sábado, agosto 01, 2009

Zapatero, un negado en materia económica y laboral

The Economist también le recuerda a Zapatero la necesidad de reformar el "desastroso" mercado laboral español. En junio le acusaron de tener el "ilusionismo de un mago" y sacar "conejos de la chistera" para sacar a España de la crisis, ahora temen que acabe por "italianizar" España. También le dijeron que la "alegre fiesta" había terminado y que había ignorado las señales de alarma. Lejos queda ya un artículo de 2006 donde este mismo semanario alababa su gestión. Desde entonces ha caído en desgracia, y con él el prestigio que tuviera España. En la reciente entrevista al NYT, Zapatero apostaba por "aumentar el empleo a tiempo parcial". Este viernes, junto a ayudas para autónomos, han aprobado reformar y aumentar las ayudas a parados. En lugar de eso, ¿no sería mejor encontrarles trabajo?

También el Banco de España, como la patronal, ha pedido una reforma laboral urgente, y el ministro Corbacho ha vuelto a decir que nada de reformas. O sea que en otoño creo que volverá a subir el paro, espero equivocarme. Mientras, EREs en Roca, Nissan y Ford. España es la responsable de llevar el paro en la Eurozona a su tasa récord en 10 años. El ministro Corbacho y el secretario de Estado Granado han echado a los empresarios toda la culpa de la ruptura del "diálogo social". ¿Al ministro de Trabajo no le dice nada el hecho de que los cuatro millones de parados se hayan alcanzado estando él en el cargo? Y desde luego, si lo que pretendían era minar el liderazgo de Díaz Ferrán al frente de la CEOE, parece que han logrado todo lo contrario. Es como aquello de poner un circo... y lo que sigue.

El caso más triste y sangrante es el ERE a Nissan, con enfrentamiento entre sindicatos incluido, puesto que se produce tras sendos viajes del presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, para entrevistarse con altos responsables de la compañía, a París y a Tokio a finales de 2008 e intentar asegurar los empleos y la actividad de la planta de la Zona Franca de Barcelona. Los japoneses le dijeron que la planta sólo sería rentable de haber despidos, o flexibilidad laboral, si se quiere el eufemismo. Y es que ha sido el propio departamento de Trabajo de la Generalitat el que ahora ha dado el visto bueno al ERE.

También el ministro de Industria intentó dialogar con los responsables de la marca automovilística, en su caso por videoconferencia. Y, como Montilla, viajó a París, donde le aseguraron que habría un aumento en la producción, o que incluso habría un acuerdo para el desarrollo del coche eléctrico en nuestro país. El País publica este sábado que Industria le llegó a dar a Nissan 70,9 millones en ayudas para fabricar una furgoneta en la Ciudad Condal. Se ve que tuvo el mismo éxito que Montilla, es decir: ninguno.

Total, para entendernos: Zapatero, un inútil; Corbacho, otro; Montilla y Sebastián, más de lo mismo. La ruina de gobernantes que nos ha caído. ¿Quién iba a pensar que eran tan malos?

No hay comentarios: