para el inquilino de La Moncloa.

Al día siguiente, el compromiso fue con la autonómica catalana, TV3, grabada en las instalaciones del sincrotrón Alba de Cerdanyola: duró casi el doble y tuvo poco que ver con la del día anterior (ver vídeo). La directora de TV3, Mònica Terribas, repitió el ejercicio de verdadero periodismo y servicio público que había practicado con el presidente de la Generalitat, José Montilla, unos días antes. A Zapatero se le nota muy nervioso en varias partes de la entrevista y un dato claro de que no estaba a gusto podemos observarlo en las continuas torsiones de su hombro derecho. Terribas le puso en más de un apuro.

Que Zapatero, en ambas entrevistas, diera muy pocas respuestas válidas, podemos achacarlo a dos causas: o incapacidad de las entrevistadoras, o incapacidad del entrevistado. Elijan. En el caso de la entrevista en Cataluña, yo sí veo que Zapatero se quedó a cuadros bastantes veces, igual esperaba algo igual de blando a lo del día anterior en Andalucía.

La incisiva entrevista a Montilla ya le granjeó severas críticas a la periodista catalana, y el hecho de que la entrevista estuviera bien hecha lo hallamos en el hecho de que haya sido el partido de Montilla, el PSC, el que la criticase. Lo curioso es que también CDC se ha molestado, cargando contra la responsable de informativos de la cadena. El cargo municipal socialista que insultó a Terribas ha sido castigado en falso: ha sido relevado de un puesto sin sueldo pero sigue ocupando otro, un puesto de confianza y ejecutivo, como gerente del Instituto Metropolitano del Taxi (IMT).

Sólo un par de apuntes más: era la tercera visita seguida de Zapatero a Andalucía en fin de semana, si bien es verdad que la de ese Consejo de Ministros estaba prevista hace meses, y la de Cataluña es de imaginar que también tenía fecha conocida hace tiempo. Acudía el presidente del Gobierno a dos regiones que resultaron decisivas en su triunfo electoral de 2008 y donde todas las últimas encuestas señalan que pierde apoyos, por más que se empeñe en negar la mayor. Y una pregunta: ¿fueron las cadenas las que pidieron las entrevistas, o fue Zapatero el que dijo que se las hicieran?

Y, por cierto, y que no se me olvide: la calidad media de los espacios de TV3 es, de lejos, mucho mayor que la de los de Canal Sur. Claro que eso ya lo podían suponer ustedes aunque nunca hubieran visto nada de ambas, ¿verdad? Odio que tiren mi dinero y, salvo por algunos programas, Canal Sur es una trituradora de euros basada en el sectarismo -en la información política- y el mal gusto -en sus magazines ante todo-, que además vende en varios de sus espacios -que se emiten vía satélite, ojo- una imagen estereotipada de la región y de sus habitantes. Lo triste es que por lo visto tiene bastante audiencia (Telecinco también, y ya saben). Es mi opinión personal como espectador crítico. A quien no le guste, que coma ajos. De nada.

No hay comentarios: