lunes, septiembre 21, 2009

De la Morena se mete en política

Jose Ramón de la Morena (El Larguero, Cadena Ser) se ha metido antes ya a mezclar política y deporte, como cuando algún dirigente ha excusado su presencia en el espacio, por ejemplo. Esta vez ha aprovechado su tribuna radiofónica para decir que los éxitos de los deportistas españoles están valiendo de cortina para las miserias de nuestros dirigentes. No es la primera vez que lo dice. ¿Qué derecho le asiste a utilizar a nuestros deportistas con esta finalidad? Lo ha hecho este domingo al inicio del programa, dedicado en su primera parte al triunfo de España en el Europeo de baloncesto, que se consigue un día después del acceso a su final del equipo español de Copa Davis de tenis. Éste ha sido el monólogo de predicador del locutor:

"Buenas noches, eh, que lo son porque os vais a la cama con el subidón de la selección de baloncesto, con la medalla de oro colgando, ¿verdad? Y además sin pasar un mal rato, disfrutando desde el principio al final: 85-63, un palizón a Serbia. La medalla de plata* (sic) la han ganado los griegos, pero... Hay una cosa que... Que tendríamos que reflexionar todos, ¿no? Y es que los gobernantes de este país tienen mucho, mucho que agradecer a esta generación de deportistas, porque nos están dando muchísimas alegrías que están anestesiando otras preocupaciones que esos gobernantes o no saben o no pueden o no son capaces de resolver. La selección de baloncesto, la de fútbol, la de tenis, nuestros pilotos del Mundial de motos, Fernando Alonso. En todos esos deportistas sí creen los españoles, los ciudadanos de este país. Un país tan preocupado por otros temas como lo puedas estar tú ahora cuando te vas a la cama pensando en mañana. Pero tenemos deportistas de los que estamos muy orgullosos. ¿Por dónde queréis que empiece? Porque tengo de todo y además es todo bueno, el título europeo que acaba de ganar la selección española de baloncesto en Polonia...".

Yo le diría al señor De la Morena que si tanto le preocupa la política se presente a las elecciones municipales de Brunete, ya que como periodista me parece bastante mediocre, y siempre da la impresión de estar burlándose e infravalorando a sus redactores. Seguro que su comentario grabado en el programa "Hoy por Hoy" de este lunes va por la misma dirección, me sorprendería lo contrario porque los antecedentes son demasiados. * = Evidentemente, si la final era España-Serbia, los griegos no han podido ganar la plata, sino el bronce. A veces parecía que España jugaba sin rival, pero no hasta tal punto. Achaco el despiste a que estaba más pendiente de su soflama política: ahí sí que no quería cometer ningún error. Supongo que el "recado" iba para toda la clase política en general porque no ha citado ningún partido, pero pensando muy mal, al hablar de "gobernantes" igual tiraba con bala hacia La Moncloa. Otra maldad: ha dicho una vez "españoles" referido a la ciudadanía, y tres veces "país", pero ninguna "España". Como los presentadores del tiempo, vamos. Oiga, que las palabras no queman, sólo la intención con que se lancen, como usted bien sabe.

Disputa Prisa-Gobierno-Mediapro. Dos posts de sendos blogs. Un lector de El País que no va a secundar un boicoteo contra el periódico, que se prepara para el 15 de octubre, y una lectora que cree que la columna semanal de la Defensora del Lector no era el sitio para que la dirección del periódico se excusara por los editoriales y artículos críticos con el PSOE leídos esta semana. Tiene razón: las justificaciones dadas por el director las puede escribir él mismo en un artículo -igual se le ha olvidado cómo se hace- o en un editorial.

Un texto más político es una vez más el de Jesús Maraña, subdirector de Público, este domingo. A destacar, las cinco veces que escribe la palabra "prisa" en los dos primeros párrafos. Qué sutil, el muchacho... En ese mismo periódico escribe gente que no se vende tan fácil. Como Jordi Calvo en "Diario de un altermundista", que le recuerda a la ministra de Defensa que un ejército ni es pacifista ni es humanitario. Estaríamos buenos.

No hay comentarios: