viernes, marzo 26, 2010

Hágase la luz

Miguel Sebastián. Ministro, lobbista de lo nuclear, defensor de cobrar a los ISP en Internet, partidario del uso del carbón, protagonista de uno de los momentos más chuscos de los últimos tiempos vivido en una campaña electoral. Un señor en problemas haga lo que haga. Bueno, creo que a estas alturas ya saben con quién me voy a meter.

Empecemos con el alegato. Cataluña sufrió hace pocas semanas un terrible apagón (tall de llum), en la provincia de Gerona (en adelante Girona), que aún tiene a gente sin luz en sus casas. No hace tanto, pasó en Barcelona. Endesa dice que el problema estará arreglado del todo, ¡en julio! Mientras, el ministro de Industria dice que la línea de Muy Alta Tensión (MAT), a 400.000 voltios, en interconexión con Francia, estará para 2014, pese a que, según él, "algunos ayuntamientos están generando retrasos y paralizaciones". No solo los ayuntamientos. Una plataforma en contra de la MAT ha pasado varios meses acampada encima de los árboles en la localidad de Sant Hilari Sacalm hasta que han sido desalojados por los Mossos d'Esquadra en una actuación que ha sido vetada a la presencia de los medios de comunicación. El Congreso se ha opuesto a soterrar la MAT al paso por Girona. Sebastián insistió hace unos días en la necesidad de conectar "de una vez por todas" la línea MAT con Francia. En 2009 acordaron oponerse a ella las diputaciones de Huesca y Lleida.

En su entrevista del pasado lunes para TV3, el presidente Rodríguez Zapatero dijo que la MAT es "imprescindible para mejorar la débil red que tiene Girona", aunque ha reconocido que este tipo de inversiones "a veces son problemáticas y contestadas y llevan retraso por problemas medioambientales". Respecto a posibles sanciones a Fecsa-Endesa por los apagones, dijo que "Desde luego, si Endesa ha incumplido alguno de los requisitos será sancionada por la Generalitat" y se mostró convencido de que el presidente de la Generalitat impondrá sanciones si es necesario. "Conociendo al presidente Montilla, lo hará con firmeza", ha remachado. Sí, claro, por eso fue Montilla el que se desplazó a las instalaciones de la compañía eléctrica y no al revés.

Veamos. Resulta que una treintena de torres de conducción eléctrica se caen en cascada por el simple efecto de una nevada. Días más tarde se volvieron a quedar sin luz. Y resulta que, según se ha denunciado desde el área de Interior de la Generalitat, algunas de las instalaciones y equipos con que se efectúan las reparaciones son materiales en desuso de hace 30 años. Fecsa-Endesa lo desmiente y dice que ha cumplido con más del 90% de sus compromisos en Cataluña. Miren, aquí en Málaga también está Endesa a través de Sevillana, el domingo pasado no cayó aquí ninguna nevada y se fue la luz por dos horas. Es la segunda vez que se nos va la luz en tres semanas sin motivo aparente. ¿Seguro que invierten en la mejora de la línea? Mientras Generalitat y Endesa se tiran los trastos, aún hay pueblos en Girona sin fluido eléctrico. Y eso en plena Costa Brava, un enclave turístico de primer orden. Si lo mismo llega a pasar en algún sitio "perdido de la mano de Dios", no me quiero imaginar "la prisa" que se habrían dado en arreglarlo.

Encima, va un señor que tiene el rimbombante cargo de adjunto al director de distribución en Endesa Distribución, empresa responsable del suministro eléctrico en Cataluña, y tiene el soberano cuajo de soltar por su boquita que lo que ha pasado en Girona podría pasar perfectamente en cualquier punto de la costa... Lo que me temo que incluiría a la Costa del Sol en época de máxima afluencia turística y por tanto de un mayor consumo eléctrico, además de por la cuestión de refrigerarnos en verano. Sus palabras son: "Estamos hablando de una nevada tremenda en la costa, a cota cero. Con circunstancias meteorológicas de este tipo, se puede repetir en cualquier lugar de la costa, en Málaga, en Alicante..." Vale. 1- ¿Por qué este señor no está ya de patitas en la calle? 2- ¿Qué hace el gobierno que aún no ha intervenido para nacionalizar Endesa y garantizar el suministro? Ah, vale, que eso sólo lo harían Hugo Chávez y Evo Morales y entonces diríamos que son unos liberticidas y tal...

136 pueblos de Girona se unieron y movilizaron por el apagón en contra de Fecsa-Endesa, y algunos han optado por, dicen, dejar de pagar la luz (es decir, boicot). Piden un cambio de modelo en la generación y comercialización de la electricidad. Algunos han reclamado justamente lo que yo digo, la posibilidad de intervenir la eléctrica. En cuanto a la MAT, la plataforma en contra de la misma reclama en su lugar mejoras en media y baja tensión, mientras que la misma persona de la Generalitat que ha dicho lo del material obsoleto dice que tras la MAT se esconden "otros intereses". Red Eléctrica Española dijo ya hace casi un año que el soterramiento conllevaba un mayor impacto que la vía aérea. Los dos partidos socios del PSC al frente de la Generalitat, ERC e IU-ICV, se han venido oponiendo a la MAT alegando razones medioambientales. Los que el ministro llama "algunos ayuntamientos" que se oponen son 63, agrupados en la AMMAT.

Triste, muy triste, un reciente editorial de El País, que "olvidaba" sospechosamente mencionar las motivaciones ecologistas que sustentan buena parte de los argumentos en contra de la instalación de la MAT. Así reza: "Pero la MAT aún está por ultimar. La oposición de muchos ayuntamientos ha retrasado su entrada en funcionamiento. El eterno combate entre la garantía de suministro y el entorno turístico ha sido el causante de esa ralentización de las obras. Todos quieren el servicio, pero nadie desea que el cable pase cerca. Y ahí no hay excepciones. Solo dos partidos -Esquerra e Iniciativa- se opusieron desde el primer momento a la MAT. Todos los demás -CiU, PSC y PP- han mantenido posturas de oposición en los territorios afectados y favorables en el Parlamento de Cataluña". ¿Y la versión de que la oposición se debe, no al impacto en el entorno turístico, como ahí se dice, sino al impacto medioambiental? Agua. Este editorial calla a voz en grito. Dejando aparte las relaciones, nunca demostradas del todo, y convenientemente silenciadas si las hay, entre las líneas de alta tensión y la aparición de casos de cáncer en sus proximidades.

No es el único problema para el ministro, que regala miles de millones nuestros a las eléctricas en nombre del CO2 a pesar de la Audiencia Nacional, que ha declarado legal una norma del anterior ministro, Joan Clos, que el actual derogó nada más llegar al cargo. En concreto ha desestimado la demanda de Fenosa contra la orden ministerial de Clos que restó en 2006 la retribución extra (1.200 millones ese año) que las eléctricas se anotaron al sumar como coste los derechos de CO2 que reciben gratis. La periodista Pilar Portero le preguntó por esta sentencia al actual ministro y su parca e insatisfactoria respuesta fue "hablaré con las renovables", cuando, recuerda Portero, él es el responsable, luego está haciendo dejación de funciones. Sebastián está logrando agotar hasta la paciencia de la "zen" Elena Salgado, leemos en Tu2is.

Respecto a la liberalización de la tarifa eléctrica, ésta sólo permite, según un estudio de la Comisión Nacional de la Energía, un ahorro máximo de 23 euros. La suma de negociar la de la luz y la de gas, de hasta 67 euros por año. FACUA calificó de "ridículas" las ofertas del mercado de luz liberalizado y llegó al punto de pedir "explicaciones" al Ministerio de Industria por asegurar que el mercado procuraría importantes descuentos con respecto a la llamada Tarifa de Último Recurso (TUR). Por añadir algo más, la información sobre esta tarifa y sobre la liberalización, así como de las ofertas disponibles, fue realmente escasa.

Encima, en el 'mix' energético que el Gobierno ha previsto para 2020, presentado a la oposición en medio de las reuniones de medidas contra la crisis, la energía solar supone sólo el 8% y la aportación del carbón seguiría siendo nada más y nada menos que un 9,3%. Una industria deficitaria, contaminante y obsoleta tendría más peso que la solar, según el Ejecutivo. Y más teniendo en cuenta que el carbón nacional es de mala calidad y hay que comprarlo fuera para compensar. Una solución sería apostar por alguna central nuclear de nueva generación, supongo, pero tenemos un Ejecutivo que soborna y malmete para lograr que haya pueblos que quieran albergar el Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC), que dice que se cierre la central de Garoña en 2013 y que se acaba de encontrar con que esa decisión ha sido recurrida ante la Audiencia Nacional por la Junta de Castilla y León, que se suma a la que ya presentó Nuclenor, la propietaria de la central. Del lado antinuclear, la decisión ha sido recurrida de igual modo por Greenpeace y Ecologistas en Acción, por motivos, como es de comprender, opuestos a los de la otra parte. El Gobierno no quiso, ni cerrarla de inmediato, ni ampliar su periodo útil por diez años como sugería el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Tiró por la calle de en medio queriendo dejar a todos contentos (lo cual era imposible) y ahora se encuentra con esto, gracias a su indefinición y a su incapacidad. Nuestra dependencia energética del exterior es tal que nuestro gas natural viene de Argelia... Y buena parte de nuestra energía eléctrica de centrales nucleares francesas. Otro palo: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado la Autorización Administrativa y la Declaración de Impacto Ambiental de la central térmica de Morata de Tajuña. El recurso fue presentado por Ecologistas en Acción en el año 2006 y la sentencia equivale a la paralización administrativa de la central.

Por otro lado seguimos conservando presas obsoletas, muchas sin utilidad, otras hasta ilegales, que están minando los ecosistemas de muchos de nuestros ríos. Tenemos un reportaje del Telediario del 14 de marzo y un programa completo de El Escarabajo Verde, del 3 del pasado noviembre, centrado en la demolición de una presa en el río Ezkurra, afluente del Bidasoa, que creo es la misma que aparece en el reportaje citado en el primer enlace.

Una opción válida para acabar con la dependencia, y yo diría que con el abuso de la posición de las eléctricas, sería que, placas solares y fotovoltaicas mediante, las casas pudieran autogenerar energía eléctrica, abastecerse y vender el excedente. Hay algunos casos ya en España, pero se han publicitado poco. El Ministerio de Industria tampoco ayuda a lograr esa posible independencia energética, ya que, según una información difundida en febrero por Ecologistas en Acción, la cartera de Sebastián bloquea la energía minieólica, dado que no contempla "ningún cambio de legislación" para facilitar la instalación de miniturbinas en las viviendas, hoy sometidas a las mismas trabas que un gran parque eólico. Esta interesante cuestión, que en España llevan unas quince empresas que están buscando su propio marco regulatorio, para independizarse de los parques eólicos, no la he visto reflejada en ningún otro sitio.

Pequeño apartado extra sobre Endesa: hay una fuerte movilización en Chile en contra de las represas que esta compañía quiere instalar en la parte de la Patagonia que corresponde a este país. El actual presidente de Chile, Sebastián Piñera, se reunió con la plana mayor de Endesa España. Tras ello, se hizo el anuncio de que esta empresa destinará 10 millones de dólares al Fondo de Reconstrucción de Chile. Al día siguiente -y casualmente- el ministro de Energía, Ricardo Raineri, dice que el proyecto HidroAysén -controlado precisamente por Endesa y en pleno proceso de evaluación ambiental- es "tremendamente atractivo". Curioso eh. Así se expresa una carta dirigida al diario La Tercera y reseñada en la plataforma "Patagonia chilena sin represas" (visitar web). Como dice el director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, "Endesa en Chile: ¿ayuda contra el terremoto,o compra de voluntades? Curioso momento en que el nuevo Ministro de Energía de Chile apoya las represas de ENDESA en Patagonia...".

Concluyo la disertación haciendo referencia a un interesante reportaje de dos páginas publicado el domingo 14 de este mes en el suplemento Mercados de El Mundo. Se titula, en un destacado en portada, como "Fin del 'chollo verde'", y dice que el Gobierno prepara un recorte generalizado de las subvenciones a las energías renovables. Podemos coincidir en que los parques eólicos y las placas solares han crecido en algunos casos en exceso en el periodo reciente (cayendo en la especulación), pero esta pretensión casa muy poco, por no decir nada, con las intenciones del Ministerio de Vivienda de que las viviendas de nueva construcción, así como los edificios públicos, tengan placas solares fotovoltaicas y sean ecológicamente sostenibles. Tampoco cuadra con el "cambio de modelo económico" que se pretende llevar a cabo con la Ley de Economía Sostenible (LES). Vamos pues al contenido del reportaje, que firma Baltasar Montaño.

Página 18, destacados: "El Gobierno prepara un cambio del modelo de ayudas a las renovables y un recorte generalizado de las primas, que en 2009 se dispararon hasta los 6.000 millones". Inciso: la instalación de energías renovables requiere una elevada inversión inicial, que se amortiza con el tiempo. Por ejemplo, las bombillas de bajo consumo son más caras que las habituales, ya que hay hasta que importarlas, pero a la larga ahorran en la factura de la luz, que es de lo que se trata. Sigamos. Esos 6.000 millones, indica el reportaje, han de ser sufragados mediante su inclusión en las facturas eléctricas, y que "pasan a engrosar el déficit tarifario que todos los consumidores de electricidad tendremos que pagar en los próximos años". El Ejecutivo pretende revisar el sistema de incentivos, que "en algunos casos extremos" se disparan a casi 400 euros por megavatio producido. Se recortarían las primas a los sectores fotovoltaico y eólico, en una primera opción, o se retribuiría con primas "sólo a una parte de la potencia instalada, sacando del sistema a los activos más rentables y maduros, como algunos parques eólicos". Otras medidas a barajar, se dice, serían "el recorte generalizado de los costes eléctricos y el cambio del perverso sistema actual de fijación de precios, pool". En un apoyo se señala que los planes del Gobierno han sorprendido al sector eólico "en su peor momento". En la Asociación Empresarial Eólica (AEE) conviven decenas de promotores pequeños y medianos junto a las gigantes Iberdrola y Gas Natural. Esta última ha pedido el recorte drástico de los subsidios a las renovables para que el gas recupere un papel preponderante en el 'mix', pese a ser socio de la AEE. La información remarca que Industria persigue "racionalizar el coste y desarrollo de las renovables, pero manteniendo el apoyo a las energías verdes como vehículos -Sebastián y su obsesión por el coche eléctrico- para luchar contra el cambio climático y en pos de una economía más sostenible", y el redactor se apoya para afirmar tal hecho en el citado 'mix' energético previsto para 2020, alegando que las fuentes renovables superarán, en dicha previsión, el 40% de toda la energía generada. Respecto a la producción de 2009, el gas natural pasaría del 36% al 17%, la energía nuclear del 19% al 15% (si eres antinuclear, se reduce demasiado poco, y si eres pronuclear la cifra es imposible manteniendo las centrales actuales), y el carbón del 13% al referido 9,3%, algo incompatible con un supuesto compromiso verde.

Página 19. Se dedica casi en su totalidad a un ramillete de gráficos (evolución de la potencia, mercado fotovoltaico por regiones, evolución de las tarifas, volumen de negocio del sector, etc.) de los cuales el más interesante es una representación del proceso que supone el autoconsumo de electricidad y sus ventajas. Explica desde la captación de energía a partir de la instalación de paneles fotovoltaicos en el tejado, su conversión en corriente alterna para su consumo en vivienda, su paso a las redes de baja y media tensión y la venta al sistema de la electricidad no consumida. No, no se cita la energía minieólica, que sería otra opción muy interesante. Estos gráficos se acompañan de una columna bajo el título "El autoconsumo de energía solar abaratará precios. Destaco: "El autoconsumo de electricidad lo tenemos mucho más cerca de lo que pensamos. (...) Las normativas actuales permiten el autoconsumo aislado -ojo, dice 'aislado'- de luz procedente del sol (cualquiera puede poner una placa y contar con electricidad) y, por contra, también permiten generar energía con paneles solares conectados a la red, pero sólo para venderla, no para consumirla directamente. Así que el sector fotovoltaico (...) comienza a abrir nuevos frentes. Uno de ellos es el de pedir al Gobierno que regularice el autoconsumo para que los clientes puedan producir y consumir su propia energía fotovoltaica" e incluso "podrían cobrar por la energía sobrante no consumida". Para ello, indica, "hay que llegar al punto de 'paridad de red', en el que, según los expertos -ay-, el coste de generar un kilovatio hora en el punto de consumo se iguala al precio" del mismo kilovatio suministrado por la red a ese mismo punto, con lo que al consumidor le saldría más rentable consumir la energía que genera que comprarla.

Se cita a EEUU como país donde "el autoconsumo ya está en marcha". En el caso de España, llegar a esta posibilidad dependerá, como casi todo, de la voluntad política, bastante dudosa y voluble en el caso que nos ocupa, y, sobre todo, de la influencia que sobre este y futuros gobiernos tengan los 'lobbys', que en este caso serían las grandes empresas como Endesa, Iberdrola, Gas Natural, Acciona, Abengoa... Si unos 'lobbys' tan aparentemente frágiles como las entidades de gestión de derechos de autor han logrado colar de rondón una normativa restrictiva de derechos fundamentales en una ley estatal, ¿qué no podrán hacer empresas que mueven miles de millones, frente a un Gobierno rendido a los grupos de presión?

No hay comentarios: