jueves, septiembre 03, 2009

Aquí van a llover hostias como panes

Para unos cuantos miembros del Gobierno y del PSOE, con el ferviente deseo de que al menos les piten los oídos.

A Celestino Corbacho, por hacer de pelele al decir que no había margen para ampliar la ayuda de 420 euros, para después dejarle José Antonio Alonso en ridículo al sí ampliarla, decir que sí ha estado hablando con él y con Zapatero, que no se trata de ninguna corrección y que no ha habido improvisación en la medida. Los propios empleados del INEM parecen rebelarse contra él. Y por ocultar la cifra real de desempleados.

A Elena Salgado, por decir que el repunte del paro es "estacional", por mostrarse "optimista" y por desconocer ayer desde Bruselas el pacto entre Alonso y los partidos de izquierda más sindicatos para la ampliación de la ayuda, tras admitir que ello provocaría un aumento del déficit. También, por decir que el Gobierno no piensa aumentar la tributación a las Sicav.

A Rodríguez Zapatero, porque es el jefe de los dos anteriores y debería tenerles informados y coordinados. Su personalismo se lo impide. Anunció él solo la posible modificación de la ayuda desde Lanzarote y el ministro de Trabajo dice que se entero mientras estaba de vacaciones en Tarragona.

Al Gobierno y al PSOE, por anunciar la ampliación a enero de la ayuda de 420 euros el mismo día que se sabe que el paro aumentó en 84.985 personas (según la cifra del Ministerio, claro). Por dar marcha atrás, si siguen así, a la reforma fiscal impulsada por ellos mismos en 2006. Por aprobar los 420 euros y la TDT de pago el 13 de agosto por Real Decreto Ley sin consultar con nadie. Y por ceder ante quien haga falta con tal de no perder la poltrona.

Si baja el impuesto de sociedades, no vuelve el de patrimonio, ni sube el IRPF -aunque sí lo hará al eliminar la deducción de los 400 euros-, ni se modifica al alza el 1% que tributan las Sicav, que es donde invierten el dinero las grandes fortunas de este país, ¿qué impuestos subirán? ¿El IVA y todos los indirectos? ¿Y esto es un gobierno socialista?

A Bibiana Aído, por salir a la palestra sólo cada vez que hay un nuevo caso de asesinato machista, y encima sonriendo. Ah, bueno, y para posar con la selección de baloncesto. Aparte de eso, que es "política para la foto", ¿me podría decir en qué consiste exactamente su labor? ¿Y qué méritos ha hecho para ser ministra?

A Francisco Caamaño y Alfredo Pérez Rubalcaba, por presionar al Tribunal Constitucional para una sentencia favorable al Estatut de Catalunya, argumentando que lleva dos años aplicándose, que no se ha roto nada, y que no se puede violentar la decisión de un parlamento. El ministro del Interior, ayer mismo, al decir que "lo que España no puede hacer es negar la decisión del Parlamento catalán". Por esa regla de tres, el Plan Ibarretxe también valía, porque venía avalado por el Parlamento vasco. La historia comparada tiene estas cosas.

A Leire Pajín, por decir en la Ser que el dato del paro es agosto es malo pero "mejor que el del año pasado", por ser el suyo, de nuevo, un discurso manido, fatuo y carente de ideas y contenido, y por dar cancha a la posible moción de censura en Benidorm, su pueblo, donde su madre es concejal y comanda la operación, y donde requieren de un tránsfuga, lo que vulneraría el Pacto Antitransfuguismo.

A José Blanco, por sustituir a la ministra de Economía y decir primero que se subían los impuestos y luego que no, porque eran "apreciaciones personales" y "descontextualizadas". Llámese globo sonda o veleta. O el rey de la comedia -del absurdo-.

A Miguel Sebastián, por las prisas con el apagón digital, el caos de la TDT de pago y la prórroga de la central nuclear de Garoña hasta 2013, sin explicaciones hasta la fecha.

A Miguel Ángel Moratinos, por su viaje a Gibraltar y por ir a festejar el 40 aniversario del golpe de estado de Gaddafi en Libia, en compañía de gente tan "respetable" como el presidente de Sudán, Omar al-Bachir, en busca y captura por la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad contra los cristianos de Darfur; y el jefe de los piratas somalíes Mohammed Abdi Hassan Hayr, alias «Afweyne», invitado personal del líder libio a las celebraciones. Y qué decir de sus recientes viajes a Venezuela y, sobre todo, Guinea Ecuatorial. Dichoso petróleo, eh.

A Ángeles González Sinde, por lo de siempre, más Sebastián, que es el encargado del tema tecnológico y también tiene parte en el asunto de ir contra la piratería, contra el P2P, en defensa de los derechos de autor de la caduca industria del cine y su distribución, y de las siempre sedientas productoras musicales, etc, etc...

A Cristina Garmendia y Beatriz Corredor, por llevar desde el inicio de la legislatura "desaparecidas en combate". ¿Alguien recuerda que sean ministras? ¿Y de qué?

A Elena Espinosa, ministra de Medio Ambiente, por no cerrar el Algarrobico.

A Trinidad Jiménez, otra a la que le encantan las cámaras, por decir que no había que besar por la gripe A y luego besar a todo consejero autonómico que pasaba por su camino. Por exagerar en todo lo relativo a esta enfermedad, lo que se ha visto obligada a reconocer tras la dura nota emitida por el organismo que agrupa a los colegios de médicos de toda España. "Se está creando una alarma y angustia exagerada en torno a la gripe A", avisa la OMC. El mismo Consejo ha avalado una iniciativa de 30 blogueros expertos en sanidad, explicando las características de la enfermedad, y pidiendo calma a pacientes, medios de comunicación, y también a políticos y cargos públicos, porque cada día hay muchos otros problemas de salud que han de ser atendidos en igualdad de condiciones. Y calma es una de las cosas que le han faltado a la ministra.

A Manuel Chaves, por salir corriendo de Andalucía, porque se estaba "desgastando". Y a Zapatero por "ayudarle a salir" y darle una cartera sin atribuciones.

A Zapatero, por sustituir a un hombre válido como Bernat Soria, deshacerse de otros como Jesús Caldera o Ramón Jáuregui cual si fueran calcetines sucios, y hacer abandonar la escena a otro como Jordi Sevilla.

Y por último, ésta vez sí, felicidades al Gobierno, por haber puesto de acuerdo en sus editoriales a los cuatro principales periódicos nacionales: El País, El Mundo, ABC y La Razón. También El Periódico de Catalunya, aunque éste dedique su primer editorial a la incertidumbre del servicio ferroviario de Cercanías en la región de cara a la vuelta de vacaciones. Sí, todos de acuerdo... en contra de la torpeza con que se está manejando el gobierno, claro está. No se puede negar que poner a todo bicho viviente en tu contra tiene un mérito impresionante.

Que conste que tampoco apruebo las insidias y rumores lanzados por los miembros del Partido Popular desde que empezó el verano, pero como a ellos no les voté...

No hay comentarios: