jueves, octubre 29, 2009

Humillante

Lo que el PSOE va a aprobar hoy en el Congreso, con el previsible apoyo de CiU y Coalición Canaria, es una vergüenza: una más restrictiva Ley de Extranjería.

Uno de los puntos más polémicos de la endurecida norma, que supone la cuarta modificación del texto en nueve años, es la limitación de la reagrupación familiar. Los inmigrantes tendrán que acumular cinco años de residencia legal en España (ahora basta con uno más permiso para residir otro) antes de poder traer a su familia. Olvidando que los españoles pasaron por lo mismo.

La ampliación del periodo máximo de retención de inmigrantes sin papeles en los centros de internamiento de extranjeros de 40 a 60 días. La apertura de un procedimiento de expulsión a las extranjeras sin documentación que denuncien malos tratos (hasta que se demuestre que dicen la verdad). La posibilidad de multar con hasta 10.000 euros a quienes favorezcan la estancia ilegal de un extranjero en España. El inmigrante que no tenga permiso de residencia no podrá empadronarse, por lo que será más restringido el acceso a algunos derechos básicos, como la asistencia sanitaria o la adquisición de vivienda.

Mientras, PSC-PSOE y CiU se tapan mutuamente la mierda de la corrupción en Santa Coloma de Gramenet. Tan es así que ayer en el Congreso el PSOE ya no le pudo echar en cara al PP el sambenito de la corrupción. En boca cerrada...

Postdata: la Ley de Tráfico es otra barbaridad. ¿Toda la seguridad vial va a consistir en multas? ¿No se va a invertir en mejorar el pavimento y la señalización de las vías secundarias, o en sustituir todos los quitamiedos?

No hay comentarios: