domingo, noviembre 21, 2004

Casey contra los americanos

"Los americanos son estúpidos, los odio"

De la sección de Deportes de El Mundo en Internet.

La frase la firma Paul Casey. Inglés de 27 años, con entrenador y novia de los Estados Unidos, con la tarjeta de la PGA para la temporada próxima. El británico se despachó a gusto con los golfistas y los aficionados norteamericanos y, claro, eso en el mundo profesional del golf tiene consecuencias. De momento, y a partir de diciembre, Titleist ha decidido no renovar su contrato de patrocinio.

Escasamente hace dos días que un diario inglés sacaba a la luz una sorprendetes declaraciones de Casey bajo un titular que no dejaba lugar a dudas sobre el resto del texto: "Los americanos son estúpidos, los odio". Sin embargo, lo mejor estaba en los párrafos siguientes. Que si "los américanos han demostrado su falta de cerebro una vez más al colocar a Tom Lehman como capitán de su equipo para la Ryder de 2006". Que si su novia, estadounidense ella, está de acuerdo en que sus compatriotas "son un puñado de idiotas incultos"...

Pero parece ser que el detonante de todo ha sido la designación de la "Bestia de Brookline" como capitán del equipo norteaméricano para la cita de 2006 de la Ryder Cup en The K Club, Irlanda. Haciendo un excesivo ejercicio de memoria hay quien recuerda que fue Lehman el primero de los jugadores estadounidenses que invadió el 'green' cuando el equipo norteamericano ya había ganado la Ryder de 1999 en Chicago, pero cuando aún le restaba al equipo europeo un putt para finalizar el torneo. Eso dolió, y mucho, en Europa. De hecho en las fechas previas a la última edición de la Ryder en Oakland Hills, Michigan, casi todos los titulares hablaban de revancha, de 'vendetta'.

Además, las declaraciones de Ryan Moore, actual campeón del NationWide Tour estadounidense, en las que colocaba al segundo circuito americano por delante del profesionalismo del europeo, también han enfurecido a Casey. "¿Perdón? Yo no veo a Ernie Els ni a Vijay Singh jugando en el NationWide Tour. ¿Acabamos de darles una patada en el culo 18,5 a 9,5 y ni siquiera mencionas al circuito europeo? Cosas como esta son las que hacen que te hierva la sangre".

Enfrascado en la pelea por la Copa del Mundo de golf, en la que Casey participa junto a su compatriota Luke Donald, el golfista inglés coincidió con el dúo norteamericano integrado por Scot Verplank y Bob Tway que no dudaron en contestarle. "Leí el artículo y prefiero pensar que es un malentendido" comentó Verplank, "no creo que sea lo más inteligente si te vas a vivir a Estados Unidos, porque él juega nuestro circuito, ¿no?". Verplank se calentó y concluyó con toda una declaración de intenciones: "Si está tan incómodo o le molesta tanto, creo que nadi le echaría de menos si se vuelve a Inglaterra".

Sin embargo la reacción más seria a las palabras de Casey proviene de su propio patrocinador. La marca de palos y bolas Titleist y su fabricante Acushnet ha comunicad que "el contrato del señor Casey expira el 31 de diciembre y ambas partes han acordado la no renovación o extensión del mismo". Esta decisión se toma, en palabras de Wally Uihlein, director de Acushnet, porque "la gente debe comprender que los comentarios del señor Casey no reflejan el punto de vista de la compañía".

Así que el morbo está servido. Primero a lo largo de toda la temporada 2005. ¿Cómo trataran los norteamericanos a Paul Casey durante los diferentes torneos de la PGA en que tome parte? ¿Querrá algún patrocinador que el inglés sea su imagen de marca? ¿Dará marcha atrás Casey y se disculpará públicamente? (ya lo ha intentado matizando sus palabras, pero sin éxito). Y, después, en la Ryder de 2006, aunque ésta será en Europa y la presión del público norteaméricano será menor.

Pues yo estoy totalmente de acuerdo con Paul Casey (http://www.paul-casey.com/home.html).

No hay comentarios: