lunes, febrero 15, 2010

Premios Goya: el ladrón venido de La Mancha

Me refiero a Pedro Almodóvar. Está bien, en principio, que Álex de la Iglesia haya logrado convencerlo para venir a la entrega de los premios de la Academia del Cine Español, y que encima haya entregado el premio a la mejor película, el último. Lo malo es que con una aparición de apenas, ¿cuánto, cinco, diez minutos?, ha sido suficiente para que el cineasta manchego se haya erigido en el protagonista de la noche, robando la atención a quien se lo había ganado. De hecho 'Los abrazos rotos' sólo ha ganado un premio, por la música de Alberto Iglesias. Los inmediatos titulares de El País y El Mundo tras la ceremonia son el mejor ejemplo de este hecho. La redactora de El País llega al punto de despreciar los siete premios obtenidos por 'Ágora' diciendo que son "menores" (que igual lo son, vale, pero no se puede ser tan faltón). ¿Qué diría Ángel Fernández Santos?


Almodóvar no se ha quedado ni a la fiesta posterior. Vino a chupar plano, a fe que lo logró, y se fue por donde había venido. La ceremonia en sí, bastante bien, sobre todo por haber logrado acabar antes de la una. De la Iglesia diciendo que ya basta de quejarse y mirarse el ombligo. ¡Pues a ver si es verdad, demonios! Pero mejor se leen ustedes el Teletridente de Nico Rey, que vapulea la gala en general y a Buenafuente en particular. Ni quitando la publicidad logran que esta cosa sea animada. Hablando de animación, lo mejor ha sido la aparición de Pocoyó, a quien los internautas habían escogido como su favorito a presentador. Con eso está dicho todo, ¿no?

No hay comentarios: